Ortografía RAE 2010

Puntos suspensivos

RAE: Ortografía básica de la lengua española, 2010


 

Los puntos suspensivos (...) señalan una suspensión o una omisión en el discurso. Cuando cierran el enunciado, la palabra siguiente se escribe con mayúscula inicial. Si el enunciado continúa tras ellos, la palabra siguiente se inicia con minúscula:

Si no aceptaran la oferta... Pero no pensemos en esa posibilidad.

Estoy pensando que... quizás fuera mejor cambiar de trabajo.

Suspensión del discurso con fines expresivos

Los puntos suspensivos indican vacilación y se emplean para hacer una pausa transitoria en el discurso:

Es un telegrama para ti... Espero que no sea nada malo.

Se emplean para crear expectación:

Anda que si yo te contara...

Demoran enfáticamente el enunciado sin indicar omisión:

Ser... o no ser... Esa es la cuestión.

Omisión de parte del texto

Los puntos suspensivos se emplean para indicar que se omiten palabras del texto, bien por ser innecesarias, bien porque resultan conocidas para el lector.

Interrupción del discurso cuyo final se da por conocido por el interlocutor, especialmente frecuente cuando se reproduce un refrán:

Y al final... Bueno, ya te puedes imaginar cómo acabó la cosa.

Ya se saque que el que a buen árbol se arrima...

Para evitar repetir la cita completa del título largo de una obra ya mencionada:

El ingenioso hidalgo...

Para insinuar expresiones o palabras malsonantes sin reproducirlas. A veces se colocan tras la letra inicial de la palabra que se insinúa:

¡Será hijo de...!

Mira, vete a la m...

Al final de una enumeración abierta o incompleta, tiene el valor de la palabra etcétera. Debe evitarse poner puntos suspensivos después de etcétera:

Me gusta ver la tele, oír música, leer, pasear...

*Me gusta ver la tele, oír música, leer, pasear, etcétera...

Para suspender una palabra o un fragmento en medio de una cita textual, se emplean los puntos suspensivos entre corchetes [...] o, menos frecuentemente, entre paréntesis (...):

Fui don Quijote de la Mancha y soy agora [...] Alonso Quijano el Bueno.

Para indicar que el enunciado continúa más allá de la última palabra reproducida, pueden escribirse puntos suspensivos tras la última palabra de la cita, sin paréntesis ni corchetes y sin blanco de separación:

El alcalde pidió «... la colaboración de los ciudadanos para llevar adelante la propuesta...» y siguió exponiendo sus planes.

Concurrencia de los puntos suspensivos con otros signos

Los puntos suspensivos son incompatibles con el punto; por tanto, cuando aparecen al final del enunciado, no debe añadirse un punto de cierre tras ellos.

Si los puntos van detrás de una abreviatura, se suma a ellos el punto que la cierra, de modo que se escribirán cuatro puntos en total:

Se escriben con tilde algunas abreviaturas como pág., cód., admón....

La coma, el punto y coma y los dos puntos se posponen a los puntos suspensivos sin dejar especio de separación:

Cuando decidas los colores, las telas..., te haré el presupuesto.

Una cosa no quedó clara...: ¿desde cuándo se aplicará esa medida?

Los puntos suspensivos preceden a la raya, el paréntesis o las comillas de cierre si lo que se omite forma parte del discurso enmarcado por esos signos:

Ya lo dijo Arquímedes: «Dadme un punto de apoyo...»

Si el texto elidido forma parte del discurso principal, los puntos suspensivos se escriben tras los signos de cierre.

Cuando concurren con los signos de interrogación o exclamación, preceden a los signos de cierre si el enunciado interrogativo o exclamativo está incompleto:

¡Si te dije que...!

Si el enunciado interrogativo o exclamativo está incompleto, los puntos suspensivos se escriben detrás y sin especio de separación:

¿Me habrá traído los libros?... Vas a ver que no.

Se puede dar el caso en que se junten el punto de una abreviatura, los puntos suspensivos y el signo de cierre de interrogación o exclamación:

¿De verdad estuviste en Cuba, Puerto Rico y EE.UU....?