Ortografía RAE 2010

Hora y fecha

RAE: Ortografía básica de la lengua española, 2010


 

LA EXPRESIÓN DE LA HORA

Hoy dos modelos de expresión de la hora: el que divide las veinticuatro horas del día en dos periodos de doce horas (doce diurnas y doce nocturnas) y el que las numera correlativamente:

Modelo de doce horas

Emplea los números del 1 al 12 o los numerales cardinales correspondientes: una, dos, tres, etc. Si se usan cifras, para indicar el tramo del día, deben ir acompañadas de las abreviaturas a. m. (del lat. ante meridiem ‘antes del mediodía’) o p. m. (del lat. post meridiem ‘después del mediodía’). Para las doce de la mañana se recomienda la abreviatura m. (del lat. meridies ‘mediodía’): 12 m.; a la medianoche le corresponde 12 a. m.

Si la hora se escribe con palabras, se usan expresiones de la mañana (desde que sale el sol, o desde la medianoche, hasta el mediodía), de la tarde (desde el mediodía hasta que el sol se pone), de la noche (desde que anochece hasta la medianoche) o de la madrugada (desde la medianoche hasta que amanece).

Para indicar las principales fracciones horarias se utilizan las expresiones en punto, y cuarto, y media y menos cuarto. No obstante, en casi toda América se emplea la fórmula cuarto para... en lugar de menos cuarto. No es correcto sustituir la preposición para por la preposición a: *un cuarto a las ocho.

El mismo esquema se sigue para las fracciones menores expresadas en minutos: las dos y diez, las tres y veinticinco, las seis menos cinco... En el último caso, en gran parte de América se expresan los minutos seguidos de la preposición para y la indicación de la hora: veinte para las tres [= tres menos veinte].

Modelo de veinticuatro horas

Se utilizan los números del 0 al 23 (excepcionalmente también el 24), o los numerales cardinales (cero, una, dos..., doce, trece, catorce, etc.).

Este modelo se expresa con preferencia en cifras y se usa principalmente en contextos en los que se requiere especial precisión. Dado que cada hora se identifica con un número diferente, no se requieren precisiones adicionales.

La medianoche puede indicarse en este sistema tanto con el número 0 (indicando el comienzo del día) como con el número 24 (indicando el final). Así, las 24:00 h del día 31 de diciembre es exactamente la misma hora que las 00:00 h del día 1 de enero.

Uso de palabras o cifras en la escritura de la hora

Se recomienda escribir la hora utilizando bien palabras, bien cifras, sin mezclar ambas: las diez de la noche o las 22:00. La expresión combinada, las 10 de la noche, aunque no es incorrecta, se considera menos recomendable.

En textos de carácter narrativo o discursivo, la hora se escribe preferentemente con palabras, y no con cifras. Se recomienda escribir la hora con palabras cuando se añaden precisiones sobre el tramo del día: las dos de la tarde. También cuando se utilicen expresiones aproximativas: alrededor de, a eso de, en torno a, y pico...

La hora se escribe preferentemente con cifras cuando se utiliza el modelo de veinticuatro horas en contextos que requieren máxima precisión.

Para escribir correctamente la hora usando cifras, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

a) En textos normalizados, deben utilizarse los dos puntos para separar los elementos que integran la expresión horaria: 13:27. En el uso común, es también válido el empleo del punto: 13.27. Nunca debe usarse la coma en la expresión numérica de la hora: *17,30.

b) De acuerdo con el estándar internacional, deben emplearse dos dígitos para cara elemento (03:07 por las tres de la madrugada y siete minutos, 22:00 por las diez en punto de la noche). En el uso común los ceros que corresponden a las horas en punto pueden omitirse si se usa el símbolo h: El tren llega a las 22 h. Es también frecuente prescindir del primer dígito que indica la hora cuando este es un cero: a las 3:07.

c)  El uso del símbolo h (‘hora’), que es opcional en el formato completo (17:30 o 17:30 h), es conveniente si se prescinde de los dos ceros correspondientes a los minutos en la indicación de las hora en punto: a la 7 h. Como todos los símbolos, debe escribirse sin punto y separado por un espacio.

d) El símbolo h no debe utilizarse conjuntamente con las abreviaturas a. m., m. y p. m., pues dichas abreviaturas ya indican que se trata de una referencia horaria. Así, las cinco y media de la tarde se escribirá 17:30 h o 5:30 p. m.

 


 

LA EXPRESIÓN DE LA FECHA

Modelos de expresión de la fecha

a)  El modelo de orden ascendente expresa en primer lugar el día, seguido del mes y el año: 27 de junio de 2012, 27.06.2012. Es el modelo tradicional y recomendado en los países hispanohablantes.

b)  El modelo de uso habitual en los Estados Unidos de América sitúa en primer lugar el mes, seguido del día y el año: noviembre 27 de 2012, 11.27.2012. Se desaconseja su empleo en español.

c)  El modelo de orden descendente, en el que aparece en primer lugar el año, seguido del mes y el día, es el empleado en la expresión normalizada de fechas expresadas en cifras en documentos de carácter científico o técnico de circulación internacional: 2012.11.27 (por 27 de noviembre de 2012).

Uso de palabras o cifras en la escritura de la fecha

El modelo de orden descendente se escribe siempre con cifras. Los otros dos pueden expresarse enteramente con palabras, con una combinación de palabras y cifras, o solo con cifras.

Hoy solo es normal la escritura enteramente en palabras en aquellos casos en los que, por razones de seguridad, deba garantizarse la imposibilidad de alterar la fecha. Para el primer día del mes puede utilizarse tanto el ordinal primero, uso más habitual en América, como el cardinal uno, uso más habitual en España.

El sistema más extendido combina el uso de palabras y cifras: el día y el año se escriben con números arábigos, mientras que el mes se indica con su nombres, escrito siempre con inicial minúscula. Cada uno de los elementos se separan utilizando la preposición de: Murió el 13 de enero de 2011.

Las fechas pueden escribirse utilizando únicamente cifras, separando día, mes y año con guiones, barras o puntos, y sin dejar espacios en blanco: 7-7-2011; 7/7/2011; 7.7.2011. El año puede expresarse solo con los dos últimos dígitos: 27.7.68. El mes, por su parte, puede escribirse en números arábigos o en romanos, aunque esta segunda opción (20-VI-2011) es hoy poco frecuente.

Salvo que sea necesario por razones de seguridad, se recomienda no anteponer un cero a la cifra del día o el mes cuando es inferior a diez; así, en usos comunes es preferible escribir 5.7.99, 2-9-1940 que 05.07.99, 02-09-1940.

 


 

OTRAS EXPRESIONES CRONOLÓGICAS

La expresión de los siglos

Los siglos se escriben siempre con números romanos (al contrario que en alemán): siglo XX (alemán 20. Jahrhundert).

Cuando es necesario especificar si el siglo indicado es anterior o posterior al nacimiento de Jesucristo, se utilizan las abreviaturas convencionales a. de. J. C., a. de C., a. J. C. o a. C. (‘antes de [Jesu]Cristo’), a. n. e. (‘antes de la era común’) y de. de J. C., d. de C., d. J. C. o d. C. (‘después de [Jesu]Cristo’), n. e. (‘de nuestra era’), e. c. (‘de la era común’).

La expresión de las décadas

Los periodos de diez años referidos a cada una de las décadas de que se compone un siglo, se expresan preferentemente utilizando los numerales cardinales que designan cada decena, siempre en singular: los años veinte, la década de los treinta, los ochenta, pero no *los ochentas. Aunque es preferible emplear numerales, es también admisible el uso de cifras: la década de los 50, los años 20.

Son incorrectas fórmulas como *los 30s o *los 30’s, copiadas del inglés.

La expresión de los años

Salvo en monumentos o placas conmemorativas, los años se escriben siempre con números arábicos: año 977, 1968, 2013.

La mención de un año puede hacerse también escribiendo solo sus dos últimas cifras, siempre que esté claro a qué siglo pertenece: Estuve en París en el 68 [año de la revolución estudiantil en el siglo XX].

En español no es correcto escribir un apóstrofo para indicar la supresión de los dos primeros dígitos de un año: *Barcelona ’92 por Barcelona 92.

Cuando sea necesario precisar si el año es anterior o posterior al nacimiento de Cristo, se utilizarán las abreviaturas convencionales: 211 a. C., 123 d. C., 45 a. n. e.

No se considera adecuado expresar los años anteriores al nacimiento de Cristo anteponiendo un signo menos a la cifra del año: *En –202 Escipión derrotó a Aníbal.