DEUTSCHE ZEITFORMEN - VERWENDUNG

Tiempos verbales alemanes

El modo indicativo

© Justo Fernández López 


 

Uso de las formas verbales del indicativo

 

La denominación de los tiempos verbales debe entenderse desde un punto de vista fundamentalmente gramatical, ya que no se corresponde de forma de forma sistemática con su verdadera significación temporal. Por ejemplo, el presente se puede referir incluso al futuro. Algunos tiempos o formas verbales más que una significación temporal tienen en realidad un significado modal: er wird schon angekommen sein [ya habrá llegado].

Präsens

La lengua española conoce el uso del presente con sentido de futuro, pero este uso se da en alemán con mayor frecuencia.

El “presente histórico” se emplea para expresar hechos pasados de forma más viva: 1933 gelangt Hitler an die Macht [en 1933 accede Hitler al poder].

El presente puede tener también una función exhortativa: du bleibst da [tú te quedas ahí].

Empleos del presente de indicativo en alemán que no son posibles en español:

§    con la partícula modal wohl y con los adverbios oracionales [Satzadverbien] sicher (seguramente), vielleicht (quizá) y wahrscheinlich (probablemente), para expresar una suposición, o con el adverbio oracional hoffentlich [ojalá] para expresar un deseo que no se sabe si se va a cumplir: er ist vielleicht noch nicht fertig [quizá no esté listo todavía];

§    en muchas oraciones subordinadas que en español se construyen con el presente de subjuntivo: ich möchte, dass du mir hilfst [deseo que me ayudes].

Por otra parte, el uso del presente alemán no es posible en aquellos casos en que el presente español se utiliza en lugar del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo y del condicional o, en general, para expresar irrealidad. En estos casos, en alemán se usa obligatoriamente el Konjunktiv II: wenn ich es gewußt hätte, wäre ich nicht gekommen [si lo sé, no vengo / si lo hubiese sabido, no habría venido], er hätte mich beinahe überfahren [por poco me atropella].

Präteritum

Funciones exclusivas del Präteritum:

Se utiliza para referirse a hechos presentes o futuros de los que se ignora si han tenido lugar o si van a suceder o de los que se sabe que no van a suceder. Por ejemplo: wir wollten morgen einen Ausflug machen, aber ... [mañana queríamos ir de excursión, pero ...].

El uso del Präteritum en lugar del presente se halla restringido, en contextos distingos a los del punto anterior, a situaciones muy concretas y a unos pocos verbos: sein [ser/estar] y a los verbos modales: wie war Ihr Name? [¿cuál era su nombre?].

El Präteritum alemán puede corresponder en español a tres tiempos distintos: decía [imperfecto], dijo [pretérito perfecto simple o “indefinido”], ha dicho [pretérito perfecto compuesto]. El Plusquamperfekt no presenta problemas de traducción al español.

Perfekt

Funciones exclusivas del Perfekt:

Cuando se refiere a hechos pasados cuyo resultado se hace patente en el presente o influye en él: schau mal, es hat geschneit [mira, ha nevado].

Con adverbios como nie(mals) [nunca], oft [a menudo] y schon [ya] aparece regularmente el Pefekt: ich habe nie so etwas gesagt [yo nunca he dicho tal cosa / yo nunca dije tal cosa].

En general, el uso del Präteritum tan sólo es posible, junto al Perfekt, en aquellos casos en que en español se utiliza el pretérito imperfecto, así como en general, con los verbos sein, haben y los verbos modales: wir sahen uns nicht oft [no nos veíamos a menudo]; er wußte es schon [ya lo sabía]; ich musste ihn oft begleiten [tuve/tenía que acompañarle a menudo].

Se usa el Perfekt cuando se hace referencia a acciones que habrán concluido en el futuro. En estos casos puede utilizarse el Perfekt en lugar del Futur II si en la frase hay una indicación temporal con referencia al futuro: morgen habe ich alles erledigt [mañana lo habré arreglado todo].

Präteritum y/o Perfekt

Mientras en castellano los tiempos del pasado tienen funciones netamente gramaticales, en alemán éstas son más bien de carácter estilístico:

§     el Perfekt se suele utilizar en el diálogo, es decir,  si uno habla de sí mismo o bien de terceros, se emplea el Perfekt: wo haben Sie den Urlaub verbracht? [¿dónde pasó usted sus vacaciones?], vorige Woche hat er geheiratet [se casó la semana pasada];

§     mientras que el Präteritum se utiliza en las narraciones o en los informes, sobre todo escritos: was hast du nach dem Krieg gemacht? [¿qué hiciste después de la guerra?], nach dem Krieg arbeitete er als Kellner [después de la guerra trabajó de camarero]. Si la narración no es escrita, el hablante puede optar tanto por el Präteritum como por el Perfekt. En el sur de Alemania se ha extingido el Präteritum en la lengua hablada, por lo que se utiliza casi sistemáticamente el Perfekt;

§     pero en una información objetiva, por ejemplo en la prensa, se emplearía el Präteritum: auch in diesem Jahr verbrachte er seinen Urlaub in Tirol [este año también, ha pasado sus vacaciones en el Tirol];

§     con los verbos sein  y haben se emplea con preferencia el Präteritum, incluso en una conversación, especialmente cuando la frase es introducida por una expresión temporal: letztes Jahr war ich in Afrika [el año pasado estuve en África], gestern abend hatten wir Besuch [anoche tuvimos visita], er war sehr nett zu mir [ha sido muy simpático conmigo];

§     en la forma interrogativa se emplean indistintamente el Präteritum o el Perfekt: waren Sie schon mal in Italien? / sind Sie schon mal in Italien gewesen? [¿ha estado usted alguna vez en Italia?];

§     el Perfekt de los verbos modales no suele emplearse en el lenguaje hablado: gestern musste er nach Berlin fliegen [no: gestern hat er nach Berlin fliegen müssen];

§     a la perífrasis verbal española acabar de + infinitivo equivale en alemán el Perfekt más uno de los adverbios temporales gerade o soeben: ich habe gerade einen Brief bekommen [acabo de recibir una carta];

§     tanto el Präteritum como el Perfekt pueden corresponderse indistintamente con las formas españolas del pretérito perfecto compuesto y simple (indefinido) y del pretérito imperfecto: ich habe gestern Maria gesehen [ayer vi a María], ich habe ihn heute Morgen gesehen [le he visto esta mañana], damals bin ich noch in die Schule gegangen [por aquel entonces todavía iba a la escuela].

Resumiendo: Cuando en una conversación uno habla de sí mismo o de terceros, se emplea el Perfekt. En una información objetiva en la que no toma parte directamente el que escribe o el que habla, se emplea el Präteritum.

Plusquamperfekt

Es un tiempo que expresa una acción pasada concluida antes que otra acción también pasada que se expresa preferentemente mediante el Präteritum. Se corresponde fundamentalmente con los tiempos del sistema español que también cumple este cometido, el pretérito pluscuamperfecto [anterioridad mediata] y el pretérito anterior [anterioridad inmediata]: wir hatten schon gegessen, als er ankam [ya habíamos comido cuando llegó], nachdem er alle Dokumente sortiert hatte [una vez que hubo ordenado todos los documentos].

El Plusquamperfekt no presenta problemas de traducción al español. Al igual que en español, el Plusquamperfekt se emplea sobre todo en correlación con el Präteritum. Expresa un pasado remoto en un texto que figura ya en forma pretérica.

Futur I

Al igual que el presente (acompañado de una expresión temporal), el futuro expresa un hecho que acontecerá en el futuro. Cuando se emplea el presente para expresar un hecho futuro, se indica que la acción futura acontecerá con seguridad: nächste Woche fahre ich nach Paris [la próxima semana iré a París]. Cuando la acción futura se expresa con el Futur I, se indica más bien que se tiene la intención de hacer algo: nächste Woche werde ich nach Paris fahren [la próxima semana pienso ir a París]. Por esta razón el Futur I se emplea sobre todo en los casos en que la indicación temporal es imprecisa: am Dienstag um 9 Uhr fliegt der Bundeskanzler in die USA [el martes a las 9 el canciller federal saldrá en avión para los EE UU], der Bundeskanzler wird noch in diesem Sommer in die USA fliegen [el canciller federal irá todavía este verano a los EE UU]. En la última frase en la que figura el futuro, se expresa la intención de hacer algo, sin fijar la fecha exacta. Cabe la posibilidad de que no se realice lo propuesto.

El Futur I se emplea en alemán como el futuro imperfecto (simple) español:

§     para referirse a una acción futura: ich werde mit ihm sprechen [hablaré con él];

§     para expresar suposiciones referidas al presente (la presencia de partículas modales (wohl) o de adverbios oracionales (sicher, vermutlich) es facultativa: er wird (wohl) krank sein [estará enfermo];

§     para expresar suposiciones referidas al futuro (en este caso deben usarse las partículas modales): er wird wohl später kommen [seguramente vendrá más tarde];

§     el Futur I se puede usar como alternativa al imperativo en oraciones exhortativas directas.

Futur II

El Futur I se emplea en alemán como el futuro perfecto (compuesto) español:

§     para expresar una acción futura concluida antes que otra acción futura (el enunciado debe contener una indicación temporal con referencia la futuro): bevor sie ankommen, werden ich alles vorbereitet haben [antes de que lleguen lo habré preparado todo];

§     para expresar una suposiión referida al pasado (la presencia de la partícula modal wohl o de adverbios oracionales (sicher / vielleicht / warhscheinlich) es facultativa: er wird es schon gemacht haben [ya lo habrá hecho].

 

Uso de las formas verbales del subjuntivo

 

Konjunktiv y subjuntivo

El nombre de Konjunktiv en alemán, así como subjuntivo en español, proviene del latín ‘modus coniunctivus’ y ‘modus subiunctivus’. Las expresiones latinas son una traducción del griego ‘énklisis hypotaktiké’. Esta expresión griega significa flexión (‘énklisis’) para la subordinación, o forma que aparece en oraciones subordinadas.

En alemán, el uso del Konjunktiv es más limitado que en español, y además, de las funciones que asume en los dos idiomas, muy pocas son comunes. El Konjunktiv II alemán o la perífrasis würde + infinitivo (Konjunktiv III) es el equivalente del condicional español, forma inexistente en alemán.

Cuando emplea el Konjunktiv, el hablante describe un hecho tal como él se lo representa, o expresa un deseo, o expresa con el Konjunktiv, que el hecho de que habla no lo ha observado o constatado él mismo, sino que refiere lo que otros han dicho. Así como en español el empleo del subjuntivo en las oraciones subordinadas depende del significado del verbo de la oración principal (verbos de influencia, verbos de sentimiento, etc.) o del significado de determinadas conjunciones, en alemán el Konjunktiv expresa simplemente cómo ve el que habla un hecho. Si el hablante ve el hecho como posible, incierto o irreal, emplea el modo Konjunktiv. Así en un mismo texto o párrafo, y según la actitud del hablante, se pueden encontrar formas temporales y formas subjuntivas:

Ich habe gelesen, dass der Minister nach Berlin gefahren ist.

[el hablante no duda de la veracidad del hecho]

Ich habe gelesen, dass der Minister nach Berlin gefahren sei.

[el hablante no se identifica con la veracidad del hecho, no lo constata]

Hans schrieb, dass er morgen kommt.

[el hablante considera el hecho como seguro]

Hans schrieb, dass er morgen komme.

[el hablante ha oído que Hans ha escrito que viene, y simplemente lo refiere tal como lo oyó o leyó]

En oraciones que expresan algo no real (oraciones concesivas, desiderativas, finales, condicionales irreales) se emplea el Konjunktiv. También se emplea el Konjunktiv en oraciones exhortativas y en el discurso referido (estilo indirecto).

El subjuntivo español:

«Cada uno de los modos del verbo dispone de un conjunto de tiempos, cada uno de los cuales, a su vez, consta de seis personas (las tres de singular y las tres de plural). Pero el sentido puramente “temporal” de los tiempos no existe más que en el modo indicativo – que dispone de todos los presentes, pasados y futuros – en el imperativo – que tiene siempre una orientación al futuro más o menos inmediato.

El subjuntivo puede “hablar” de un hecho presente, pasado o futuro; pero esto no lo “indica” el mismo verbo, sino el sentido general de la frase o la situación en que se habla. [...]

Lo único que indican los tiempos del subjuntivo es la “anterioridad”, o la “no anterioridad” (esto es, simultaneidad o posterioridad), del hecho con respecto al verbo principal de la oración: Deseo que todo termine bien (posterioridad); Deseo que todo haya terminado bien (anterioridad); Deseo que todos estén bien (simultaneidad); Deseaba que todo terminara bien (posterioridad); Deseaba que todo hubiera terminado bien (anterioridad); Deseaba que todos estuvieran bien (simultaneidad). Para la “no anterioridad” se emplean el presente (termine) y el pretérito imperfecto (terminara); para la “anterioridad”, el pretérito perfecto (haya terminado), y el pretérito pluscuamperfecto (hubiera terminado).

Dentro de cada una de estas dos nociones, la elección de uno u otro tiempo está determinada normalmente por el tiempo del verbo principal de la oración: si este es un presente, el subjuntivo será presente o pretérito perfecto; si es un pretérito, el subjuntivo será pretérito imperfecto o pretérito pluscuamperfecto.

Los futuros de subjuntivo (futuro imperfecto): terminare; futuro perfecto (hubiere terminado) son un caso aparte; se emplean solo para exponer una “condición futura”: Si el plazo hubiere terminado, serán rechazados. Su uso está anticuado y únicamente aparece en el lenguaje jurídico y administrativo.»

[Seco, Manuel: Gramática esencial del español. Madrid: Espasa-Calpe, ²1989, p. 178-179]

Konjunktiv I, II y III

Las formas temporales del Konjunktiv no tienen el mismo significado temporal que las equivalentes de indicativo. En el Konjunktiv se da la oposición entre Präsens <> Perfekt y Präteritum <> Plusquamperfekt, es decir, entre “transcurso” de la acción y “conclusión” de la acción.

En alemán hay tres grupos de formas verbales para el subjuntivo:

Konjunktiv I (presente y pretérito perfecto): er komme / er sei gekommen.

Konjunktiv II (Konjunktiv Präteritum y Konjunktiv Plusquamperfekt): er käme / er wäre gekommen.

Konjunktiv III - llamado normalmente “Ersatzform des Konjunktivs” – (Konditional I y II): er würde kommen / er würde gekommen sein. Además de la forma perifrástica würde + infinitivo, existe en el habla coloquial del sur de Alemania la forma täte (en suavo: tät; en bávaro-austriaco: tat): wenn der kommen täte, das wäre was anderes!

El Konjunktiv III se puede emplear en todos los casos en que se emplea el Konjunktiv I y el Konjunktiv II, es decir, puede sustituir prácticamente a todas las otras formas del subjuntivo. Pero aparece menos en el discurso referido (estilo indirecto): sie sagte, sie habe, hätte viel gelesen; sie würde viel gelesen haben indicaría algo hipotético: wenn dies und dies der Fall gewesen wäre, dann hätte sie, dann würde sie viel gelesen haben. El Konjunktiv III es muy frecuente en la apódosis (oración principal) de una subordinada condicional.

Problemas estilísticos en el uso de Konjunktiv alemán:

El habla coloquial da preferencia al Konjunktiv II y a las formas del indicativo frente al Konjunktiv I, que para muchos hablantes suena demasiado afectado, además de que muchas de las formas del Konjunktiv I no se distinguen claramente de las del indicativo.

En casi todos los dialectos alemanes, si exceptuamos el alemánico y el bávaro-austriaco, desconocen el Konjunktiv I.

Reglas para el empleo de las tres formas del Konjunktiv:

El Konjunktiv alemán no se emplea del mismo modo que el subjuntivo español, que se utiliza en ocasiones en las que la lengua alemana opta por el indicativo. El Konjunktiv se corresponde, según los casos, con las formas españolas del subjuntivo, del condicional y del indicativo.

El Konjunktiv I y II poseen funciones propias y diferentes. En algunas ocasiones se pueden utilizar indistintamente, mientras que en otras se suele utilizar uno u otro en función de diversas circunstancias.

En todas las oraciones subordinadas que en español vienen introducidas por la conjunción que exigiendo subjuntivo, en alemán se emplea el indicativo: ich glaube nicht, dass er kommt [no creo que venga]. También en los casos siguientes: obwohl er alt ist, geht er jeden Tag schwimmen [aunque sea (es) viejo, va a nadar cada día].

Konjunktiv I

Uso exclusivo del Konjunktiv I:

En oraciones exhortativas con el sujeto impersonal man: man gebe dann etwas Salz hinzu [añádase un poco de sal]. También en expresiones impersonales con el Partizip II de verbos que pueden formar la pasiva: es sei nebenbei bemerkt, dass ... [dicho sea de paso que ...].

En enunciados con valor concesivo introducidos por wie dem auch sei [sea como fuere], así como en oraciones subordinadas introducidas por el Konjunktiv I de sein: sei es nun erlaubt oder nicht [esté permitido o no].

El Konjunktiv I se emplea con preferencia en el discurso referido o estilo indirecto, para citar opiniones o afirmaciones de terceros: er sagte, die Stadt brauche mehr Schulen [dijo que la ciudad necesitaba más escuelas].

Em el lenguaje hablado se usa indistintamente el Konjunktiv I y el II. El Konjunitiv II debe usarse siempre que las formas del Konjunktiv I coinciden con las del indicativo: ich glaubte, ich hätte schon eine Stelle (en vez de *ich glaubte, ich habe schon eine Stelle) [creía que yo tenía ya un empleo].

Konjunktiv II

El Konjunktiv II sustituye al Konjunktiv I cuando éste, como forma verbal, se puede confundir con el presente de indicativo: sie sagten, sie kommen morgen = sie sagten, sie kämen morgen.

Uso exclusivo del Konjunktiv II:

El Konjunktiv II no puede ser sustituido por el Konjunktiv I en los siguientes casos:

§        el Konjunktiv II se emplea en el estilo indirecto, siendo obligatorio su uso en los casos en que el Konjunktiv I coincide con el indicativo;

§        expresiones de irrealidad o hipotéticas introducidas por wenn y als ob;

§        expresiones desiderativas y desiderativas con verbos modales;

§        expresiones con valor condicional introducidas por wenn (si); si la condición es irreal o hipotética, se usa el Konjunktiv II tanto en la oración principal como en la subordinada, la perífrasis con würde, siempre que se juzgue preferible, se emplea generalmente en la oración principal;

§        expresiones con valor concesivo introducidas por wenn o selbst wenn [aunque];

§        en las subordinadas consecutivas, con valor final, introducidas por als dass (para que);

§        en oraciones subordinadas comitativas introducidas por ohne dass [sin que];

§        para expresar suposición mediante los verbos modales dürfen, können, müssen y sollen, casos en los que en español aparece el condicional;

§        expresiones con los verbos modales müssen y sollen para señalar lo que debería ser y no es, casos en los que en español aparece el condicional;

§        el Konjunktiv II compuesto con los adverbios fast / beinahe [casi / por poco / estuvo a punto de];

§        con los adverbios condicionales sonst y ander(e)nfalls [si no / de lo contrario], casos en los que en español se emplea el condicional simple o compuesto; cuando no se usa el condicional en español, en alemán aparece el indicativo: du musst mir helfen, sonst schaffe ich es nicht [tienes que ayudarme, si no, no lo conseguiré];

§        en expresiones con an deiner/seiner/eurer Stelle [en tu/su/vuestro lugar], casos en los que en español aparece el condicional simple o compuesto;

§        en preguntas corteses que equivalen en muchos casos a una exhortación; casos en los que en español aparece el condicional.

Uso alternativo de Konjunktiv I y II:

El uso alternativo de ambas formas sólo es posible de manera sistemática en oraciones comparativas irreales introducidas por als / als ob / als wenn / wie wenn [como si], en la lengua hablada se utiliza también würde + infinitivo: er redete, als ob er sie kenne/kennte/kennen würde [hablaba como si la conociese].

A veces, sobre todo en el lenguaje literario, también pueden aparecer estas dos formas del Konjunktiv indistintamente en lugar del indicativo en oraciones subordinadas finales introducidas por damit [para que]. En estos casos no es posible el empleo de la perífrasis würde + infinitivo: si taten es, damit er studieren könne / könnte [lo hacían para que él pudiese hacer sus estudios en la universidad]

Konjunktiv III

El Konjunktiv III (así llamado por Gauger/Cartagena: Vergleichende Grammatik, vol. 2, p. 474) sustituye als Konjunktiv II cuando éste no se diferencia del Präteritum de indicativo: das klappte ganz gut > das würde ganz gut klappen. Cuando la forma del Konjunktiv II es poco usada o suena a afectada (ver lista aquí al final): er hülfe mir sicher > er würde mir sicher helfen. En los casos en que el Konjunktiv II está claramente marcado como tal, se recomienda no usar el Konjunktiv III. Es el caso de wäre, hätte, wollte, sollte, könnte, müsste, dürfte, käme, ginge, nähme, gäbe, wüßte.

La perífrasis würde + infinitivo puede sustituir casi todas las formas del Konjunktiv II, aunque en muchos casos esta perífrasis no es muy elegante estilísticamente: er sagte, in der Schweiz würden viele Ausländer leben (en vez de: er sagte, in der Schweiz lebten viele Ausländer) [dijo que en la Suiza vivían muchos extranjeros]. No obstante, la perífrasis con würde es aquí más exacta, pues la forma lebten podría interpretarse también como Präteritum de indicativo. Otro ejemplo: wenn du morgen kommen würdest, könnten wir zusammen ins Kino gehen (en vez de: wenn du morgen kämest, könnten wir zusammen ins Kino gehen [si vinieras mañana, podríamos ir juntos al cine]. Esta última forma kämest pertenece más bien al estilo escrito o algo elevado, mientras que la forma con würde es característica del lenguaje hablado que tiende a sustituir cada vez más las formas del Konjunktiv II por la perífrasis würde + infinitivo (Konjunktiv III).

Esta forma, llamada por algunos Konjunktiv III, se emplea frecuentemente para evitar frases complicadas o de sentido ambiguo: es passierten weniger Unfälle, wenn man die Geschwindigkeit begrenzte [= la frase es ambigua] > es würden weniger Unfälle passieren, wenn man die Geschwindigkeit begrenzte [aquí el Konjunktiv se puede reconocer como tal].

En el lenguaje hablado se procura evitar, a menudo, el Konjunktiv II, como expresión de una hipótesis o irrealidad, sobre todo en oraciones simples: würden Sie das tun? (en vez de: täten Sie das?) [¿haría usted eso?].

Resumiendo: el Konjunktiv II sustituye al Konjunktiv I, el Konjunktiv III sustituye al Konjunktiv II en aquellos casos en los que la forma del modo subjuntivo no se distingue claramente de la forma verbal del modo indicativo. Prácticamente, la diferencia entre el Konjunktiv I y el Konjunktiv II no es temporal ni modal:

Sie sagt, sie lese viel zur Zeit.

Sie sagte, sie läse viel zur Zeit.

Sie sagt, sie habe in den letzten Jahren viel gelesen.

Sie sagt, sie hätte in den letzten Jahren viel gelesen.

Sie sagt, sie werde in den nächsten Jahren viel lesen.

Sie sagt, sie würde in den nächsten Jahren viel lesen.

En lo que respecta al tiempo, sólo existen en subjuntivo dos formas: Präsens y Perfekt. En el estilo indirecto, cuando se refiere al pasado, hay que emplear siempre el Perfekt:

Ich kam, ich tat es. Ich bin gekommen, ich habe es getan. Ich war gekommen, ich hatte es getan. > er sei (wäre) gekommen, er habe (hätte) es getan.

würde + infinitivo = Konjunktiv III

En el habla coloquial está muy extendido el uso de la perífrasis würde + infinitivo en sustitución del Konjunktiv.

Er erklärte, dass er nächste Woche die Prüfung mache/machte. =

Er erklärte, dass er nächste Woche die Prüfung machen würde.

En la lengua estándar se emplea la perífrasis würde + infinitivo para expresar acciones futuras o que no han comenzado todavía. En español no es posible usar el condicional tras la conjunción si.

Wenn wir heute Abend ins Kino gingen. =

Wenn wir heute Abend ins Kino gehen würden.

Si fuéramos hoy al cine.

Sie sagt, sie würde werde später kommen. /

Sie sagt, sie käme später. =

Sie sagt, sie würde später kommen.

Es wäre ärgerlich, wenn das in die Hose gehen würde.

Sería una rabia que la cosa saliera mal. /

Si la cosa saliera mal, sería una rabia.

En la lengua estándar se debe usar la perífrasis würde + infinitivo en vez del Konjunktiv II cuando cuando las formas del Konjunktiv coinciden con las del Präteritum de indicativo, cosa que ocurre con la mayoría de los verbos débiles (schwache Verben). La primera y la tercera persona del plural de algunos verbos fuertes (starke Verben) en el Konjunktiv II es idéntica a la del Präteritum de indicativo: rufen > riefen > riefen > rufen würden. En la lengua estándar se usa la perífrasis würde + infinitivo en vez del Konjunktiv II cuando las formas del Konjunktiv II suenan a anticuadas: helfen > hülfe > helfen würde.

La perífrasis würde + infinitivo se puede usar como alternativa a las formas Konjunktiv I y II, excepto casos muy concretos:

La perífrasis queda totalmente excluida en los casos que sólo admiten el uso del Konjunktiv I, así como en las oraciones finales introducidas por damit [para que].

La perífrasis würde + infinitivo aparece con gran frecuencia en la lengua hablada, en la que el uso del Konjunktiv I es prácticamente inexistente y en la que sólo se suelen usar las formas simples del Konjunktiv II de unos pocos verbos, fundamentalmente de los modales, así como de wissen [saber], haben y sein, con los que no es muy frecuente el uso de la perífrasis con würde.

En la lengua escrita, se utiliza la perífrasis con würde en lugar de las formas simples del Konjunktiv II de verbos irregulares consideradas arcaicas o propias del estilo afectado. Este es el caso de las formas que presentan vocal con diéresis en el Konjunktiv II (ä/ö/ü) y que en el Präteritum de indicativo contienen las vocales a/o/u: empfehlen > empfähle [recomendar]; fliehen > flöhe [huir]; laden > lüde [cargar].

Konditional y la perífrasis würde + infinitivo

Según Schulz/Griesbach (Grammatik der deutschen Sprache, Mümchen: Hueber, 1992, p. 53, *) «el idioma alemán no conoce ninguna forma de condicional. Las oraciones condicionales irreales se construyen con el Konjunktiv II, las oraciones condicionales reales se construyen con formas temporales: Wenn ich Zeit habe, komme ich. / Wenn ich Zeit hätte, käme ich.» Aunque muchos gramáticos rechazan la forma würde en las oraciones subordinadas condicionales introducidas por wenn, en la lengua hablada se ha impuesto su uso. Como las oraciones condicionales con wenn se construyen la mayoría de las veces con presente, se puede emplear también el Konjunktiv II aunque la forma subjuntiva no se distinga de la indicativa, pues en estas construcciones condicionales está claro el sentido subjuntivo: Ich kaufte mir den Anzug, wenn mein Vater Geld schickte.

No todas las gramáticas consideran el Konditional como un modo independiente. Se suele considerar la perífrasis würde + infinitivo como una forma no muy elegante para expresar el Konjunktiv II, excepto en los casos en que la forma del Konjunktiv II es la misma que la del Präteritum del indicativo. En el lenguaje coloquial, la perífrasis con würde ha desbancado prácticamente a las formas del Konjunktiv. Las razones son claras:

Las formas del Konjunktiv II de la mayoría de los verbos débiles no se distinguen de las formas del Präteritum de indicativo (sagen > ich sagte > ich sagte > ich würde sagen) por lo que echan mano de la perífrasis con würde (Konjunktiv III) para marcar claramente el modo.

Las formas del Konjunktiv II de los verbos fuertes, cuyo indicativo tiene una vocal e (ich lese), en el subjuntivo tienen una ä (ich läse) cuya pronunciación no se distingue claramente de la e de ich lese. Otros verbos fuertes, cuyo Konjunktiv II no tiene vocal modificada con diéresis (sie fingen) no marcan claramente el modo subjuntivo. Muchas formas del Konjunktiv II con vocal modificada, marcan claramente el subjuntivo, pero suenan afectadas y anticuadas (ver lista detallada más abajo).

El Konditional alemán se usa como el Konjunktiv II para:

§     una noticia sin verificar: Es heißt, der Präsident würde zurücktreten.

§      en el discurso referido (estilo indirecto): Er sagte, er würde erst später kommen = dijo que vendría más tarde. En alemán el estilo indirecto está marcado con el modo subjuntivo.

§      expresión de una posibilidad o deseo: ich würde jetzt auf Urlaub gehen (, wenn ich könnte) – (si pudiera) me iba (iría) ahora de vacaciones. 

§      para dar modestamente una opinión: ich würde meinen, dass – yo diría que ... 

§      expresiones de cortesía: würden Sie mir dabei helfen? - ¿me podría echar usted una mano?

Futur Konjunktiv

Se forma con el presente de subjuntivo del verbo werden + infinitivo.

Futuro de indicativo: du wirst gehen

Futuro de subjuntivo: du werdest gehen

El español tiene también un futuro de subjuntivo que ha caído en desuso o se usa solamente en textos jurídicos y expresiones fijas: si fuere necesario.

El discurso referido o estilo indirecto

Posibilidades: Modo indicativo, Konjunktiv I o II o würde + infinitivo.

En el discurso referido, el verbo de la oración dependiente requiere generalmente el Konjunktiv, mientras que en español se emplea el indicativo tanto en el estilo directo como en el indirecto (excepto cuando el discurso directo está en imperativo). En alemán no se modifica el tiempo del vebo, independientemente de si la oración principal está en presente o en pasado.

En lo que se refiere a la elección del modo en el discurso referido, hay que distinguir entre la lengua hablada y la lengua escrita:

§     en la lengua hablada predomina claramente el modo indicativo, alternando en algunos casos con el Konjunktiv II o la perífrasis con würde. Cuando se emplea el indicativo, los tiempos de la oración indirecta son los mismos que aparecen en el discurso directo;

§     cuando el verbo de la oración principal está en pasado, pueden darse dos posibilidades en cuanto al enunciado que sigue: que se mantenga el tiempo verbal del discurso directo o que se adopte el que correspondería en función del que presenta el de la oración principal, teniendo en cuenta si lo dicho posee o no validez actual: ich bin krank [estoy enfermo] > er sagte, dass er krank ist/war [dijo que estaba enfermo], ich war krank [estuve enfermo] > er sagte, dass er krank war/gewesen war [dijo que había estado enfermo];

§     si el enunciado directo se refiere a un futuro, en el discurso referido se emplea habitualmente la perífrasis con würde: ich werde es machen [lo haré] > er sagte, dass er es machen würde [dijo que lo haría];

§     a veces la lengua escrita emplea también el indicativo, pero sólo se considera aceptable si el enunciado posee forma de oración subordinada (introducida por un elemento subordinante y con el verbo al final): der Minister behauptete gestern, dass das Problem sehr leicht gelöst werden kann [el ministro afirmó ayer que el problema puede ser solucionado muy fácilmente]; en caso contrario, se considera obligatorio el uso del Konjunktiv: der Minister behauptete gestern, das Problem könne sehr leicht gelöst werden;

§     se utiliza el Konjunktiv I simple o compuesto cuando sus formas no coinciden con las del presente, perfecto, futuro de indicativo: er sagte, er sei krank [dijo que estaba enfermo];

§     cuando las formas del Konjunktiv I coinciden con las del indicativo, se emplea el Konjunktiv II: er sagte, sie haben/hätten kein Geld [dijo que no tenían dinero];

§     cuando las formas del Konjunktiv II simple coinciden con las del Präteritum del indicativo o cuando se consideran arcaicas y afectadas, se suele usar la perífrasis würde + infinitivo, excepto cuando se trata de los verbos modales sollen [deber] y wollen [querer]: er sagte, sie arbeiteten zu wenig/sie würden zu wenig arbeiten [dijo que trabajaban demasiado poco];

§     cuando el discurso directo ya presenta formas del Konjunktiv, éstas permanecen en el discurso referido, con el cambio pertinente de persona: ich wäre gekommen, wenn ihr mich eingeladen hättet [habría venido si me hubieseis invitado] > er sagte, er wäre gekommen, wenn wir ihn eingeladen hätten [dijo que habría venido si le hubiésemos invitado].

 

Uso del modo imperativo

 

Morfológicamente, la lengua alemana sólo posee una forma específica del imperativo: la segunda persona del singular. La segunda persona del plural coincide plenamente con la del presente de indicativo. La primera personal del plural así como la forma de cortesía se correspnden con las respectivas formas del Konjunktiv I que, excepto en el caso de sein, coinciden a su vez con las formas correspondientes del presente de indicativo.

Resumiendo se puede decir que, salvo por lo que respecta a la segunda persona del singular y al verbo sein, las formas del imperativo son las mismas que las del presente de indicativo.

El imperativo se usa para expresar, de foma directa, una exhortación. Al contrario de lo que sucede en español, la lengua alemana no distingue entre las exhortaciones de carácter afirmativo y las de carácter negativo. En las exhortaciones de carácter negativo, la lengua española recurre siempre al presente de subjuntivo. En alemán se usa en ambos casos el imperativo: geh mit ihm! [¡ve con él!], geh nicht allein! [¡no vayas solo!].

Como alternativa al imperativo de la primera persona del plural puede usarse el imperativo del verbo lassen con infinitivo del verbo que expres la acción a realizar. El sujeto de este último aparee siempre en forma del pronombre personal de primera persona en acusativo (uns): lass/lassst uns gehen! [¡vámonos!], lassen Sie uns ehrlich sein! [¡seamos sinceros!].

Imperativo en la exhortación indirecta:

En alemán, como en español, queda descartado el uso del imperativo en la exhortación indirecta. Pero mientras que la lengua española suele usar las formas sintéticas (presente o imperfecto de subjuntivo), la alemana opta sistemáticamente por formas perifrásticas, constituidas por los verbos modales mögen y sollen y un infinitivo en oraciones en las que es habitual la elisión de la conjunción dass [que]. El verbo modal mögen aparece siempre en Konjunktiv I o II (con preferencia por el Konjunktiv II en el plural), mientras que sollen aparece en indicativo o en Konjunktiv I o II, según los casos: Frau Schneider, Herr Schmidt sagt, Sie mögen/möchten/ sollen (bitte) in einer Stunde wiederkommen. Señora Schneider, dice el Sr. Schmidt que, por favor, vuelva dentro de una hora.

La formulación con mögen es más cortés por tener el carácter de ruego, mientras que la forma con sollen tiene más bien la idea de orden: dein Vater sagt, du sollst ihn (bitte) anrufen [tu padre ha dicho que le llames].

 

Uso de las formas infinitas

 

El verbo alemán posee tres formas infinitas o no personales: el infinitivo, el participio I y el participio II. Todas ellas se caracterizan, como las formas infinitas del español, por no poder ser conjugadas. Tienen, sin embargo, carácter verbal ya que pueden adoptar los mismos complementos que las formas conjugadas, constituyendo estructuras oracionales de infinitivo y de participio I y II.

A diferencia de las formas personales, las formas infinitas del verbo pueden declinarse: die Gefahren des Rauchens [los peligros del fumar].

Partizip I o Partizip Präsens y el “gerundio” español

El Partizip Präsens o Partizip I alemán no corresponde exactamente al “gerundio” español. Mientras que el gerundio español es una forma invariable, el Partizip I alemán puede tener función atributiva y acompañar a un sustantivo con el que concuerda en género, número y caso: das weinende Kind [el niño que está llorando], die zunehmende Verschmutzung [la progresiva contaminación].

El participio de presente latino ha desaparecido en español. Se ha conservado como formas fijas por el uso y funciona como un adejetivo: presente, ausente, delirante, incipiente, creciente, participante, palpitante, siguiente, corriente

El Partizip I alemán no se modifica cuando se emplea como complemento modal: sie verließen protestierend den Saal = protestando abandonaron la sala. En este caso coincide con el gerundio español. Así pues, el gerundio español y el Partizip I alemán coinciden solamente cuando expresan simultaneidad de una acción o gerundio modal, es decir, cuando el gerundio tiene carácter de adverbio de modo: el muchacho llega a su casa silbando = Pfeifend erreicht der Junge sein Haus. El Partizip I pfeifend y el gerundio silbando pueden aparecer en este caso en otro lugar de la oración. Otro ejemplo: encontré a tu padre escribiendo > ich traf deinen Vater schreibend an. En estos casos, el Partizip I alemán y el gerundio español son formas invariables: pfeifend, silbando, schreibend, escribiendo, frente a schreibende Frauen = mujeres escritoras.

Los participios pueden ampliarse con complementos, desempeñando así las funciones de una oración subordinada. El Partizip Präsens (Partizip I) equivale en estos casos al gerundio español:

die Schule vergessend, rannten die Kinder auf die Straße

olvidándose de la escuela, los niños salieron corriendo a la calle

in Hamburg angekommen, fuhr er zuerst zum Hafen

una vez llegado a Hamburgo, se dirigió primero al puerto

Partizip II o Partizip der Vergangenheit

Cuando el Partizip II va acompañado de un sustantivo, se declina como un adjetivo: er kann bei geschlossenem Fenster nicht schlafen [no puede dormir con la ventana cerrada].

El Partizip II no se modifica cuando se emplea como complemento modal o como predicativo de objeto o sujeto: sie kamen alle sehr müde an [llegaron todos la mar de cansados]; er hörte interessiert zu [escuchaba interesado]. Obsérvese que en español el participio del pasado en función de adjetivo o predicativo concuerda con el sujeto o el objeto en género y número.

Numerosos participios del pasado pueden utilizarse en alemán como ajetivos con el verbo sein; en este caso son invariables por su posición predicativa: die Alpen sind 100 km von München entfernt [los Alpes se encuentran a 100 km de distancia de Munich].

Compárese los dos participios en alemán:

das Ergebnis überrascht die Öffentlichkeit

el resultado sorprende a la opinión pública

das ist ein überraschendes Ergebnis

es un resultado sorprendente

das Ergebnis ist überraschend

el resultado es sorprendente

die Öffentlichkeit ist überrascht

la opinión pública está sosprendida

Gerundiv(um)

Una forma del Partizip Präsens (Partizip I) es el llamado Gerundivum o Gerundiv que se forma con el Partizip I precedido de la preposición zu seguido a veces de otro complemento:

das ist ein zu lösendes Problem

es un problema soluble / es un problema solucionable

ein schwer zu lösendes Problem

un problema difícil de solucionar

ein kaum zu lösendes Problem

un problema prácticamente insolucionable / un problema insoluble

El Gerundivum precede siempre al sustantivo y concuerda con éste en género, número y caso. Su uso es muy frecuente en la lengua escrita, pero no es usual en la lengua hablada. El Gerundivum se refiere a un hecho que se ha de realizar en el futuro, o que se puede realizar en cualquier tiempo. El Gerundivum tiene un carácter “pasivo”. Qué significado tiene en cada caso sólo se puede ver por el contexto. Por ejemplo:

eine von Passtanten zu testende Biersorte

puede significar dos cosas:

eine Biersorte, die von Passanten getestet werden soll

eine Biersorte, die von Passanten getestet werden kann

Otras veces decide la experiencia extralingüística:

ein heute kaum mehr zu lösendes Problem =

ein Problem, das heute kaum mehr gelöst werden kann

ein von Ihnen umgehend zu lösendes Problem =

ein Problem, das Sie umgehend lösen müssen