Pluscuamperfecto de subjuntivo

© Justo Fernández López


Ejemplos españoles

 

1.    ¡Quién lo hubiera sabido antes!

2.    Con ese dinero me hubiera corrido varias juergas con el mejor mujerío de Madrid; y todavía me hubiera sobrado tiempo para escribir medio libro de poemas.

3.    El primer día que pasó por El Fontán, al atardecer, quedó tan sorprendida como si un hada o un geniecillo la hubiera hecho surgir de pronto de la nada.

4.    Entre americanos, pasiegos y mayorazguetes fatuos, burdos y grotescos hubiera podido escoger -seguía pensando Ana.

5.    El guión cinematográfico centraba mis mejores esperanzas, pero no podía dedicarle todo el tiempo que hubiera deseado, por aquello de „más vale pájaro en mano ...“ y

6.    el pájaro en mano eran los horrendos novelones que había que verter al castellano.

7.    En una sociedad bárbara, yo le hubiera reventado la cabeza a Hinojosa de un solo golpe de clava y me hubiera llevado a la mujer.

 


Deutsche Beispiele

 

1.    Bei einen Ja zur EU erwartet uns angeblich Schreckliches. Dann wird nämlich hemmungslos Blutschokolade importiert, unser Trinkwasser ins dürre Südspanien gepumpt, der Goldschatz der Nationalbank nach Brüssel verschleppt - und die Steuern erhöht. Mit diesen Killer-Erfindungen der EU-Gegner tut sich der Kanzler schwer. Es widerstrebt ihm, mit der gehörigen Schärfe des Wortes gegen diese Gräuelpropaganda anzugehen. Das zeigte sich auch in der TV-Pressestunden.

2.    (Wie hätte wohl Kreisky agiert?). Aber immerhin ließ Vranitzky die spitze Bemerkung Humbug fallen.

3.    Es wäre einfach unmenschlich gewesen, bei diesen Wetterverhältnissen über den Großglockner zu fahren.

4.    Ich hätte nie gedacht, dass mir so etwas passieren könnte.

 


Wer hätte es gedacht?

 

wer hätte es gedacht, dass ...?

> ¿Quién hubiera podido pronosticar que ...? /

> ¿Quién lo hubiera pensado?

 

Pero el siglo XX de la era cristiana acaba, afortunadamente, con el resquebrajamiento del canon, bien reflejado hace pocos años en el resquebrajamiento, y posterior derribo, del Muro de Berlín, aunque no menos en los otros resquebrajamientos más lentos e imperceptibles que integran la atmósfera finisecular. Las últimas guerras del Siglo de las Grandes Guerras, dispersas por cuatro continentes, están impregnadas por la violenta dinámica entre globalización y tribalización, haciendo aflorar motivaciones religiosas, espirituales o étnicas que el canon moderno había recluido en el olvido.

¿Quién hubiera podido pronosticar, cuando el mundo se leía desde el mundo libre o desde el mundo igualitario, que la última guerra europea del siglo sería tan tribal como ha sido la de Yugoslavia? ¿Quién hubiera podido pensar que el futuro está tan lleno de pasado?