AUSRUFESÄTZE – ORACIONES EXCLAMATIVAS

© Justo Fernández López


 

Ver también bajo:

Interjektionen

Wie + Adjektiv

Wunschsätze

 


 

El viejo rey de Castilla,

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

El viejo rey de Castilla

tiene una pierna leprosa

y la otra sifilítica ...

El viejo rey de Castilla

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!

[Copla]

·

¡Qué descansada vida

la del que huye del mundanal ruïdo

y sigue la escondida

senda por donde han ido

los pocos sabios que en el mundo han sido!

[Fray Luis de León (1527-1591)]

·

Del salón en el ángulo oscuro,

de su dueño tal vez olvidada,

silenciosa y cubierta de polvo,

veíase el arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas,

como el pájaro duerme en las ramas,

esperando la mano de nieve

que sepa arrancarlas!

¡Ay! -pensé-, ¡cuántas veces el genio

así duerme en el fondo del alma,

y una voz, como Lázaro, espera

que le diga: „¡Levántate y anda!

[Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1871)]

·

El que espera, desespera,

dice el refrán español.

¡Qué verdad más verdadera!

·

Entre las brevas soy blando;

entre las rocas, de piedra.

¡Malo!

·

Tengo mis amigos

en mi soledad;

cuando estoy con ellos

¡qué lejos están!

·

¡Qué fácil es volar, qué fácil es!

Todo consiste en no dejar que el suelo

se acerque a nuestros pies.

Valiente hazaña, ¡el vuelo!, ¡el vuelo!, ¡el vuelo!

·

¡Qué difícil es

cuando todo baja

no bajar también!

·

Eran ayer mis dolores

como gusanos de seda

que iban labrando capullos;

hoy son mariposas negras.

¡De cuántas flores amargas

he sacado blanca cera!

[Antonio Machado (1875-1939): Poesías completas,

Madrid: Austral, 1963]

 


Deutsche Beispiele

 

[1]

Nach dem Tod von Ayrton Senna und von Ratzenberger in Imola wollte kein Fahrer den Sieg. "So ein Tag, so ein Wochenende, was soll ich sagen?", so Karl Wendlinger.

[2]

Schade. Hätte ich nur gewartet!

[3]

Die Bonner Parlamentarier streiten um den Umbau der Milchbar im Parlament; während Millionen Arbeitslosen auf der Straße stehen. "Sorgen haben die!", wundern sich die Wähler.

[4]

Fürstaller beschattete den Weltklassestürmer Bergkamp sehr konsequent. Unglaublich, wie kaltschnäuzig er im Mittelfeld zeitweise den Ball führte.

[5]

Wie man sich täuschen kann! Da führt ein Kammermusik-Ensemble ein zeitgenössisches Werk auf, und schon hält man das Ensemble für gut.

[6]

Zwölf Kinder in zwölf Jahren - wenn das keine Sportmeldung ist!

[7]

Toni Polster ist einer der besten Stürmer Europas. Seine tolle Bilanz: 17 Tore in 23 Spielen. Und was für ein Typ! Zwei Sätze von ihm sind amüsanter als manche TV- Unterhaltungssendung. [Max Merkel]

[8]

Was waren das für Zeiten. Im Fernsehen hatte man die Sendung  "Stadtgespräche" ...

[9]

Die Vera ist ganz toll! Und wie sie die Gäste durch die Sendung führt ... ganz toll!

[10]

Ich bin wirklich enttäusch darüber, welch schwache Reporter der ORF hat. Einzige Ausnahme ist Robert Seeger.

[11]

Ich bin so froh, dass ich noch lebe.

[12]

Neuerlich habe ich im Fernsehen die drei Tenöre gesehen: ein Elementarereignis. Da wird man zum Opernarren. Wie sich die Drei [Carrera, Domingo, Pavarotti] immer beaugapfeln, wie sie alles aus der Partitur lesen, weil sie so faul sind zum Auswendiglernen sind. Wie sie strahlen mit Stimmen und Augen. Das ist Oper total.

[13]

-Das können Sie nicht tun!

-Und ob ich es kann!

[14]

Golden Girls. Ich habe sie in mein Herz geschlossen. Ein Dummerchen, ein sexy Girl, eine Kluge und eine superschlaue Ma. Welch Herz erfrischendes Quartett. Ein wohltuender Gegensatz zu den täglichen Nachrichten.

[15]

Klein, aber oho! Sie sind wie kleine Kinder. Man muss sich um sie kümmern, ihnen gut zureden, ja, sie einfach richtig lieb haben. Dann gedeihen sie prächtig. Die Rede

ist vom Bonsai, dem Baum in der Schale.

[16]

Mein Gott, wie muss der Mann seine Frau wohl geliebt haben!

 

Spanische Beispiele

 

[1]

¡Menuda nochecita que me ha dado el niño!

[2]

¡Menudo coche que se ha echado el tío!

[3]

¡Menudo pez está hecho ése!

[4]

¡Menudo viaje que hemos pasado!

[5]

Los buenos racionalistas ven con alarma cómo se cuestiona la autoridad de la razón, una de las convicciones más firmes de la cultura occidental, y cómo avanzan las huestes relativistas propugnando un cierto comunitarismo moral, en el que cada cual tiene sus certidumbres y sus convenciones, su verdad.

[6]

Hay que ver lo bien que nos ha salido la Conferencia de Paz. En un récord de tiempo hemos sido capaces de montar este inmenso tinglado: un milagro de seguridad, un birlibirloque de comunicaciones y un verdadero derroche de bocadillos. La cumbre ha demostrado que sabemos y que podemos, luego, si esta sociedad sigue siendo la apoteosis de la chapuza, ha de ser por fuerza porque no queremos. Quizá sea una cuestión de vaguería innata; o la envidia y la mala leche propias.

[7]

¡Vamos con calma!

[8]

¡Lo que va de ayer a hoy!

[9]

-¡Camarero! - ¡Voy!

[10]

-¡Mamá! - ¡Ya voy!

[11]

-¿Tú crees que lo ha escrito él solo? -¡Qué va!

[12]

¡Vayamos por partes!

[13]

No es nada del otro mundo, pero vamos, no está mal.

[14]

¡Vaya! Ahora que íbamos a salir empieza a llover con toda.

[15]

Chico, ¿tú por aquí?  ¡Vaya sorpresa!

[16]

Dos semanas antes de Navidad nos echan del piso. ¡Vaya una sorpresa!

[17]

¡Vaya por Dios! Ahora que estaba yo sanando te pones tú enferma.

[18]

Todo se lo perdono, pero esto es demasiado ¡vaya!

[19]

-¿Sobran españoles en España? -¡Qué pregunta tan complicada!

[20]

¡Y pensar que el barón de Coubertain, impulsor de los Juegos Olímpicos modernos y partidario del amateurismo más puro, se moriría de hambre si tuviera que competir en este siglo tan „pesetero“!

[21]

Si no lo veo, no lo creo. ¡Pero qué barato vende Almacenes San Mateo!

[22]

¡Sólo nos faltaría que los hombres pudieran quedarse embarazados! Ellos, a quienes una agujetas los convierte en altavoces de quejas! ¡Nueve meses escuchando sus suspiros sería insoportable!

[23]

Él, ya no sube las escaleras como hace unos años. ¡Menudo esfuerzo le cuestan ahora! ¡Sopla y resopla como un forzado!

[24]

-¿Llamar a Juan Sebastián Bach „El viejo peluca“, a Beethoven „El sordo genial“ y a Schubert „El esponjita“ no es un poco irreverente? -¡Qué va! Si es verdad que se les llamaba así. Está en los libros.

[25]

La reacción social al caso Lewinsky podría indicar un cambio profundo en una buena parte de esa compleja sociedad estadounidense, hacia unos valores más liberales hacia las personas, menos tartufiana, y ¿por qué no? más femenina.

¿Tanto como para que se pueda prever ya que una mujer pueda llegar a la Casa Blanca? ¿Hillary? Probablemente, aún no. Hay una pregunta previa cuya respuesta parece evidente: ¿qué hubiera ocurrido si los devaneos hubieran sido no de un presidente, sino de una presidenta? Si con Clinton parte de la prensa habla de su "patología", ¡qué no hubieran dicho si de una mujer se hubiese tratado!

[26]

Media economía mundial está en recesión o casi (Japón y el sureste asiático, Rusia y sus vecinos europeos, buena parte de Iberoamérica). De la otra mitad, los Estados Unidos llevan mucho tiempo en lo alto del ciclo, pero sólo gracias a una Bolsa sobrevalorada; China crece, pero más despacio que el año pasado, y en la Unión Europea (salvo en el Reino Unido), las economías están en ascenso, aunque en un ascenso que nadie llamaría imparable. Si en los próximos cuatro meses no ocurre nada malo (¡menudo si!), el crecimiento mundial en 1998 estará por debajo del 2%. En 1999 se dejará notar el peso muerto del medio mundo que no crece y, salvo que el otro medio dé un salto adelante, entraremos en una recesión global.

 


Formas expresiones exclamativas siguiendo el modelo

 

 MODELO

 Se van a separar

 No me digas que se van a separar.

 ¡Con lo que se querían!

 

Se quedaron solos de viejos. Aunque tuvieron diez hijos.

Miguel se murió. Aunque parecía muy fuerte. 

Murió de anemia. Aunque tenía una cara tan sonrosada. 

Perdieron el partido. Aunque jugaron tan bien.  

No le gustó la película. Aunque actuaban buenos actores.  

No le gusta este escritor. Aunque tiene tan bueno estilo.

Se suicidó el otro día. Aunque parecía tan optimista.

El perro le mordió. Aunque parecía un perro tan manso.  

Se rompió el brazo esquiando. Aunque parecía que esquiaba bien.

Le hicieron daño las ostras. Aunque estaban tan frescas.

No le gusta la paella. Aunque es original valenciana.  

Con come nunca fruta. Aunque es tan sana.  

Adelgazó diez kilos. Aunque come tanto últimamente. 

Pagó mucho por el coche. Aunque era un coche viejo.  

Cambiaste la planta de sitio. Aunque allí estaba tan bien.

Nunca te pones ese vestido. Aunque te queda tan bien. 

Nunca saca buenas notas. Aunque es tan inteligente. 

No sale con ninguna chica. Aunque es un chico tan majo.

Se ha arruinado. Aunque  había heredado tanto dinero.

Fuma tabaco negro. Aunque le hace mucho daño. 

 

 

 MODELO

 Se querían mucho.

 ¡Cuánto se querían! / ¡Cómo se querían!

 Era inteligente.

 ¡Qué inteligente era!

 Escribe bien.

 ¡Qué bien escribe!

 

Ganó mucho en la Bolsa.

Parecía tan fuerte.

Jugaron muy bien.

Escribe muy bien.

Se pelearon mucho.

Allí se estaba tan bien.

La fruta es muy sana.

El vestido te queda muy bien.

Pagaste mucho por él.

El chico es muy majo.

Cantas muy bien.

Tienes mucho dinero.

 

Forma oraciones exclamativas

 

- Hoy hace un frío terrible y las montañas están nevadas.

 

- Con él hay que tener paciencia. Es un hombre muy lento.

 

- Me gusta mucho ese coche . Con mucho gusto me lo compraría.

 

- Le envidio mucho porque siempre tiene mucha suerte.

 

- No sé lo que habrá hecho  ayer. Hoy se le ve tan cansado.

 

- Tienes unos amigos muy simpáticos, me gustan muchísimo.

 

- Ese político habla muy bien.  Me gusta además su programa.

 

- Ese tipo es un verdadero idiota.  Dice siempre unas tonterías.

 

- Me gustaría muchísimo saber tocar el saxofón.

 

- Tienes un montón de trabajo hoy. Es un trabajo muy pesado.

 

- Ese cantante canta muy mal. No me gusta su forma de expresarse.

 

- Me llamó la atención lo bien que ha explicado el tema.

 

- Esta ciudad me gusta mucho. Me gusta lo limpia que está.

 

- Ese cuadro es verdaderamente muy hermoso. Me lo compraría.

 

- Hoy ha venido mucha gente a clase. No sé por qué será.

 

- Mañana tenemos que levantarnos muy temprano para ir al trabajo.

 

- Tú te das una buena vida. Te envidio muchísimo.

 

- Vosotros tenéis muchos amigos. Yo tengo muy pocos.

 

- Tienes muchos libros. Lees mucho. Yo leo muy poco.

 

- ¿Ya has visto lo poco que come esa chica? Debe de estar a dieta.

 

- Tú novio es muy elegante, muy cortés y muy guapo.

 

- Habla muy poco claro y de una forma muy aburrida.

 


Übersetze

 

Wie schön es (doch) ist!

Wie groß er ist!

Er ist   aber groß! Wie groß  er ist!

Wie stark [fuerte] er doch ist!

Wie schön [bien] er Sp. spricht!

Heute ist es ganz schön kalt!

Er verdient  ganz schön viel Geld!

Das Wasser ist aber warm!

Er ist aber gescheit [K]!

Das ist aber teuer!

Ronda ist aber eine schöne Stadt!

Wie schön Ronda  ist!

(Und) wie sehr ich sie liebe!

(Und) wie sehr sie mich liebt!

Wie stark er ist!

So ein Pech [mala pata]!

Er ist aber dumm [tonto]!

Das ist aber ein schönes Auto!

Wie gut er malen kann!

Wie schnell er schreiben kann!

Du verdienst aber viel!

Diese Arbeit ist aber schwer!

Das Kind ist aber sehr groß!

Was für ein Skandal!

Wie gut er reden kann!

 


 

Cerraron sus ojos,

que aún tenía abiertos;

taparon su cara

con un blanco lienzo,

y, unos sollozando,

otros en silencio,

de la triste alcoba

todos se salieron.

La luz, que un vaso

ardía en el suelo,

al muro arrojaba

la sombra del lecho;

y, entre aquella sombra,

veíase a intervalos

dibujarse, rígida,

la forma del cuerpo.

Despertaba el día,

y, a su albor primero,

con sus mil ruïdos

despertaba el pueblo.

Ante aquel contraste

de vida y misterio,

de luz y tinieblas,

medité un momento:

é un momento:

¡Dios mío, qué solos

se quedan los muertos!

De la casa en hombros

lleváronla al templo,

y en una capilla

dejaron el féretro.

Allí rodearon

sus pálidos restos

de amarillas velas

y de paños negros.

Al dar de las ánimas

el toque postrero,

acabó una vieja

sus últimos rezos;

cruzó la ancha nave,

las puertas gimieron,

y el santo recinto

quedose desierto.

De un reloj se oía

compasado el péndulo,

y de algunos cirios

el chisporroteo.

Tan medroso y triste,

tan oscuro y yerto

todo se encontraba ...,

que pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos

se quedan los muertos!

De la alta campana

la lengua de hierro

le dio, volteando,

su adiós lastimero.

El luto en las ropas,

amigos y deudos

cruzaron en fila,

formando el cortejo.

Del último asilo,

oscuro y estrecho,

abrió la piqueta

el nicho a un extremo.

Allí lo acostaron,

tapiáronla luego,

y con un saludo,

despidiose el duelo.

La piqueta al hombro,

el sepulturero

cantando entre dientes

se perdió a lo lejos.

La noche se entraba,

reinaba el silencio;

perdido en las sombras,

medité un momento:

¡Dios mío, qué solos

se quedan los muertos!

Allí cae la lluvia

con un son eterno:

allí la combate

el soplo del cierzo.

Del húmedo muro

tendida en el hueco,

¡acaso de frío

se hielan los huesos!

¿Vuelve el polvo al polvo?

¿Vuela el alma al cielo?

¿Todo es vil materia,

podredumbre y cieno?

¡No sé; pero hay algo

que explicar no puedo,

que al par nos infunde

repugnancia y miedo,

al dejar tan tristes,

tan solos, los muertos!

[Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1871)]

·

¡Ay del que llega sediento

a ver el agua correr,

y dice: la sed que siento

no me la calma el beber!

¡Ay de quien bebe y, saciada

la sed, desprecia la vida:

moneda al tahúr prestada,

que sea al azar rendida!

¡Ay del noble peregrino

que se para a meditar,

después de largo camino

en el horror de llegar!

¡Ay del galán sin fortuna

que ronda a la luna bella;

de cuantos caen de la luna,

de cuantos se marchan a ella!

¡De quien el fruto prendido

en la rama no alcanzó,

de quien el fruto ha mordido

y el gusto amargo probó!

¡Y de nuestro amor primero

y de su fe mal pagada,

y, también, del verdadero

amante de nuestra amada!

[Antonio Machado (1875-1939):

Poesías completas, Madrid: Austral,

1963, p. 45-46]

 


Palabras

 

ROSA MONTERO

EL PAÍS - Martes 9 de julio de 1996

 

Hay palabras que pesan como el plomo, porque revelan, como en una radiografía moral, el talante y la actitud de quien las profiere. Éste es el caso de Gabriel Cañellas, el que fue presidente del Gobierno balear y grano en las posaderas del PP: recuerden que se resistió a ser descabalgado del poder como percebe que se resiste a la ola. Es un político proceloso, en fin, que no hace más que poner en evidencia a su partido.

La última barbaridad la soltó, como saben, hace unos días. Después, y en vista del escándalo, se ha excusado, pero con palabras endebles que no borran el efecto de lo dicho. Fue en una tertulia de radio, cuando salió el tema de esa mujer mallorquina asesinada de ocho puñaladas. «Mira si son malas de matar las mujeres», apostilló con chunga el insigne político. Y luego redondeó la floritura: «Se resistía».

Era una broma necia, me dirán ustedes; no es que Cañellas esté por la labor de acuchillar señoras. Pues claro, es evidente. Pero hay otra clase de asesinatos sin sangre, otro tipo de puñaladas contra la mujer de las que sí ha de ser partidario un hombre capaz de hacer bromas tan bestias. Los chistes, ya lo dijo Freud, son ventanas al subconsciente. El subconsciente de Cañellas no parece mostrar mucha compasión por el débil y por la víctima. Imaginen por un momento que alguien hubiera dicho una zafiedad semejante tras el asesinato de, por ejemplo, Tomás y Valiente. Impensable, ¿no? ¿Y por qué en el caso de la mallorquina no nos choca tanto el comentario? Seguimos viviendo en el sexismo y la  mujer es una víctima de segunda categoría, objeto, más que sujeto, de la vida. Esta patología machista es la que Cañellas parece llevar hasta el extremo: las mujeres para él deben de ser lo mismo que una cosa, y puede bromear sobre su dolor porque es incapaz de identificarse con ellas. Lamentable.

 

 ¿Qué paz?

 

EL PAÍS – Miércoles 17 febrero 1999 - Nº 1020

 

FERNANDO SAVATER

 

Siempre he considerado como la antonomasia de lo ineficaz la queja de aquella señora, amiga de mi madre, a la que un fin de semana le desvalijaron la casa: „¡Menudos ladrones!“, lamentaba indignada la buena mujer: „Porque eso es lo que son, ¡unos ladrones!“. Insistía en el calificativo descalificador como si los propios aludidos, al darse cuenta de su verdadera condición, fuesen a quedar anonadados por la vergüenza. He recordado estos días a aquella ingenua dama al oír deplorar a líderes políticos y comentaristas varios lo muy nacionalistas que están resultando ser los nacionalistas vascos: „¡Menudos nacionalistas! ¡Lo que son es unos nacionalistas de tomo y lomo!“.

Pues sí, francamente. Hay nacionalistas vascos sumamente nacionalistas, y no creo que enronquecer gritando a los cuatro vientos tan gran verdad vaya a producirles demasiado bochorno (aunque cuando se le llama „nacionalista“ a un nacionalista no suele responder „¡sí señor, más que nadie!“, como si se dijera que es „honrado“ o „sincero“, sino „¡pues anda que tú!“, como si le tachase de algo dudosamente recomendable). Tampoco esta constatación encierra ninguna novedad. El devenir político del País Vasco va confirmando lo que algunos malpensados sosteníamos desde hace tiempo: la identidad de fines y concepción del mundo entre gran parte de los nacionalistas pacíficos y los violentos, la dificultad de conciliar los derechos étnicos del pueblo y los derechos individuales de los ciudadanos, la interpretación del pacto de Estella en clave de más nacionalismo y no de más democracia, la creación de un explícito frente nacionalista como requisito previo de la tregua de ETA mientras se denunciaba enérgicamente la tentación frentista, la vocación imperial (es decir, territorial) del nacionalismo que se presenta como meramente „defensivo“ y cultural, el proyecto de crear una mayoría política de iure -ya que no se lograba la social de facto- que no deje a los no nacionalistas más opciones que la conversión, la resignación silenciosa o el discreto y voluntario exilio. Es un caso en que no era difícil acertar ni le produce a uno ninguna satisfacción haber acertado

Todos los síntomas apuntan desdichadamente en la misma dirección. ¿Es una provocación nombrar a Josu Ternera miembro de la Comisión parlamentaria de Derechos Humanos?  En todo caso será una provocación pedagógica (no olvidemos que también el terrorismo aspira ante todo a la docencia: la letra, con sangre entra). La lección es ésta: „No sólo tenéis que aceptar a este señor como un político más hoy, sino acostumbraros a irle obedeciendo en el futuro. ¿No llegó Eamon de Valera a presidente de Irlanda? ¿No pasó Menájem Beguin de terrorista a líder de Israel? Ése es el camino de la paz definitiva. Además, los derechos humanos de los que aquí va a tratarse son los de nuestro pueblo, no los vuestros“.  Después del penoso episodio del Parlamento de Vitoria, que dejó claro cuál es el único frente que existe en Euskadi así como también sus insuficiencias, el lehendakari Ibarretxe hizo unas declaraciones genéricas diciendo que todos los partidos estaban decepcionando a la sociedad, etcétera. Al día siguiente, Deia le reconvenía con amable firmeza: bien está la magnanimidad, pero Ibarretxe no debe olvidar que pertenece a un partido y que ha sido elegido para llevar a cabo lo acordado en Lizarra, de modo que las culpas no pueden repartirse por igual ni todos merecen la misma regañina. ¡A ver si este buen señor se cree de veras que ser lehendakari de todos los vascos implica respetar imparcialmente todas las opciones políticas! Primer aviso.

Bueno, pues „así está el tema“ -como diría Gomaespuma- y no parece demasiado fructuoso perder el tiempo deplorando con grandes aspavientos el nacionalismo de los nacionalistas. De lo que se trata más bien es de hacer política sin complejos, lo cual excluye que los partidos constitucionalistas pongan el piloto automático y se limiten a intentar fastidiarse unos a otros en cualquier momento y ocasión, con el pretexto de evitar un frentismo que los nacionalistas no sólo no evitan, sino que buscan con entusiasmo. A este fin de poca utilidad les serán recomendaciones como la del Foro de Madrid, que envía una carta a Aznar y a Borrell en la que se subraya que „una cultura política que busque directa o indirectamente reconocer la existencia política de legítimo adversario sólo como derrotado o como excluido no puede ni construir ni mantener un proceso de paz“. ¿No hubiera sido mejor ampliar esa sabia recomendación también a Arzalluz y a Otegi? El mismo Foro se muestra perplejo „ante el principio de unidad como valor supremo a imponer en el debate político“. ¡Qué interesante hubiera sido enviar por escrito cogitación tan profunda a los partidarios a ultranza de la territorialidad y a quienes afirman la existencia de Euskal Herria como nación única, confundiendo la comunidad étnica o cultural con la comunidad política! Ante estas distracciones uno no puede por menos de recordar melancólicamente que el balance ético-político a fin de siglo de ciertos intelectuales de izquierda -ampliamente representados en el Foro de Madrid- es el de haber apoyado bienintencionadamente la mitad de los crímenes y todos los errores...

En el mismo documento encontramos otro apotegma memorable: „La paz no es sólo la ausencia de violencia“. Pues bien, ¿qué es entonces la paz? ¿La armónica convivencia de todos los ciudadanos de la CAV, de Navarra y del resto de España? Pero esa armonía no implica ausencia de proyectos políticos distintos y hasta incompatibles: lo que excluye es el propósito de imponerlos por la fuerza. ¿Por qué se llama „inmovilismo“ a que el Gobierno y los partidos constitucionalistas mantengan sus posturas políticas, mientras que se considera avanzar por el sendero de la paz a que los nacionalistas se reafirmen cada vez más en las suyas? Ni querer la paz es querer más nacionalismo ni moverse hacia la paz consiste en avanzar hacia las metas nacionalistas. Dado que las víctimas del terrorismo han sido en número mayoritariamente abrumador no nacionalistas, el camino lógico que aleja de la violencia debe ser el que hace concesiones al no nacionalismo y no al revés. La paz no consiste en que todo el mundo esté de acuerdo, sino en que estén en desacuerdo sin matarse.

En un debate televisado, un nacionalista me dijo que el objetivo es lograr una Euskadi en que todos nos encontremos a gusto. O sea, pensé yo, la que ya tenemos... ¡menos ETA! Creo que muchos no nacionalistas comparten mi estoicismo: pese a los veinte años de hegemonía nacionalista, pese a que todos los signos vascos deban tener el nihil obstat del PNV, pese a Euskal Telebista, pese a que en las fiestas de mi pueblo todo haya de estar empapelado con carteles agresivos, pese a las manipulaciones educativas y a la utilización del euskera como arma arrojadiza, pese a todos los pesares, con tal de que no nos maten y nos dejen hablar y votar como queramos, estamos razonablemente a gusto en Euskadi. Incluso creemos que iremos logrando cada vez mayor pluralismo social... si nos permiten intentarlo. Lo curioso e inquietante es que los descontentos parecen ser quienes más motivos deberían tener para estar satisfechos de la situación actual.

Los nacionalistas tienen derecho a serlo y a actuar en consecuencia, faltaría más. Como el principio de un hombre igual un voto no les resulta suficientemente favorable, pueden intentar agenciarse una mayoría política virtual por medio de un parlamento de electos municipales; si eso les falla, les sugiero que prueben con una asamblea de aizkolaris... o de curas. Y es muy de agradecer que admitan en su proyecto a todo el que quiera sumarse a él: en reciprocidad, también el Foro Ermua debe estar abierto a Egibar y Otegi con tal de que asuman sus principios (que incluyen, desde luego, la persecución de los crímenes del GAL y la indignación ante la reincorporación a sus puestos oficiales de quienes han sido condenados por torturas). Y luego que la brega política leal decida el camino más viable de lo menos malo.

[Fernando Savater es catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense]

 

Cosmopolitas

 

EL PAÍS - Miércoles 5 enero 2000

FÉLIX DE AZÚA

 

En su mensaje de fin de año, el president Pujol me alertó sobre el nuevo virus que amenaza mi identidad, o sea, la globalización.  Desde entonces no le quito yo el ojo a esa mala bestia. La noche del 31 de diciembre, por ejemplo, estudié con esmero las celebraciones planetarias y me quedé de un aire. El presidente tiene más razón que un santo. La identidad se nos está muriendo.

En el reino de Toga cantaron el Mesías de Haendel, algo poco habitual entre los indígenas del Pacífico. Para compensar, en Barcelona levantamos un tótem colosal que abrió “la puerta del milenio”, típica actividad de las sociedades animistas de la Micronesia. En la plaza de San Pedro, en el Vaticano, el grupo Harlem Singers cantó O happy days y luego salió de allí una maratón entera en paños menores. Mucho peor: aunque se encuentran en el año 2542 del calendario budista, los tailandeses celebraron el 2000 cristiano con una jarana de aquí te espero.  Pues, ¿y los árabes, que están en el 1420 del calendario musulmán? Como si nada: Muhamad Mohir y su grupo de break dance animaron la juerga del Nilo mientras el pelmazo de Jarre lo hacía en las pirámides de Gizeh.

No, de verdad que es tremendo. La familia real sueca escuchó con entusiasmo, en su palacio de Estocolmo, a la estrella nacional, la joven Robyn, ¡que canta en inglés! Y en Praga, majorettes [bailarinas que forman parte de desfiles] minifalderas y una banda de dixie montaron el pollo en la plaza de la Ciudad Vieja, donde los vocalistas cantaban... ¡en alemán! No les digo nada del bailongo de Tel Aviv, a pesar de que allí están en el año 5760 del calendario hebreo. Más: los dos millones de personas que se reunieron en Times Square imitaban a los peregrinos que se hacinan en La Meca, pero en Sant Andreu de la Barca enterraron un cofrecillo con obsequios para los terrícolas del año 3000, acto frecuente en algunas tribus amazónicas. ¡No hay quien se aclare! Menos mal que en Euskadi hubo fuegos artificiales propiamente identitarios en forma de cócteles mólotov, y que los ultraortodoxos judíos se cargaron la fiesta de Jerusalén.

Sí, la identidad se nos muere, sobre todo porque los globalizados parecen disfrutar de la vida sin melancolía, nostalgia, ni culpabilidad. Como extranjeros de vacaciones en el mundo. Mira que si lo fueran...