Ortografía RAE 2010

Paréntesis - Raya - Comillas

RAE: Ortografía básica de la lengua española, 2010


 

LOS PARÉNTESIS

Los paréntesis, cuya forma es (), se usan para insertar en un enunciado una información aclaratoria. La secuencia enmarcada por los paréntesis no se inicia con mayúscula, salvo que el signo de apertura vaya precedido por un punto o un signo de cierre de interrogación o exclamación:

No, no (hablaba muy alto), no tienes razón.

¿Qué puedo hacer yo? (Es importante que te hagas esa pregunta).

PARA AISLAR INCISOS Y OTROS ELEMENTOS INTERCALADOS

Aunque también las cosa se utilizan para encerrar incisos, el uso del paréntesis implica mayor grado de aislamiento. Los incisos entre paréntesis son frecuentemente oraciones con sentido pleno:

Alguien, y no quiero señalar, ha hecho trampa.

Alguien (y no quiero señalar) ha hecho trampa.

También se usan para intercalar algún dato o precisión, como fechas, lugares, desarrollos de siglas, el nombre de un autor, etc.:

El año en que nació (1616) es el mismo en que murió Cervantes.

Toda su familia nació en Guadalajara (México).

«Más obran quintaesencias que fárragos» (Gracián).

PARÉNTESIS EN OBRAS TEATRALES

En las obras teatrales, los paréntesis encierran las acotaciones del autor (escritas en cursiva) o los apartes de los personajes:

RAMIRO. (Con voz enojada). ¿¡Quién es a estas horas!?

USOS AUXILIARES DE LOS PARÉNTESIS

Para introducir opciones en un texto:

En el documento se indicará(n) el (los) día(s) en que haya tenido lugar la baja.

Para desarrollar las abreviaturas o reconstruir las palabras incompletas del original: Imp(eratori). Aunque en estos casos se recomienda usar con preferencia los corchetes:

Acabose de imprimir el A[nno] D[omini] de 1537.

En la reproducción de citas textuales, para indicar que se omite un fragmento del original. Con esta función es más recomendable el uso de corchetes:

El autor se refería a Madrid en este famoso párrafo: «Hay ciudades (...) que no tienen catedral».

El autor se refería a Madrid en este famoso párrafo: «Hay ciudades [...] que no tienen catedral».

Para escribir las letras o números de clasificación o enumeración. Más frecuente es usar en estos casos solo el paréntesis de cierre. El elemento separador también puede ser un punto:

Los libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:

(a) en los estantes;

(b) en los armario.

Los libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:

a) en los estantes;

b) en los armarios.

Los libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:

a. en los estantes;

b. en los armarios.

CONCURRENCIA DE LOS PARÉNTESIS CON OTROS SIGNOS

El punto, la coma, el punto y coma y los dos puntos se escriben siempre después del paréntesis de cierre. El punto se coloca siempre detrás del paréntesis de cierre, incluso cuando el texto abarca todo el enunciado:

Se llama Miguel Sánchez (si no recuerdo mal).

Si coinciden tras una palabra dos o más signos dobles, se cerrará primero el que se haya abierto en último lugar:

«No estoy seguro de esto (¿por qué habría de estarlo?)», señaló.

Si los puntos suspensivos o el cierre de interrogación o exclamación preceden al paréntesis de cierre, el enunciado debe cerrarse con punto:

No ha parado de lamentarse desde que ha llegado (si lo llego a saber...).

Para curar el resfriado, se recomienda tomar bebidas calientes (¡nunca alcohol!).

Si la secuencia escrita entre paréntesis es interrogativa o exclamativa, los signos de interrogación o de exclamación deben colocarse dentro de los paréntesis:

Su facilidad para los idiomas (¡habla con fluidez siete lenguas!) le ha abierto muchas puertas.

Cuando la secuencia interrogativa o exclamativa constituye una unidad mayor que la encerrada entre paréntesis, los signos correspondientes se escriben fuera de los paréntesis. La misma regla se aplica a los puntos suspensivos:

¡En qué año se fundó la ONU (Organización de las Naciones Unidas)?

Conté lentamente (uno, dos, tres...) y me di la vuelta.

 

LOS CORCHETES

Los corchetes [] se utilizan de forma análoga a los paréntesis que incorporan información complementaria.

CORCHETES PARA AISLAR COMENTARIOS Y OTROS ELEMENTOS INTECALADOS

Cuando se cita un texto entre comillas, se emplean los corchetes para intercalar comentarios de quien está reproduciendo la cita:

Empezó a exagerar sus andanzas: «Nací en un pueblecito, pero he recorrido medio mundo [en realidad, no ha salido de Europa]. La preparación del viaje me apasiona tanto como el viaje mismo».

Cuando la información aclaratoria no implica cambio de autoría, se usan con este mismo fin los paréntesis:

El testigo afirmó: «Vi que los soldados lo maniataron (serían las ocho o las nueve) y lo metieron a la fuerza en un camión».

Se usan los corchetes cuando dentro de un enunciado que va entre paréntesis es preciso introducir una nota aclaratoria:

Alguna de las últimas novelas que publicó Galdós (por ejemplo El caballero encantado [1909] tuvo muy malas críticas en su época.

USOS AUXILIARES DE LOS CORCHETES

En libros de poesía se coloca un corchete de apertura delante de las últimas palabras de un verso que no se ha transcrito entero en una sola línea y termina, alineado, a la derecha, en el renglón siguiente.

En las transcripciones de textos, se emplean corchetes para marcar cualquier interpolación en el texto original:

Subió la cue[s]ta con dificultad [en el original cuenta].

Acabose de imprimir el A[nno] D[omini] de 1537.

En obras de carácter lingüístico, los corchetes encierran las transcripciones fonéticas: [eŋ’klaβe], de la voz enclave. Para las transcripciones fonológicas se usan las barras: /en’klabe/.

Se usan tres puntos entre corchetes para indicar, en la transcripción de un texto, que se ha omitido un fragmento original:

En Tiempo de silencio, Martín Santos se refería a Madrid en este famoso párrafo: «Hay ciudades [...] que no tienen catedral».

CONCURRENCIA DE LOS CORCHETE CON OTROS SIGNOS

Cuando los corchetes concurren con otros signos de puntuación, deben aplicarse las pautas señaladas para los paréntesis.

 


LA RAYA

La raya (―) se representa por un trazo horizontal de mayor longitud que el guion y que el signo matemático menos, con los que no debe confundirse:

La raya (—) es cuatro veces más larga que el guion (-) y dos veces más larga el signo menos (–).

 

nombre

guion

menos

raya

signo

-

escritura en Word

tecla -

ALT+0150

ALT+0151

longitud

4 veces menos que la raya

2 veces menos que la raya

4 veces más que el guion

 

Puede emplearse como signo ortográfico simple o doble. Las rayas dobles se usan para encerrar unidades lingüísticas que introducen información complementaria o accesoria en el enunciado principal.

La escritura de mayúscula o minúscula inicial en la secuencia que sigue a una raya depende de la función que esta desempeñe y de los contextos en los que aparezca.

RAYAS PARA AISLAR INCISOS

Se encierran entre rayas los incisos, aunque también pueden utilizarse las comas y los paréntesis. Suponen un aislamiento mayor que entre comas, pero menor que entre paréntesis:

Para él la fidelidad —cualidad que valora por encima de cualquier otra— era algo sagrado.

Deben usarse las rayas para introducir una nueva aclaración en un texto ya encerrado entre paréntesis:

Para más información sobre este tema (la bibliografía existente incluso en españoles bastante extensa), deberá acudir a otras fuentes.

Se han de usar los paréntesis para intercalar alguna precisión en un inciso escrito entre rayas:

Venezuela primer lugar de tierra firme avistado por Colón en su tercer viaje a América (1498) tenía entonces unos 300.000 habitantes.

No debe suprimirse la raya de cierre de inciso aunque vaya seguida de otro signo de puntuación o el inciso ocupe el final del enunciado:

Esperaba a Emilioun gran amigo, que al final no vino.

Se publicaron varias obras del autos todas de su primera época—.

PARA ENMARCAR COMENTARIOS DE UN NARRADOR O TRANSCRIPTOR

Se usan las rayas para enmarcar, en medio de una cita textual entrecomillada, las aclaraciones del transcriptor sobre la autoría de las palabras que se citan:

«Es imprescindible señaló el ministro reforzar los sistemas de control sanitario en las fronteras».

Pero se usa la coma cuando la aclaración aparece en posición final, fuera del texto entrecomillado:

«Es imprescindible reforzar los sistemas de control sanitario en las fronteras», señaló el ministro.

En los textos narrativos, las rayas introducen o enmarcan comentarios del narrador a las intervenciones de los personajes. Hay que observar:

a) No se escribe raya de cierre si tras el comentario del narrador no sigue hablando el personaje: —Espero que todo salga biendijo Azucena con gesto ilusionado. A la mañana siguiente, Azucena se levantó nerviosa.

b) Se conservan las dos rayas cuando la intervención del personaje continúa: —Lo principal es sentirse vivaañadió Pilar. Afortunada o desafortunada, pero viva.

c) Cuando contiene un verbo de lengua (decir, añadir, asegurar, preguntar, contestar, exclamar, etc.), el comentario del narrador se inicia con minúscula: —¡Qué le vamos a hacer! exclamó resignada doña Potro.

d) El punto, la coma, el punto y coma y los dos puntos se escriben siempre inmediatamente detrás de la raya de cierre: —No te creo afirmó—. Ya no puedo confiar en ti.

e) Cuando el comentario del narrador no contiene un verbo de lengua, las palabras del personaje se cierran con punto y el inciso del narrador se inicia con mayúscula: —No se moleste. Cerró la puerta y salió de mala gana.

f)  Si tras el comentario del narrador continúa el parlamento del personaje, es necesario colocar la raya de cierre tras la intervención del narrador y escribir después un punto: —¿Puedo irme ya? Se puso en pie con gesto decidido—. No hace falta que me acompañe. Conozco el camino.

g) Cuando el comentario del narrador se intercala en mitad de un enunciado, el texto del inciso se inicia con minúscula: —¡Esto que has hechome miró con gesto descompuestoes una auténtica locura.

USOS DE LA RAYA COMO SIGNO SIMPLE

En textos narrativos, las intervenciones de cada uno de los personajes se escriben en líneas distintas. En la reproducción de un diálogo, la raya precede a la intervención del interlocutor. No debe dejarse espacio de separación entre la raya y el comienzo del enunciado:

¿Cuándo volverás a trabajar en una película?

Cuando me ofrezcan un guion que merezca la pena.


LAS COMILLAS

Las comillas enmarcan palabras que corresponden a alguien distinto del emisor del mensaje.

 

Clases de comillas

angulares: latinas o españolas

inglesas

simples

«»

“ ”

‘’

 

En los textos impresos se recomienda usar en primera instancia las comillas angulares, reservando los otros tipos para entrecomillar partes de un texto ya entrecomillado. Las comillas simples se emplearán en último lugar.

COMILLAS EN CITAS

Las comillas se utilizan para enmarcar citas textuales (también las que se reproducen dentro de un enunciado en estilo indirecto, siempre y cuando no se incumpla alguna regla impuesta por dicho estilo, como la correlación de tiempos o los cambios de pronombres y adverbios).

Si el texto reproducido consta de varios párrafos, era costumbre colocar comillas de cierre al comienzo de cada párrafo, salvo en el primero que se inicia con comillas de apertura.

Hoy es normal reproducir la cita con sangrado respecto del texto y en un cuerpo menor o en cursiva. En este caso no son necesarias las comillas.

COMILLAS EN LA REPRODUCCIÓN DE PENSAMIENTOS

En las obras de carácter narrativo, se entrecomillan los textos que reproducen de forma directa los pensamientos de los personajes. Cuando estos pensamientos ocupan varios párrafos, se colocan comillas de cierre al comienzo de cada párrafo (salvo en el primero).

OTROS USOS DE LAS COMILLAS

Para indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar o procede de otra lengua.

Los términos o expresiones que se mencionan en un texto manuscrito para decir algo de ellos.

En obras lingüísticas se utilizan las comillas simples para enmarcar los significados.

El título de un artículo, un reportaje, un cuento, un poema, el capítulo de un libro se entrecomillan. Los títulos de libros, revistas y periódicos se citan en cursiva o en redonda (si el texto base va en cursiva).

CONCURRENCIA DE LAS COMILLAS CON OTROS SIGNOS

Los delimitadores principales (punto, coma, punto y coma, y dos puntos) se escriben siempre después de las comillas de cierre:

Sus palabras fueron: «No lo haré»; pero al final nos ayudó.

Según los estatutos, «cualquier miembro de la corporación puede ser elegido presidente». La realidad parece contradecir este principio.

El punto debe colocarse siempre tras el paréntesis, la raya, el corchete o las comillas de cierre.

No debe escribirse un punto de cierre de enunciado delante de un signo de cierre de comillas, paréntesis, corchetes o rayas.

No se escribe punto tras los signos de cierre de interrogación y exclamación, ni tras los puntos suspensivos.

El punto de las abreviaturas no debe suprimirse cuando aparece seguido de algún otro signo de puntuación. Así, si tras una abreviatura hay puntos suspensivos, se escriben cuatro puntos. Pero si el punto abreviativo coincide con el final de un enunciado, como en el caso de etc., se escribe un solo punto, y no dos: Allí venden ropa, discos, libros, etc.

Cuando una abreviatura con letras voladas va situada al final de un enunciado, no debe omitirse su punto abreviativo, pues no ocupa la última posición: Avenida de Mayo, n.° 15, 1.°.

La escritura de punto es obligatoria cuando después del cierre de interrogación o exclamación, o tras los puntos suspensivos, aparece un paréntesis, una raya, un corchete o unas comillas de cierre:

«Se fue dando un portazo. (Creo que se iba enfadado).»