EL INFINITIVO

© Justo Fernández López


Ver también:

Abkürzung von Nebensätzen


El más áspero bien de la fortuna /

es no haberla tenido vez alguna.  

[Ercilla]

·

Amor, ser persona.

Claves para comprender la importancia

del amor.

·

El libro del saber estar

Un manual imprescindible para cuidar

nuestra imagen y nuestras relaciones.

Prólogo de S.M. la Reina.

·

Dar es acercarse a la riqueza;

 tomar, acercarse a la pobreza. 

[Ramón Llul]

·

Despacito y buena letra:

el hacer las cosas bien

importa más que el hacerlas.

·

rinnovarsi o períre ...

No me suena bien

Navigare è necessario ...

Mejor:¡vivir para ver!

·

Tras el vivir y el soñar,

está lo que más importa:

despertar.

·

Si vivir es bueno,

mejor es soñar,

y mejor que todo,

madre, despertar.

·

Bueno es saber que los vasos

nos sirven para beber;

lo malo es que no sabemos

para qué sirve la sed.

[Antonio Machado (1875-1939):

Poesías completas, Madrid: Austral,

1963, p. 160, 201 ss., 210]

·

Leer, leer, leer, vivir la vida

que otros soñaron.

Leer, leer, leer, el alma olvida

las cosas que pasaron.

Se quedan las que quedan, las ficciones,

las flores de la pluma,

las olas, las humanas creaciones,

el poso de la espuma.

Leer, leer, leer; ¿seré lectura

mañana también yo?

¿Seré mi creador, mi criatura,

seré lo que pasó?

[Miguel de Unamuno]

·

Soñé que la nieve ardía,

soñé que le fuego se helaba,

y por soñar imposibles

soñé que tú me querías.

[Canción chilena]


Ejemplos españoles

 

[1]

El Valladolid, ¡por fin!, saborea lo que es no ser el último de la clasificación.

[2]

 „Sé lo que quiero en el horizonte del año 2000, sé lo que necesita España y tengo los conocimientos suficientes para hacer frente a los desafíos tan importantes que nos plantea una Europa unida“, decía Felipe González ante las cámaras de TVE el 18 de diciembre de 1995, justamente horas después de haber sido convencido por la Ejecutiva para repetir en la cabecera del cartel del PSOE como aspirante de nuevo a la Presidencia del Gobierno. „Ahora sé que yo, al no querer presentarme, estaba en un error“, acaba de declarar ahora después del su  éxito electoral, a pesar de haber perdido, pero la derrota fue „dulce“.

A punto de abandonar La Moncloa, se inicia para él un tiempo en el que piensa viajar por Europa y Latinoamérica, aceptar algunas conferencias cuyas ofertas le llueven estos días sobre su mesa de trabajo, concretar su estrategia para el próximo congreso del PSOE, recuperar su vida familiar (sin el complejo de culpa de no haber participado más en la educación de sus hijos, ya mayores), recuperar viejos libros de Derecho y volver a sus lecturas preferidas y olvidadas sobre el futuro de la izquierda.

Ahora el ex presidente recorrerá con distintos ojos muchos de los escenarios en los que aun habiendo estado entre los protagonistas del gran teatro político, no pudo contemplar más que la apariencia de las cosas. Estudiará inglés para poder prescindir de intérpretes. Tendrá oportunidad de leer la prensa extranjera sin sobresaltos, comprando los diarios en un quiosco de Londres o París, cara a cara con las distintas versiones de la realidad y, por tanto, sin filtros. Felipe González sabrá, con su bolsillo, el precio de una barra de pan.

[2]

La declaración de principios del nuevo Gobierno vuelve a reiterar los propósitos expuestos por Aznar en el debate de investidura. El Gobierno asume expresamente los pactos suscritos por el PP con los nacionalistas, aunque sin responder a las preguntas que Aznar no contestó en el Congreso: por ejemplo, cuánto costará la financiación autonómica que resulte del nuevo sistema y de dónde se recortarán los gastos a fin de que no incrementen el déficit. 

Es posible que el recorte presupuestario que aprobará el Consejo de Ministros el viernes aporte pistas más concretas. Gobernar es elegir perjudicados: en cuanto comience a hacerlo, el nuevo Ejecutivo tendrá que decidir entre disgustar a unos o molestar a otros. Es duro, pero así es el ejercicio del poder.

Aciertan los nuevos gobernantes al suponer que, sobre todo, se les medirá, al menos en los primeros meses, por su capacidad para no cometer los mismos errores o desafueros de los que acusaron a los socialistas. [TIEMPO 22-4-96]

[3]

Según Miguel de Unamuno, el auténtico conocimiento no es el que ejercita el cerebro a solas, sino el que responde a la vibración del ser entero del hombre. 

Tras plantear el conflicto „razón-vida“ de modo dilemático, Unamuno no duda en optar por el segundo término y adherirse a una forma de existencia irracional y voluntarista. A la razón discursiva, raciocinante, Unamuno opone la sinrazón vital. Vivir es una cosa y conocer otra. Al considerar lo individual como ininteligible y la razón como fuerza analítica disolvente que reduce las percepciones sensibles a algo puramente fenomenológico, lo racional y lo vital aparecen por fuerza en una situación radicalmente antitética.

Si Unamuno admite que en la fe entra un elemento cognoscitivo, lógico o racional, no es con el fin de conferir a aquélla un fundamento de objetividad, sino para destacar la mutua necesidad y oposición - a la vez - de la voluntad y la inteligencia, la fe y la razón. Todo afán de creer va seguido de un intento racional de formular.

„El creer - advierte - es una forma de conocer, siquiera no fuese otra cosa que conocer nuestro anhelo vital y hasta formularlo“. Nada extraño que el conocimiento de fe ofrezca en su obra caracteres difícilmente conciliables: creer como forma de adhesión suprema y, a la par, vacilante de la mente a un conocimiento; creer como obediencia y entrega en amor a un ser personal, creer como creación subjetiva del hambre de inmortalidad.

„Si existe un Dios, es el Querer, que quiere perpetuarse en el Universo y manifestarse en él“. La fe sólo brota a impulsos del amor, que es anhelo de persistencia y eternidad. „Creer en Dios es amarle“. Y así brotan de la vida las tres virtudes de la trascendencia humana hacia Dios: fe, esperanza y caridad.

Unamuno parte en su pensamiento de una posición subjetivista de signo creacionista. Par él, creer es crear en virtud y por fuerza de la voluntad, la fe se identifica con el querer, y éste se convierte en la vida y sustancia del hombre.

Si se parte de que la razón se halla en actitud de enemistad respecto a la fe y tiende a disolverla, la fe prerracional se autoafirma y alcanza el grado supremo de certeza.

La verdad es, así, veracidad, y la falta de verdad se define como mentira. „La vida es el criterio de la verdad y no la concordancia lógica, que lo es sólo de la razón. Si mi fe me lleva a crear o aumentar vida, ¿para qué queréis más pruebas de fe?“. La verdad es, por tanto, autenticidad. Vale más el error en que se cree que la realidad en que no se cree; que no es el error, sino la mentira lo que mata al alma“ [Unamuno, Ensayos, t. 1 p. 786-7]. Más que saber la verdad, debe el hombre serla. 

[López Quintás: Filosofía española contemporánea. Madrid: BAC, 1970, p. 23-30]

[4]

„Nos marchamos con mucha dignidad“, dijo el entrenador después de haber felicitado a sus jugadores, porque „no hemos perdido el partido, ni lo merecíamos perder, y tampoco merecíamos haber llegado a los penaltis“.

[5]

Llegado el momento, los alemanes fueron bien alemanes. Como en los viejos tiempos, cuando tiraban de moles como Hrubesch o Dieter Hoennes para remontar los resultados, esta vez encontraron a otro delantero sin otra particularidad que su físico espectacular. Bierhoff, un jornalero que ha alcanzado algún prestigio en el modesto Udinese, fue el héroe alemán. Anotó el gol del empate cuando las cosas pintaban mal para su equipo y marcó el gol de la victoria poco después de comenzar la prórroga, en eso que se llama la muerta súbita, el gol de oro, o lo que sea. Los checos, que soñaron durante un rato con repetir su inopinada victoria sobre Alemania en la final del 76, fueron los últimos en sufrir las consecuencias del rodillo alemán.

El penalti - por decirlo en la versión el árbitro, porque el derribo de Sammer a Poborski se produjo fuera del área - reflejó el estado de las cosas en el segundo tiempo. Alemania buscaba alguna luz en el centro del campo y no la encontraba. No tenía futbolistas para armar el juego porque Hassler en ningún momento recordó al jugador de la anterior Eurocopa. Los alemanes perdieron el balón demasiadas veces, casi siempre en lugares de riesgo, como ocurrió en la jugada del gol checo: una recuperación de la pelota en el centro del campo dio paso a un contragolpe rapidísimo y a la falta de Sammer sobre Poborski.

Sin embargo, Alemania es Alemania, un equipo que tiene el hábito de llegar a las finales y solucionarlas de cualquier modo. Cuando no les sobra el juego, les alcanza su capacidad de agonística o su poderío físico. Cuando el partido comenzaba a pintar muy feo, marcó Bierhoff.

El gol produjo efectos contradictorios sobre los dos equipos. Alemania entró en un breve estado de euforia. Klinsmann intervino por fin y Ziege volvió a demostrar su categoría en una formidable jugada por la derecha. La selección checa entró en fase depresiva y estuvo a punto de salir arrollada, pero finalmente se recompuso. Lo demandaba un torneo que ha conducido hacia la prórroga a cinco de los siete últimos partidos. Y si el destino tiene algún valor, lo más natural era la tanda de penaltis. No fue así, porque la fuerza del destino es más alemana que nada. Cuando llega el momento siempre hay un Bierhoff en una selección que nunca desmaya.

[6]

En mis últimas salidas nocturnas he podido observar que entre la beautiful people está en alza, gracias a Gorbachov, la rusofilia de salón. „Acabo de llegar de Moscú“, me decía la otra noche un banquero con Rolls Royce, „y allí todo me ha parecido absolutamente respetable. Se pueden abrir cuentas numeradas en cualquier banco. Además, querido amigo, en Moscú hay pocos barullos y, por supuesto, desconocen las huelgas. Allí, a Nicolás Redondo lo habrían fusilado hace tiempo. Los rusos, créame, son gente realmente bien. No es que yo sea comunista - je, je -, pero me gusta el orden, eso es todo. En Moscú, unos mandan y otros obedecen. Lo importante, amigo mío, no es el pan, el el orden. Si quiere pasar unos días de descanso en un ambiente de paz y de serenidad, no vaya a Marbella, viaje a Moscú.“ Le dije al banquero que eso de cantar las excelencias de Moscú y cenar en Madrid con duquesas me parecía más bien incongruente. „No me gustan“, añadí, „los que se dejan engañar y aún menos los que pretenden, como usted, engañarse a sí mismos“. Sacó del bolsillo una pitillera de oro y me ofreció un cigarrillo. „¿Engañar?“, se asombró. „Eso de engañar es muy difícil. Aquí, en España, ya nadie cree en nada, ni en Moscú, ni en las duquesas“.

[7]

Me parece llegada la ocasión de dar a la imprenta las memorias de Pascual Duarte. Todo ha de suceder, por más que hagamos, cuando le llegue su hora. Haberlas dado antes hubiera sido quizá un poco precipitado; no quise. [Camilo José Cela]

[8]

Creer que todos los políticos son unos miserables, levantarse cada día con la obsesión de   derribar una estatua, pensar que cualquier éxito obedece a una trama oscura o a una claudicación, buscar siempre el lado más débil de las personas y denostarlas o ensalzarlas sin freno pasando del elogio desmedido al insulso desaforado, eso indica que vivimos en una estado político muy crudo todavía.

[9]

No pude girar a la izquierda porque no lo vi venir,  además él venía como un rayo.

[10]

Comer y rascar, todo es empezar.

 


 Cómo + infinitivo

 

Cómo amargarse la vida.

 

Cómo aprender inglés oyendo música.

 

Cómo estar informado sin leer la prensa diaria.

 

Cómo ganar dinero sin pagar impuestos.

 

Cómo vivir sin tener que trabajar.

 

Cómo redactar la correspondencia comercial.

 

Cómo comer sin engordar.

 

Cómo adelgazar sin dejar de comer.

 

Cómo ser feliz sin perseguir la felicidad. 

 


Übersetze Dt. > Sp.

 

§         Es ist besser, nichts zu sagen. Ich schweige lieber.

 

§         Er war unschlüssig [dudar entre], ob er es machen sollte oder  nicht.

 

§         Das ständige Jammern hilft nichts. Du muss die Hausaufgaben machen. 

 

§         Um diese Zeit wird es schwierig sein, ein Hotel zu finden.

 

§         Spanisch ist nicht schwer zu lernen.

 

§         Schönes Schenken mit fantastischen Weihnachtsangeboten leicht gemacht.

 


Correspondencia comercial

 

FORMACIÓN Y TURISMO RURAL

Beraza, 15

31587 MENDAVIA (Navarra)

España

Tfno.: 34.08.166282

Fax: 34.48.695350

 

 

Att: Departamento de Español

Institut für Romanistik

Universität Innsbruck

Innrain 52

A-6020 INNSBRUCK

Austria

   Estimado señor,

   Quiero mostrarle estos catálogos que considero pueden serle útiles tanto a usted como a sus alumnos, al representar una nueva forma de aprender español.

   FORMACIÓN Y TURISMO RURAL presenta una alternativa nueva a los cursos tradicionales, donde con una mezcla de ocio, educación y cultura el alumno supera fácilmente el estar inmerso en una formación permanente.

   Sin querer extenderme más al considerar el catálogo suficientemente explicativo, únicamente le rogaría que si lo encuentra interesante, lo dé a conocer a sus alumnos así como a personas interesadas en aprender el español.

   Agradeciendo de antemano su colaboración, no dude en pedir más información o nuevos catálogos llamando al teléfono -.34.08.166282.

   Atentamente,


Infinitivo compuesto

 

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial mostró ayer expresamente su preocupación por los acuerdos que puedan haberse alcanzado en la asamblea de magistrados del Tribunal Supremo, celebrada en la tarde del martes, a la que asistieron 51 de los 92 magistrados junto con 16 delegaciones de voto. Pese a los intentos del portavoz del Consejo por desdramatizar el hecho mismo de la asamblea, fuentes del organismo temen que el Supremo pueda institucionalizar una estructura con vocación de sustituir al CGPJ para relacionarse con los demás poderes.