Femenino de indeterminación

© Justo Fernández López


Ejemplos

 

[1]                No sé cómo os las apañáis los hombres, pero siempre os salís con la vuestra.

[2]                Y siguen los experimentos con la clonación. Ahora la toman con las gallinas

[3]                La joven actriz interpreta a Silvia la protagonista de la nueva serie de  Tele 5 considerada como el "Sensación de vivir" a la española.

[4]                Eso dijo entonces Santiago Carrilo y el secretario general del PCE raras veces habla a la ligera.

[5]                La vida no se la puede tomar a la ligera. Las cosas hay que reflexionarlas.

[6]                Llegamos... y ya la bailamos. Ya la ballem suelen decir en países valencianos, sobre todo cuando apenas iniciarse la cuestión irrumpe el barullo. Por los países castellanos se suelen expresar con mayor crudeza; o sea, a la pata la llana: “Aun no empezamos y ya pringamos”. Y eso es lo que sucedió.

[7]                Apenas empezó Valdemorillo, las primarias a la manera de New Hampsire, ya la bailábamos y los taurinos ya la estaban pringando.

[8]                Como en New Hampsire, Valdemorillo da el barrunto da la temporada, y consistió en una ruina de toros, una desdicha de presidente, un taurinismo impresentable, un público hecho a prueba de paciencia. [EL PAÍS – Sábado 5 febrero 2000 - Nº 1373]

[9]                La Real tardó en llegar al gol, más o menos una hora, pero su paciencia tuvo premio. Tuvo que salir De Paula para enseñar el camino y luego llegaron todos de golpe. Sobre tras la expulsión de Chamot –un puñetazo absurdo que le va a tener castigado más de un mes–. Se las prometía felices el Atlético con el 0-1 y su racanería crónica. Pero la Real le enseñó que el fútbol, diga lo que diga Ranieri, es otra cosa.

[10]           Cuando yo era muy joven me impresionaba el modelo Flaubert o Valéry: el genio perfeccionista y por tanto escuálido, porque la norma es que el primor y la cantidad están reñidos. Yo mismo me entretuve cinco años en dar por acabado un plato novelístico de textura media, y pertenezco por naturaleza al tipo de cocción reposada y vigilante.
Hace poco leí que un novelista afamado se levanta a las siete para trabajar, porque para ser un profesional hay que «echarle horas» a este oficio como a otro cualquiera. Se extendía también explicando el cúmulo de lecturas preparatorias, de investigación minuciosa y desplazamientos geográficos que necesita antes de sentarse a escribir. Ésa es otra.
Sentarse. Un novelista menos famoso pero considerado por la crítica escribe de pie (la verdad es que un cocinero sentado da mala espina) y encerrado «como un monje». Trabaja mucho, pero lo tiene claro: «Nunca más de una página al día».

[11]           (Para Rosa Rossi) Anoche he sentido una fuerte emoción al leer, citadas en un libro, estas palabras de Teresa de Ávila:
«En lo que he vivido he visto tantas mudanzas, que no sé vivir». El pobre pícaro de aquellos tiempos creía que en la mudable confusión, en la ruidosa y agitada sinrazón de cuanto lo rodeaba, aprendía a vivir, adquiría lo que hoy llaman «experiencia del mundo».
A semejanza de él, el marginal del siglo XX que aprende a bandeárselas y logra, siquiera sea precariamente, «salir adelante» dentro del medio dado, proclamando que «la calle le ha enseñado todo lo que sabe de la vida», toma por experiencia lo que al igual que el «savoir-vivre» de su contrafigura, el burgués acomodado, no es más que claudicación ante «la lógica de las cosas», o sea cruda adaptación, que viene a ser exactamente lo contrario que experiencia, pues adaptar y acostumbrar la mirada al «mundo como es» es, a la vez, cegarla para ver «cómo es el mundo». Con su «no sé vivir», Teresa de Ávila expresa el extrañamiento del mundo y de la vida, el sentimiento de alienidad, de distancia y de vulnerable desnudez con respecto al medio dado, sentimiento de intemperie, que es justamente el solar raso sensiblemente receptivo a la experiencia. Hoy, lo mismo que en el siglo XVI, en todo «saber vivir», ya sea de siervos o de señores de la calle, hay objetivamente como una especie de coágulo obstructor, de indisoluble trombo circulatorio de estolidez o de encanallamiento.

[12]           Sostiene Savater que „en el PSOE tienen actualmente un muy serio pan pan pan“; es decir, que está padeciendo „un contratiempo técnico grave pero aún no desesperado“. Y fundamenta esa afirmación en la negativa del partido socialista a aceptar la culpabilidad de José Barrionuevo y Rafael Vera dada por probada por el Tribunal Supremo.

[13]           Creo que Savater tiene razón tanto en el pan pan pan como en el porqué del mismo. Para un partido político no aceptar una decisión judicial es algo gravísimo. Cuando ese partido es, además, un partido clave para el funcionamiento del sistema político, el pan pan pan deja de ser un problema exclusivo del partido para convertirse en un problema general.

[14]           En ésas estamos. La condena e ingreso en prisión de José Barrionuevo y Rafael Vera es un problema para el PSOE, pero también para la sociedad española, como su tratamiento en los medios de comunicación a lo largo de esta semana pasada ha dejado claro de manera rotunda. Si el problema fuera exclusivamente socialista, no habría tenido el tratamiento y la repercusión que ha tenido. La condena e ingreso en prisión de Barrionuevo y Vera, nos guste o no, es un problema de toda la sociedad española y no sólo de una parte de ella.

[15]           La entrega de las armas por parte de ETA no pasaría de tener una relevancia meramente simbólica: grupos terroristas como ETA -o incluso como el IRA- poseen arsenales limitados y podrían adquirir otros semejantes sin gran esfuerzo, si decidieran volver a las andadas. 

[16]           El presidente Clinton es capaz de recitar de memoria párrafos enteros de Faulkner. Eso no quiere decir necesariamente nada, pero sí puede quizá significar algo. Reagan no pasaba de las novelitas policiacas, y, desde luego, eso pudo significar muchas cosas, entre ellas el respaldo a los Videla y tutti quanti. A Clinton le preocupan las pensiones, la sanidad y la educación pública, y acaba de comprometerse a destinar el probable superávit presupuestario a inversiones en tales materias. A lo mejor Faulkner ha tenido algo que ver. 
Y estando en éstas y casi en el ecuador de su segundo mandato, he aquí que una bruja, encargada por un inquisidor llamado fiscal, consigue grabar a una muchachita, sin su consentimiento, la supuesta confesión de sus relaciones con el presidente: gran pecado, en todo caso, el de seguir «la natural inclinación», como decía Lope de Vega. La hipocresía puritana proclama que no se trata de esto, sino de que el presidente ha sido perjuro al mentir sobre estas relaciones. Y uno se pregunta qué tendrá que ver el amor a la celeste carne femenina con la verdad, la mentira, el perjurio y todo eso tan grave y tan solemne.

[17]           Va siendo hora de que todos los electores empecemos a comprar un detector de mentiras, porque los políticos andan soltando unas pasadas que tiran para atrás. ¿Por qué siempre nos la quieren meter doblada?

[18]           En el minuto 21 Sanchis discute con Hierro y luego la emprende con Seedorf. En el minuto 43 son Roberto Carlos, Hierro y Panucci los que no se ponen de acuerdo y se van al banquillo a pedir la mediación de Guus Hiddink. Poco después Seedorf decide lanzar un balonazo raso a Bodo Illgner. En el Bernabéu hubo ayer nervios y discusiones sobre el terreno de juego durante la primera parte.

[19]           Durante años, el PSOE se meció en las mayorías absolutas, encerrándose en un espacio cada vez más inaccesible que, cuando la oposición estuvo en condiciones de abrir alguna brecha, resultó que desprendía apestosos olores. Mucha gente se acostumbró a despreocuparse de la vida pública porque Felipe González ya velaba por nosotros. Sin tiempo para la política, se pasó a la guerra electoral. Fueron días de tanto ruido que ni siquiera se asumió lo más positivo: que en este país todavía funciona el Estado de derecho, y quien la hace, sea Roldán, Mario Conde o Barrionuevo, la acaba pagando.

[20]           A GEORGE Bush se le ha terminado el periodo de gracia. Recién ganado el sondeo electoral de Iowa, que le confirmó como el aspirante favorito del electorado republicano, el gobernador de Tejas e hijo del presidente del mismo nombre se las tiene que ver con las brutales realidades de la política norteamericana.  
„¿Consumió o no cocaína?“, le preguntan allá donde va. Bush, del que hasta ahora sus compatriotas sólo conocían su telegenia, su don de gentes y su voluntad de moderar el Partido Republicano, ha trastabillado, y eso es peligroso en la política estadounidense.

[21]           Microsoft se la juega con el Internet Explorer.

[22]           La grada del Bernabéu la tomó con Javier Clemente. Desde la zona en la que se ubican los Ultra Sur salieron cánticos y gritos contra el entrenador de la Real Sociedad que fueron coreados después por un amplio sector de aficionados.

[23]           LA INFLACIÓN española ha cerrado un año pésimo con una tasa del 2,9%, después de que el IPC de diciembre subiera el 0,4%. El menor de los problemas es la persistencia del Gobierno en equivocarse en sus continuos cambios en el objetivo de precios, hasta el punto de que en la última revisión lo había situado en el 2,4% anual. El más grave es que el mal comportamiento de los precios en España sitúa a la economía ante riesgos que parecían olvidados, como el de quedar atrapada en una espiral inflacionista.
Durante los últimos tres años, los trabajadores tenían la expectativa de una inflación descendente que les animaba a pedir aumentos salariales moderados; ahora, por primera vez en la legislatura, se enfrentan a aumentos de los precios que pueden destruir las modestas ganancias de poder adquisitivo y favorecer una escalada de subidas salariales que rompa el precario círculo virtuoso que sostenía los fundamentos de la economía. El Gobierno, fiel a su estilo de echar la culpa al empedrado cuando vienen mal dadas, ha encontrado en el aumento del coste del petróleo el chivo expiatorio ideal para explicar el descontrol de los precios.

[24]           El hasta ahora canciller Viktor Klima, a quien sus padres pusieron el nombre en honor del histórico socialista Viktor Adler, comentaba ayer en Estocolmo que se acabaron los intentos de buscar una fórmula minoritaria o en coalición con el ÖVP para evitar que Haider mancille el nombre de Austria. Al SPÖ no le vendrá mal pasar por una oposición en la que no ha estado mas que cuatro años desde la II Guerra Mundial. Por pura higiene. 
Mientras, el mediocre líder del ÖVP, Wolfgang Schüssel, cuya obsesión por ser canciller le llevó a dinamitar unos acuerdos con el SPÖ ya a punto de rúbrica, se las tendrá que ver con Haider. 
Tal relación será algo así como si al alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, le ofrecen jugar al póquer con un hombre inteligente. La víctima sólo decide si juega. Tomada la decisión, es devorada hasta el tuétano.

[25]           Llegó Javier Clemente y mandó parar. Nada de delanteros pizpiretos y zascandiles (caso de Bonilla o Aldeondo), sino panzer auténticos con presencia, remate y buena disposición para las adversidades. Clemente intentó el fichaje de Juan Antonio Pizzi, un treintañero acreditado en la pelea, pero ni su edad ni sus condiciones de contrato facilitaban el traspaso.
Y entonces surgió Edgaras Jankauskas (1975), un lituano desconocido, procedente del Brujas (antes jugó en el CSKA y el Torpedo de Moscú), pero que reunía los requisitos teóricos de la demarcación. Clemente y la Real se la jugaron. Con el colombiano Bonilla habían apostado por la diferencia respecto de Kovacevic (el ídolo sagrado que prefirió ser suplente en el Juventus), otro panzer ilustrado en Inglaterra y en España. De Jankauskas no había noticias en España, salvo que respondía al retrato robot del olimpismo: altius (191 cm.), citius, fortius (87 kg.). Suficiente para agotar las expectativas.

[26]           Mientras se reúne mañana el Comité Federal del PSOE, máximo órgano entre congresos, para habérselas con la situación en la que han quedado los socialistas después de la victoria de José María Aznar y su PP en las urnas del 12-M, la magnitud inesperada del descalabro ha terminado en diez días por dar un perfil psicológico a la crisis abierta.

[27]           El Atlético se la juega sin delanteros natos ante un Valencia eufórico.

[28]           Precios de alza y crecimiento económico a la baja. ¿Qué respuesta tiene el Gobierno ante estos retos? Nadie lo sabe, y es de temer que tampoco el Ejecutivo. El Gobierno se limita a verlas venir.

[29]           No hay mal que por bien no venga. Prueba de ello es que incluso el pavoroso mal de moda -el de las vacas locas- puede generar beneficios indirectos tales que la subida en vertical de las acciones de Pescanova o el fuerte incremento de ventas de pollos y huevos, en los que también Galicia es excedentaria. Ahora es el gobierno de Don Manuel -que está a la que salta- el que ha decidido crear cursos de Formación Profesional Específica sobre disciplinas tan en boga como el „sacrificio de reses“ y la „elaboración de derivados cárnicos“.  Del mal, el menos, ya se sabe. Aunque sea el de las vacas locas.

[30]           Lo grave de los viejos rockeros no es que no se mueran, sino que no se jubilen. ¿Qué hacían el otro día los Rolling Stones en el puente de Brooklyn aparte del ridículo? Disfrazados de adolescentes, parecían gallináceas californianas de esas que practican el jogging entre un lifting y una liposucción y que de lejos parecían tener 20 años, aunque a la que te acercas descubres que andan por los setenta. Charlie Watts, embutido en un traje de Armani, no decía ni mú porque a la que abre la boca te suelta que a él esto del rock and roll se la suda, que lo que realmente le gusta es el jazz anterior a John Coltrane y tocar la batería con escobillas, que hacen menos ruido. [EL PAIS, 21.08.97]

[31]           Atento a lo que dices, que tus alumnos están a la que salta.

[32]           El límite del psicópata es la ley, las rejas, la represión. Es un fracaso su paso por aquí, dice el psiquiatra de estos enfermos. Al llegar se tarda 20 minutos en explicarte lo que no puede hacer y otros 10 en decirte lo que ocurriría si se salta las reglas. Al final, se tiene que ir porque se salta todo a la torera. En Dinamarca se crearon centros para psicópatas más parecidos a cárceles que a hospitales psiquiátricos.

[33]           Cada vez busco más mi vida interna. Por eso no descarto del todo que un día me dé un punto de locura y vuelva a las andadas.

[34]           Fue siempre un ladronzuelo, pero desde hace unos años no cometió robo alguno, y ahora vuelve a las andadas.

[35]           El FMI nos ha dicho a las claras que debemos reducir el gasto público.

[36]           El le daría lugar y tiempo como a sus solas pudiese hablar a Camila. (Cervantes)

[37]           El lenguaje es una consecuencia de la sociabilidad. El ser humano a solas no es humano: no habla.

[38]           Los estudios de Picasso eran amplios y parecían desordenados, pero en ellos el artista se sentía a sus anchas.

[39]           Estos ladrones esperan a que la policía pase de largo para luego seguir campeando a sus anchas.

[40]           Pasada la luna de miel, volvió a las andadas.

[41]           No sé cómo os las apañáis los hombres, pero siempre os salís con la vuestra.

[42]           Yo ya no te puedo ayudar en nada, arréglatela como puedas.

[43]           Julio Anguita decretó sanciones contra los dirigentes del PDNI, se puso en contra del Gobierno, sin desestabilizarlo, se enfrentó a las sindicatos.  Dentro de su propia casa se la fue arreglando para obrar el singular  milagro de enfrentarse a CC OO, una central sindical afecta a su partido  IU, sembrando así cada día el desconcierto.

[44]           Los genios son siempre perturbadores. Toda creación es, por su reverso, un cataclismo. Prueba de ello es la primera creación: la de los ángeles. ángeles. ¡Buena se armó!

[45]           El director cinematográfico Vicente Escrivá la ha hecho buena. Su nueva  serie "Manos a la obra" deja este año sin vacaciones a un buen número de famosos. Como sus compañeros Carlos Iglesias y Jesús Vázquez, la simpática Silvia Marsó tendrá que retrasar sus días de descanso hasta que acabe el  rodaje de todos los episodios.

[46]           Se ve a las claras que, desde hace varias generaciones, en todo lo que va de siglo, el político se pone nervioso cuando el filósofo avanza a las candilejas para decir lo que hay que decir sobre temas políticos.

[47]           No es lo mismo Santiago de Compostela que compóntelas como puedas.

[48]           J. P. Morgan ha sido el caballero blanco de Banesto cuando peor le venían dadas a Mario Conde, entonces director del banco. El banquero gallego se apoyó en este banco cuando Luis Ángel Rojo le apremió para que solucionara sus problemas de solvencia.

[49]           Yo tenía un amigo que se las daba de muy inteligente y, sin embargo, creía en los ovnis. Salía todos las noches a mirar el cielo.

[50]           En una esquina del salón había un grupo de alumnos discutiendo sobre política. Y en otra esquina, el profesor Aranguren, rodeado de jóvenes estudiantes femeninas, hacía de las suyas.

[51]           La Inquisición con nuevo ropaje ha vuelto a hacer de las suyas.

[52]           El sol sigue haciendo de las suyas: nueva tormenta solar detectada ayer.

[53]           Unos decían: „Lástima que esta mozuela sea gitana, merecía ser hija de un gran señor“. Otros había más groseros, que decían: „¡Dejen crecer a la rapaza, que ella hará de las suyas!“ (Cervantes, La Gitanilla. Madrid: Austral, I, 1991, p. 87).

[54]           Cuando ya todos contaban con un empate, Mijatovic volvió a hacer una de las suyas y con un disparo de 30 metros marcó el gol de la victoria para el Real Madrid.

[55]           El crítico más famoso de Freud volvió a hacer una de las suyas con este nuevo libro.

[56]           En Carolina del Norte, el huracán Danny sigue haciendo de las suyas.

[57]           Este autor conoce la literatura española sólo de oídas.

[58]           Este inglés [Arnold Toynbee], con quien hemos de habérnoslas tan largamente, se nos presenta de primeras como un internacionalista. [Ortega]

[59]           No creo que ningún lector deje de sentir un „choc“ de extrañeza y de enojo al topar de primeras con este tema en Toynbee. [Ortega]

[60]           Hace casi seis años, en un café de Madrid, García Calvo retomaba una costumbre ya practicada en su exilio, la de exponer „entre“ una heterogénea concurrencia cuestiones que de primeras no se prestaban a ocupar un lugar en las designaciones que el saber académico estipulaba.

[61]           Fea, pobre y portuguesa, ¡chúpate ésa! [Dicho popular sobre la esposa de Fernando VI, un rey aburrido que, para colmo, se casó con una ...]

[62]           Definitivamente la investidura de José María Aznar como presidente del Gobierno no será ni el lunes 29 ni el martes 30 de abril, como querían los populares. Hubo que retrasarlo porque Jordi Pujol pidió tiempo. Propuso como fechas posibles el día 3 de mayo y el día 4, sábado, para que Aznar pudiese formar su Gobierno ese fin de semana, jurase el lunes 6 de mayo y acudiese, ya investido presidente, a la apertura del Congreso de los Diputados con todos sus ministros nombrados. Y en ésas estamos ... [TIEMPO 6/5/96, S. 9]

[63]           Hemos salido muy bien librados dentro de lo posible en el apagón de la Expo. Porque hay veces que ni siquiera la intervención de las imágenes más milagreras puede detener el infortunio concitado por un gafe potentísimo como este ante el cual nos encontramos. El último incendio de la Expo se produjo con la Macarena en las calles, y ni por ésas.

[64]           Y así fue. El gobernador le fue informando de su impotencia para arrancar a Conde un plan de saneamiento creíble y de las pocas alternativas que iban quedando. En ésas estaban cuando Rojo le dio a Mario Conde un ultimátum. La Ley de Disciplina Bancaria establece el derecho de audiencia, según el cual el Banco de España tiene que informar antes a un banquero de que puede ser intervenido. El gobernador ya se lo había advertido muchas veces.

[65]           Hoy no sé que les pasa a los vecinos de arriba que están todo el tiempo riñendo y gritando. Ya estaban en ésas cuando yo me levanté y siguen toda la mañana.

[66]           Como vuelvan a publicar un artículo parecido a éste, con todo el dolor de mi alma, les denunciaré ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Por éstas.

[67]           En su encuentro con Solchaga, seguro que Boyer se ha permitido soltar más que una fresca al PSOE.

[68]           El hombre debía saber ya cómo se las gastaba el juez de Barcelona Luis Pascual Estevil, un magistrado con fama de duro. Así que tras ser interrogado, ni siquiera esperó a firmar la declaración: salió corriendo del edificio de los juzgados.

[69]           De cómo se las gasta la policía de Nueva York todos tenemos una idea, más  o menos, por las películas o por la televisión. Andrés Pajares jr, sin  embargo, lo ha vivido en sus propias carnes. El joven actor español fue  confundido en Nueva York con el presunto asesino de Versace y se llevó el  susto de su vida.
Tres agentes tamaño gorila lo detuvieron en la calle 14 al confundirlo con Andrew Cunanan, el presunto asesino del diseñador italiano. Andrés todavía no termina de creerse lo que pasó. Con una pistola apuntándole en la sien, a Andrés no le quedó otra alternativa: se echó a llorar. La cosa no era para menos.

[70]           Los inconquistables. Paulette Godard es enviada a las colonias de América. Por mala. Allí conocerá a Gary Cooper, un aventurero que la conquistará, al tiempo que habrán de vérselas con mercenarios, indios salvajes y vendedores de armas.

[71]           Este inglés [Arnold Toynbee], con quien hemos de habérnoslas tan largamente, se nos presenta de primeras como un internacionalista.

[72]           Levántalo con cuidado, que si se rompe sí que la hemos hecho.

[73]           Un día la harás tan gorda que no podré ayudarte.

[74]           Nadie me la ha hecho hasta ahora que no me la haya pagado.

[75]           No sé cómo se las ingenió para convencer a su mujer.

[76]           El juez Estevill se la juega.

[77]           El torero Víctor Puerto, una vez terminada la corrida, en el hotel, aún no se había recuperado de la impresionante voltereta que la había propinado el sexto toro. «Me ha dejado K.O., de verdad», manifestaba el torero nacido en Madrid, aunque criado en Ciudad Real. Pero el torero, a pesar de los dolores, estaba muy contento con el triunfo obtenido en esta feria de San Isidro, al haber salido en hombros dos veces por la puerta grande. «Es a lo que vine a Madrid, a jugármela, y lo he conseguido», manifestaba. «No puedo explicar la alegría que siento».

[78]           Puerto aseguraba que había visto muy bien las intenciones del toro que le cogió. «Desde el capote», afirma, «ya vi cómo era el toro y que me podía echar mano en cualquier momento. Pero había que jugársela. Sobre todo, por el público de Madrid». [El País]

[79]           El alcalde de Vigo edita un plano de Vigo en el que las calles llevan aún el nombre de los tiempos del franquismo. O el alcalde vigués no se ha enterado aún de que los tiempos cambien o alguien se la ha jugado bien.

[80]           El Bundesbank volvió a jugársela a toda Europa. Imprevisiblemente, no bajó los tipos de interés.

[81]           En el Reino Unido, los pajarillos carboneros y los herrerillos se la  juegan al lechero. Éste deja las botellas en las puertas de las casas y  ellos quitan el tapón de aluminio y toman el desayuno.

[82]           Su marido se la está jugando y ella lo sabe. Está desesperada, pero no  sabe cómo decírselo a su marido; tiene miedo a perderlo.

[83]           Tras el último asesinato cometido por ETA, el presidente de la Comisión  Pro Derchos Humanos del Parlamento vasco, José Antonio Rubalcaba, que  hasta ahora había encarado con firmeza todas las críticas al partido de HB  por ser el brazo político de ETA, sólo puede hacer una petición a aquellos  por los que él se la ha jugado: "HB debe manifestar sur echazo ante estos  hechos: si no, debería abandonar la Comisión de Derechos Humanos".

[84]           No desprecies las opiniones de la oposición porque te la juegas.

[85]           El poeta ... murió ayer por la noche. Tenía sólo 27 años. Es que no sabe uno dónde la tiene.

[86]           Norma Duval se queja. Dice que los socialistas la tienen tomada con ella por haber apoyado al PP.

[87]           Si Diana su hubiera llegado a casar con Dodi, el futuro rey de Inglaterra estaría emparentado con la familia de un comerciante egipcio a quien Isabel II negó la nacionalidad inglesa. Los ingleses no saben de la que se han librado con la muerte de Diana. [El PAÍS]

[88]           ¡La de cerezas que ha dado este año este cerezo!

[89]           No te puedes imaginar la de gente que había en el estadio.

[90]           La de dinero que hemos gastado en esta vivienda.

[91]           –El hombre ha venido al mundo a pelear. Es uno de los dogmas esencialmente paganos de nuestro siglo –decía Juan de Mairena a sus discípulos.
–¿Y si vuelve el Cristo, maestro?
–Ah, entonces se armaría la de Dios es Cristo.
[Antonio Machado: Proverbios y consejos de Mairena]

[92]           En 1987 se produjo una concentración en la calle San Bernardo, bajo los balcones de la biblioteca de la Casa de España. La Reina comentó: ‘Qué interesante, nunca había visto tan de cerca una manifestación’, mientras se asomaba a la ventana, ante la estupefacción de todos nosotros, que pensamos ¡la que se puede armar si la ven!

[93]           El petrolero griego Mar Egeo encalló ante las cosas de La Coruña y vertió  al mar toneladas de petróleo. La marineros gallegos adivinan la que se les  viene encima.

[94]           Johan Cruyff siempre se sale con la suya. El técnico holandés no quiere que Romario „chupe“ tanta cámara y amenaza con cortar por lo sano. Ya está bien de tanta portada.

[95]           Me dio vergüenza decir que yo también quería irme a vivir con ellos y me he quedado más solo que la una.

[96]           El fútbol japonés da por ahora largas a Emilio Butragueño. El Verdy Kawasaki afirmó ayer „no tener intención, por ahora“ de fichar al Buitre.

[97]           Franco nunca aceptaba las propuestas de sus ministros para solucionar problemas sociales, dándoles largas según su estilo de siempre.

[98]           Tenía un contrato con el París S. G., pero en este equipo había un plantel de muchos kilates y no las tenía todas consigo para hacerse con un puesto en el equipo galo.

[99]           Nos encontramos en el bar Lucio, donde yo fui a cenar con Emilio Romero. El Rey saludó a Emilio y a su amiga, y después se volvió hacia mí y me preguntó: „¿Y tú? ¿Cómo es que todavía no has venido a verme?“ Confuso, me deslicé en vagas excusas. „Llama a Mondéjar y pídele que te dé una cita“. Mondéjar me fijó una audiencia para el martes. Inútil decir que todavía no las tenía todas conmigo cuando fui a La Zarzuela. Cuando el Rey me di la mano, le dije: „Señor, vengo a pediros perdón por mis errores“.

[100]      El industrial está en manos de la ETA desde hace seis meses. Así se las gasta esta organización terrorista.

[101]      El hijo de Vittorio Gassmann pasa sus vacaciones en Ibiza y se las lleva de calle.

[102]      No las tienen todas consigo los bueyes gallegos en estos días, pues su ancestral protagonismo está siéndoles arrebatado por los toros de los festejos de Pontevedra y La Coruña.

[103]      Juan Carlos no sabía a qué atenerse. No había sido nombrado oficialmente como sucesor de Franco aún. Franco no soltaba prenda. Nadie sabía realmente lo que pensaba. Juan Carlos no las tenía todas consigo.

[104]      Romario, la estrella del Valencia Club de Fütbol, regresó esta tarde del  Brasil, un día después de que su esposa diera a luz. Así lo había  prometido el brasileño cuando hace unos días dejó su equipo para ir junto  a su esposa. Los aficionados no las tenían todas consigo, pero Romario  cumplió su palabra y todos contentos.

[105]      Algún intelectual sin conciencia de clase ha terminado por no soportar el olor a botafumeiro de las sacristías del poder cultural de izquierdas. Se han largado para respirar libremente, ¡a espaldas de la clase trabajadora! ¡Parásitos! Libres quizá, ¡pero solitarios! «¡Dios mío, qué solos se quedan los vivos!».Conozco a un loco suicida, ¡sin partido! Capaz de no esperar a que muera el león para pisarle la cola. En tiempos de Franco, inconsciente, le cantó las cuarenta al Caudillo. ¡Qué demencia! Hubo valientes de entonces que para mayor eficacia «posibilista» se negaron a desayunar con él. [Fernando Arrabal] 

[106]      El entrenador del Cádiz, Clin Addison, no supo dar la cara ayer miércoles ante los medios de comunicación y todas sus declaraciones se quedaron en una fría nota oficial. Hay que estar a las duras y a las maduras.

[107]      Mi padre sabía que los príncipes deben ser educados a las duras si se quiere hacer de ellos hombres responsables capaces de soportar algún día el peso del Estado.

[108]      Aznar, por rentabilizar políticamente la brillante actuación de la Guardia  Civil en el rescate de Ortega Lara, se fotografía con los guardias de  Intxaurrondo. Esperamos volverle a ver tan cerca de ellos en las duras,  después de haber aprovechado las maduras. 

[109]      Perot las vio negras: Al candidato republicano le puede costar puntos su declaración sobre los negros.

[110]      González piensa volver pronto a ser jefe del Gobierno. „Si Dios no lo remedia, seré el próximo candidato socialista en ls próximas elecciones generales“. Aunque se muestra partidario de que se agote la legislatura „por el bien del país“, tampoco descarta volver antes a la Moncloa. Felipe se reserva los debates personales con Aznar desde la confianza inicial, compartida por todo el partido, de que el líder del PP llevará siempre todas las de perder ante la acreditada habilidad parlamentaria de González.

[111]      A pesar de tantos intentos para explicar el fenómeno, por ahora, seguimos en las mismas.

[112]      Durante la cumbre de la OTAN, Madrid ha dado con la fórmula milagrosa para  revolver el caótico tráfico de una ciudad en obra perpetua; 44 comitivas  oficiales en la calle y ni un atasco en la capital del Reino. Pero en  cuanto se han ido Clinton y doña Hilaria, hemos vuelto a las mismas.

[113]      –¿Sacaste los billetes?
–¿No decías que los ibas a sacar tú?
–Pues, anda leche, estamos en las mismas.

[114]      Ya sé que todo eso lo tendrán que demostrar con hechos unos y otros.  La fórmula empieza a rodar. «Irá todo muy bien. Tienen los mismos gustos y las mismas costumbres», vaticinan los parientes de algunas parejas, y después resulta que a las primeras de cambio se tiran la vajilla a la cabeza.

[115]      Sampras y Bruguera se enfrentarán hoy en Madrid. Ambos tenistas fueron eliminados recientemente a las primeras de cambio en el Godó de Barcelona.

[116]      Será una fiesta en la que la calor hará de las suyas.

[117]      La peor broma me la hicieron unos amigos. Me escondieron el coche y pensé  que se lo había llevado la grúa. Eran las tantas de la madrugada y  estábamos lejos de casa.

[118]      Mi televisor y yo no aguantamos más el programa de Moik y Hias; mi televisor dio las últimas, y yo me fui ya a las once a la cama.

[119]      Hay que echar aceite en la calefacción, que está dando las últimas.

[120]      La juventud ha perdido aquel rasgo distintivo que representaron sus  padres: la solidaridad. Cuando nacieron estos jóvenes de ahora, Franco  estaba en las últimas. O en el atáud.

[121]      Las mujeres tienen fama de ser muy fieles, pero las matan callando.

[122]      Como pierda Italia y no se clasifique para los Mundiales, menuda (la que se va a armar)!

[123]      Yo sé muy bien lo negras que las he pasado para poder sacar a mis hijos adelante.

[124]      Madrid ha sido por unos días la sede de la cumbre más aparatosa de la  OTAN, la capital de medio mundo, un prodigio de organización y seguridad,  y los reyes del mambo; a un año de Gobierno, el presidente Aznar no se ha  visto en otra, y sin saber decir yes, very well Manuel nos encaminamos  ufanos a integrarnos todavía más en la estructura militar de la Alianza,  no se sabe bien si de generales con mando en plaza o de cantineras.

[125]      Como sigas comiendo como comes, la vas a palmar antes de la hora.

[126]      Yo estaba pasando grandes depresiones. Carlos las estaba pasando mal. Pero poco a poco se fue replegando. Al fin y al cabo, la cosa no iba con él.

[127]      Yo sé muy bien lo negras que las he pasado para sacar a mis hijos adelante.

[128]      Yo sé muy bien las que he pasado muchas veces para pensar en  español mi pensamiento personal. [Ortega] 

[129]      Yo fui corresponsal de guerra y las pasé de todos los colores.

[130]      Nosotros, que éramos republicanos, las pasamos muy estrechas después de la Guerra Civil.

[131]      Dicen que su marido se la pega con su secretaria.

[132]      La película de Altman describe un Oeste mezquino, sin moral, poblado de arribistas y sinvergüenzas en donde todos se la pegan por sobrevivir.

[133]      Ya lo hemos intentado por activa y por pasiva, sin llegar a conseguir una solución.

[134]      Dos ideas surgieron de aquel encuentro. La primera, que los socialistas habíamos cometido, por activa o por pasiva, muy graves errores que había que corregir. La segunda, que ...

[135]      La Iglesia cambió de ideas. Todo lo que siempre ha considerado como herejías, han dejado de serlo, por las buenas.

[136]      Los vecinos del remoto pueblo de Bulnes, en los montes de los Picos de  Europa, no lo podían creer. Aterriza ante ellos un helicóptero del que se  baja la ministra de Medio Ambiente y les soltó, así, por las buenas! "Como verán, no tengo cuernos ni rabo ..."

[137]      Los telespectadores italianos se las prometen felices tras saber que Claudia Koll será la compañera de reparto de Antonio Banderas.

[138]      El auténtico conocimiento no es el que ejercita el cerebro a solas, sino el que responde a la vibración del ser entero del hombre. 

[139]       Los piratas informáticos [hackers] la han tomado con Bill Gates.  

[140]      Y en aquel momento, empezó a llover con toda.

[141]      El bar abre de nuevo sus puertas con un lavado de cara y, ante todo, con un nuevo dueño, que está dispuesto a ir por todas.

[142]      Alain Prost puede coronarse hoy en Monza campeón del mundo de F-1, sólo Senna puede impedírselo, aunque el piloto galo tiene todas las de ganar.

[143]      Según las encuestas, IU puede superar las expectativas electorales. Vamos, que Anguita (IU) tiene todas las de ganar.

[144]      La Sartorius [amiga del príncipe Felipe]  ha sacrificado su vida por un futuro incierto, aunque tiene todas las de ganar.

[145]      En un mitin, como los viejos toreros, Anguita se entrega entero y de una  vez, va a por todas.

[146]      Y si quieren más ejemplos del mal gusto que tiene la generación actual, tengo los que quieran, pues esta generación se las trae.

[147]      Esta es una pregunta que se las trae.

[148]      La nueva serie de anuncios de servicio público en la televisión hispana estadounidense se las trae.

[149]      La preguntita se las trae.

[150]      Estos meteorólogos es que no dan una: ayer dieron nieve para hoy, y hace sol.

[151]      El padre Apeles pasó un fin de semana en Marbella para descansar del  ajetreado trabajo que desempeña en televisión. Apeles no se perdió ni una en la ciudad de la Costa del Sol.

[152]      A nuestra fotógrafa Queca Campillo no se le escapa una. Antes de que  empezara la Regata Breitling en Palma, logró fotografiar el Rey que desde  su barco Bribón daba un recado a su esposa que estaba en el Fortuna y  pasaba en aquel momento por allí. 

[153]      Como venga ahora mi marido, ¡se va a armar una gorda!

[154]      No es lo mismo verla llegar que tenerla enfrente. (Proverbio)

[155]      Si me sigue provocando así, vas a vértelas conmigo.

[156]      „Esta es la realidad“, le oíamos decir a partir del 25 de cada mes, cuando, después de haber alimentado a sus seis hijos, se las veía y se las deseaba.

[157]      El Betis se las verá en la Copa de Europa con el Aston Villa.

[158]      El policía para llegar a capturar al asesino de su compañero tendrá que vérselas con una despiadada red de contrabando.

[159]      Camorrista, boxeador,
zúrratelas con el viento.
[Antonio Machado (1875-1939), Poesías completas, Madrid: Austral, 1963, p. 201]

[160]       


 El tiempo de la provocación

 

EL PAÍS - Jueves 18 febrero 1999 - Nº 1021

MIGUEL GARCÍA-POSADA

 

En España vivimos en el tiempo de la provocación. Anteayer era el llamado Ternera, conocido por su sangrienta acción de Hipercor, quien era propuesto para ocupar un puesto en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco; ayer se trataba de que los kurdos en el exilio celebraran asamblea en el mismo Parlamento de Vitoria; hoy (y cuando esto se publique me habré quedado seguramente antiguo) se nos dice a los españoles que nada de Ministerio de Cultura, porque no hay una cultura de la que ocuparse, sino varias. La cuestión es la provocación.

Existen argumentos más modestos para estar en contra de la existencia del Ministerio de Cultura. Baste con señalar que sus reducidas, aunque sustanciales, competencias (patrimonio, archivos, política del libro, promoción y difusión de la cultura española) podrían ejercerse con una Secretaría de Estado e incluso con un par de direcciones generales.

Pero no seamos ingenuos; de lo que se trata es de poner en tela de juicio, una vez más, la identidad nacional. Decir que somos pluriculturales es, en el fondo, una forma de decir que no somos nada. Mucha pluralidad, pero de identidad cultural ni una palabra. Es decir, que ser el solar de un idioma que hablan como lengua materna más de trescientos millones de personas en tres continentes y que ha suscitado una de las cinco grandes literaturas universales, nada de esto es signo de una cultura. Que la pintura española -la de los barrocos, pero también la de los modernos- sea también una de las grandes pinturas universales, tampoco, al parecer, significa nada. Y hay que oír todo esto, dicen algunos, en silencio, calladamente, que ya se pasará, que son moderados los nacionalistas de derecha, pero conviene dejarles un poco de terreno para jugar.

Así no vamos a ninguna parte. Una vez resulta que España no existe; otra, que „nosotros nos quedamos con las bombas (Gernika) y ellos con el cuadro (el Guernica en Madrid)“, lo cual es falso, y otra, que en el Sur no se enteran de nada, según dichos memorables de los abades Pujol y Arzalluz, e così via. Uno cree que todo tiene un límite y que nuestros nacionalistas moderados (de los otros no hay nada que hablar) están tocando esos límites y aun desbordándolos.  Dicen cualquier cosa, lo que se les viene en gana, y los demás, a tragar. Así, el señor Eguíbar, que tiene también la lengua suelta, justificó el espantoso secuestro de Ortega Lara diciendo que el pobre secuestrado desempeñaba „servicios especiales“. Una miseria bajuna y de verdugo que no le costó su cargo en su partido; bien al contrario, por ahí sigue repartiendo mandobles verbales y los demás tenemos que estar a verlas venir.

Apretar las tuercas

De nada sirve con esta gente -vamos a llamarla así- el ser moderados, diplomáticos o silenciosos. Nos van a apretar las tuercas hasta que saltemos todos. Unos lo hacen con más sigilo, otros con más ruido, pero al final todos dan en lo mismo.

Pues yo pienso y digo que el peor de los males no es, como dice el refrán, tratar con animales, sino habérselas con catetos, con aldeanos de gaita, txapela o barretina. Los catetos son peligrosísimos porque, en su ignorancia -de la historia de España, de la realidad europea, de la cultura universal-, son capaces de llegar a donde sea. Uno está harto de que la bandera de España sea un trapo, pero que, en cambio, la ikurriña sea sagrada; uno está hastiado de oír decir que España carece de cultura propia y el español es una lengua de pobretes, „pero ah la cultura de mi autonomía, la lengua de mi nación, ésa no me la toque usted, que además se parece mucho al francés (lo cual es mentira)“. Uno está fatigado -lo diré suavemente- de que desde 1977 aquí no se haya hecho más que pensar en el País Vasco y en Cataluña y estemos donde estemos por obra y virtud de unos señores que se arrogan la representación íntegra de esos territorios porque sí.

Y lo peor es que uno mira hacia arriba y ve que todo esto está ocurriendo con un Gobierno de la derecha, esa derecha que se ha llevado siglos invocando la santísima unidad de España (y tampoco es eso; ni el mundo ni España son santos) y a la hora de la verdad democrática, que no es la hora de las armas, resulta que no sabe cómo defenderla, les echa la culpa a los únicos que las defienden, se da del bracete en las votaciones parlamentarias con los provocadores y hasta mañana y Dios les ampare, hermanos, que cuando Arzalluz diga una lindeza mirarán hacia otro lado y, si pueden, le echarán la culpa a Pepe Borrell por jacobino. Pues menos mal que todavía hay jacobinos.