ADVERB und POSSESSIVPRONOMEN

El adverbio y el pronombre posesivo

© Justo Fernández López


 

 Adverbio + pronombre posesivo

 

Los diccionarios de dudas, los libros de estilo, en su afán normativo y valorativo del uso de la lengua, coinciden todos en la descalificación de estas construcciones como „rechazadas en el uso normal“.

Las gramáticas, incluido el Esbozo de la RAE, se limitan a consignar el uso como frecuente en Hispanoamérica y documentado también en España en las hablas populares de algunas regiones y algún que otro escritor.

Sin embargo, el su actual Diccionario dedudas / Avance, la RAE, establece claramente la norma culta en cuanto a los adverbios atrás, delante, detrás, encima, debajo, abajo, enfrente, adentro, dentro, cerca + posesivo: «Se recomienda evitar estas construcciones en el habla esmerada» / «En la lengua culta debe evitarse el empleo de estos adverbios con posesivos». Sin embargo, según la RAE, es legítimo el uso de alrededor + posesivo y en torno + posesivo, por tratarse de adverbios formados con sustantivos:

Debe evitarse el uso de las siguientes construcciones:

atrás

«En el español de América, en registros coloquiales o populares, no es infrecuente que atrás vaya seguido de un complemento con de: *«Me besó atrás de la oreja» (Alatriste Vivir [Méx. 1985]); *«De pronto descubro un hilo líquido que se desliza por el plano inclinado del piso, desde la banca que está atrás de mí» (Araya Luna [Chile 1982]). Pero, en general, es uso rechazado por los hablantes cultos y se recomienda evitarlo en el habla esmerada; en esos casos debe emplearse detrás.

Es inadmisible el uso de este adverbio acompañado de posesivos: *atrás mío, *atrás suyo, etc. (debe decirse detrás de mí, detrás de él, etc.).»

delante

«En la lengua culta debe evitarse el uso de este adverbio con posesivos: *delante mío, *delante suyo, etc. En su lugar han de emplearse los pronombres tónicos correspondientes, precedidos de la preposición de: delante de mí, delante de él. En el habla popular de la zona andina (Perú, Bolivia y Ecuador) se usa incluso con posesivos antepuestos, en construcciones precedidas de la preposición en (más raramente por): *Riñó al niño en mi delante. Se recomienda evitar esta construcción en el habla esmerada.»

detrás

«En la lengua culta debe evitarse el uso de este adverbio con posesivos: *detrás mío, *detrás suya, etc. En su lugar deben emplearse los pronombres tónicos correspondientes, precedidos de la preposición de: detrás de mí, detrás de él. En el habla popular de la zona andina (Perú, Bolivia y Ecuador) se usa incluso con posesivos antepuestos, en construcciones precedidas de la preposición en (más raramente por): *Se colocó en su detrás. Se recomienda evitar esta construcción en el habla esmerada.»

encima

«En la lengua culta debe evitarse el empleo de este adverbio con posesivos: *encima mío, *encima suyo, etc. En su lugar deben emplearse los pronombres tónicos correspondientes precedidos de la preposición de: encima de mí, encima de él.»

debajo

«Debe evitarse en el habla culta el empleo de este adverbio con posesivos: *debajo mío, *debajo suyo, etc. En su lugar deben emplearse los pronombres tónicos correspondientes precedidos de la preposición de: debajo de mí, debajo de él.»

abajo

«Es inadmisible el empleo de este adverbio acompañado de posesivos: *abajo mío, *abajo suyo, etc. (debe decirse debajo de mí, debajo de él, etc.).»

enfrente

«Adverbio de lugar que significa ‘a o en la parte opuesta’. Puede usarse con verbos de movimiento o de estado: «Llévelos enfrente con los demás» (Campos Carne [Méx. 1982]); «Ha de abandonar su celda corriendo [...], por el corredor que hay enfrente de su puerta» (Sastre Análisis [Esp. 1979]). Frecuentemente se construye con un complemento con de que expresa el término de referencia. Es también válido el uso de la locución adverbial en frente, escrita en dos palabras: «Darío se para en frente de ella» (Santiago Sueño [P. Rico 1996]); pero hoy es mayoritario y preferible el empleo de la grafía simple enfrente. En amplias zonas de América, se usa también, con este sentido, la locución al frente.

En la lengua culta debe evitarse el empleo de este adverbio con posesivos: *enfrente mío, *enfrente suyo, etc. En su lugar han de emplearse los pronombres tónicos correspondientes precedidos de la preposición de: enfrente de mí, enfrente de él, etc. »

adentro

«Es inadmisible el empleo de este adverbio acompañado de posesivos: *adentro mío, *adentro suyo, etc. (lo correcto es dentro de mí, dentro de él, etc.).»

dentro

«En la lengua culta debe evitarse el empleo de este adverbio con posesivos: *dentro mío, *dentro suyo, etc. En su lugar deben emplearse los pronombres tónicos correspondientes, precedidos de la preposición de: dentro de mí, dentro de él.»

cerca

«En la lengua culta debe evitarse el empleo de este adverbio acompañado de posesivos: *cerca mío, *cerca suyo, etc. (debe decirse cerca de mí, cerca de él, etc.).»

Es legítimo el uso de las siguientes construcciones:

aldededor

«Es legítimo el uso del adverbio seguido de los posesivos plenos mío, tuyo, suyo, etc.: «Mira mi padre alrededor suyo» (Fuentes Cristóbal [Méx. 1987]); «Siento una ola de temor alrededor mío» (Pinto Despertar [C. Rica 1994]). Se justifica este uso porque el adverbio alrededor está formado por la contracción al seguida del sustantivo rededor ‘contorno’: «Se trata de ir bordando todo el rededor» (Tudela Costura [Méx. 1988]).»

en torno

«Puede ir seguida o, menos frecuentemente, precedida de un posesivo: «Miró en torno suyo para asegurarse de que no le faltaba saludar a nadie conocido» (GaMárquez Amor [Col. 1985]); «La dama se inclinó y miró lentamente en su torno» (Andahazi Piadosas [Arg. 1999]).»

 

Citas de las gramáticas de español para alemanes

 

«Die Possessivpronomen werden verwendet:

Nach einigen Präpositionen, die ein Ergänzung mit de verlangen:

alrededor suyo

um ihn herum

a pesar tuyo

trotz dir

en contra mía

gegen mich

la reina y yo tendremos la oportunidad de felicitar al gobernador, y a través suyo todo el pueblo de Puerto Rico.

so werden die Königin und ich die Gelegenheit haben, den Gouverneur zu beglückwünschen, und über ihn das ganze Volk von Puerto Rico.»

[Reumuth, W. / Winkelmann, O.: Praktische Grammatik der spanischen Sprache. Rainweg: Egert, 1991, § 47]

·

«Die Possessivpronomen können in Kombination mit Ortsadverbien vorkommen: delante mío, delante tuyo, delante suyo ... ‘vor mir, vor dir, vor ihm’; en torno mío, en torno suyo ... ‘um mich herum, um dich herum’; detrás mío, detrás tuyo ... ‘hinter mir, hinter dir’; encima mío ... ‘über mir, auf mich’ u. dgl.

Dem Esbozo zufolge sind diese Konstruktionen in Lateinamerika häufig, in Spanien dagegen ausschließlich in der literarischen Sprache zu finden. Zahlreiche bei Autoren der Gegenwart gefundene Beispiele widersprechen allerdings dem zweiten Teil dieser Aussage

Sentí una presencia, detrás mío.  

Ich spürte, daß hinter mir jemand war.

Guárdame dentro tuyo.  

Halt mich in die geborgen.

Estaba justamente detrás suyo.

Er stand unmittelbar hinter ihm.

María sólo había sentido repugnancia por esas bestias que temblaban encima suyo como atacadas del mal de San Vito.

Maria hatte nur Abscheu empfunden für diese Bestien, die auf ihr lagen und zitterten, als ob sie vom Veitstanz heimgesucht wären.

C. Kany merkt an, dass in solchen Konstruktionen gelegentlich auch eine weibliche Form des Possessivpronomens vorkommt [nach einem Wort, das auf -a ausgeht, oder wenn sich das Possessivpronomen auf eine weibliche Person bezieht (encima mía, delante suya)] und dass man in einigen lateinamerikanischen Ländern als (häufigere) Variante von delante suyo findet: en (oder: por) su delante („vor ihr“, „vor Ihnen“).»

[Bruyne, Jacques de: Spanische Grammatik. Tübingen: Niemeyer, 1993, § 394]

 

Citas de fuentes españolas

 

«En Hispanoamérica está ampliamente documentado el uso de las formas plenas [del pronombre posesivo] precedidas de adverbios o locuciones de lugar:

Sacando coraje en las risas que oía detrás mío, no me movía un ápice.

Encima nuestro, el cielo estrellado parecía un ojo inmenso.

¿Y qué? ¿Te vas a desnudar delante mío?

En España son muy raros los ejemplos literarios, pero la construcción se usa en las hablas populares de algunas regiones:

Atrás mío, atrás tuyo. (E. Arriaga)

Tendío yo der to y er toro tendío de to ensima mía. (Muñoz Seca)»

[RAE: Esbozo (1973, § 3.10.11d)]

·

«delante: Su uso seguido de un adjetivo posesivo es incorrecto: Hay sitio libre delante {*mío >de mí}». [Diccionario de uso del español actual, Madrid: SM, 1997]

·

„No se admite en la lengua normal la construcción delante + adjetivo posesivo (delante mío, delante suyo), aunque aparezcan ejemplos de ella en Unamuno, Agustí y otros escritores: „El sinfín de trastos inútiles que era todo cuanto podía ver delante suyo“. En algunos países americanos, como Perú, Bolivia y Ecuador, se oyen las formas en su delante, por su delante, igualmente rechazadas en el uso normal.“

[Seco, Manuel: Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe, 1998, p. 139]

„No se admite como normal la construcción detrás + adjetivo posesivo: „Quien las pronunció [las palabras] tiene detrás suyo un pasado“ (J. Tusell, Abc, 3.8.1978, 3); „Dejamos detrás nuestras los dos tercios del puerto“ (Campión, Narraciones, 20). [l. cit., p. 147]

·

„Es cada vez más frecuente el empleo de formas posesivas allí donde lo correcto es el pronombre personal tónico correspondiente precedido de la preposición de. Un posesivo nunca puede ser determinante o adyacente de ningún adverbio o locución adverbial. Siempre lo es de un sustantivo. Por tanto, son incorrectas las secuencias siguientes:

*detrás nuestro (suyo, mío, vuestro, tuyo)

(correcto: detrás de nosotros, de él-ella-ellos-ellas, de mí, de vosotros, de ti)

*delante nuestro (suyo, mío, vuestro, tuyo)

(correcto: como en el caso anterior)

*enfrente nuestro (suyo, mío, vuestro, tuyo)

(correcto: como en el primer ejemplo)

*encima nuestro (suyo, mío, vuestro, suyo)

(correcto: como en el primer ejemplo)

*debajo nuestro (suyo, mío, vuestro, suyo)

(correcto: como en el primer ejemplo)

*cerca nuestro (suyo, mío, vuestro, suyo)

(correcto: como en el primer ejemplo)

Estas formas incorrectas pueden haberse contagiado de las correctas al lado nuestro, a nuestro lado; de parte nuestra, de nuestra parte (de parte de nosotros).

En algunos casos es dudosa la incorrección, sobre todo con las palabras contra y través.

De todas formas, son preferibles las secuencias:

en contra de nosotros (de mí, de ti, de vosotros, de él-ella-ellos-ellas)

a través de nosotros (de mí, de ti, de vosotros, de él-ella-ellos-ellas)

a estas otras:

en contra nuestra (mía, tuya, vuestra, suya)

en nuestra contra (mi, tu, vuestra, su)

a través de nuestro (mío, tuyo, vuestro, suyo)

a nuestro través (mi, tu, vuestro, su)

Por otro lado deben evitarse faltas de concordancia como las habidas en las siguientes frases:

*Nos salimos con la suya (correcto: ... con la nuestra)

*Me ha costado lo suyo (correcto: ... lo mío)

*Nosotros, a su vez, no quisimos contestar (correcto: nosotros, por nuestra parte, no ...)

Sí son correctas las secuencias siguientes: Se salió (-eron) con la suya; Le(s) costó lo suyo; pues no se conculca la concordancia.

Conviene evitar el uso del adjetivo mismo con valor pronominal cuando se usa por el determinante posesivo su, sus.

*Cercaron la casa y desalojaron a los ocupantes de la misma (correcto: ... a sus ocupantes).

*Fueron encarcelados, María y los hijos de la misma (correcto: ... y sus hijos).“

[Gómez Torrego, L.: Manual de español correcto. 2 vols. Madrid: Arco / Libros, 1991, vol. II, pp. 42-43]

·

«No ya de la plebe, sino del puro lumpen lingüístico ha salido el hoy triunfal delante mío o detrás suyo. Era como un polvo añejo pero quieto en los recovecos del idioma, sobre el que han soplado los medios de difusión. Hoy sale por los receptores en densas nubes, y pica en los oídos. Obviamente, los pronombres mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro, con sus femeninos y plurales, son posesivos. Señalan que algo pertenece a la persona gramatical, y sólo entonces sustituyen a de mí, de ti, de él... La agreste flor consiste en emplear tales formas como meros indicadores personales sin valor posesivo, complementando a adverbios de lugar: «cuando alguien va delante mío»..., en vez de «delante de mí», decía el motorista Sito Pons a raíz de su segunda gesta mundial, explicando cuánto le molestaba ver la espalda de cualquier rival.

Pero, claro, el gran campeón, de lengua materna catalana como Miguel Roca, se limita a repetir lo que oye a castellanos viejos o nuevos, a quienes escucha eso de «tienes la avispa detrás tuyo» o «vienen detrás nuestro

[Lázaro Carreter, F.: El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2001, p. 511]

·

Para algunos autores se trata de una construcción muy usada en Hispanoamérica, y que aparece en España como catalanismo.

«delante mío o delante mía: Forma plena del posesivo pospuesto, que en el español europeo se siente como coloquial y suele sustituirse por delante de mí. Según el caso, toma las formas tuyo, suyo, nuestro, vuestro, suyo, con sus femeninos (menos frecuentes) por de ti, de sí o de él, de nosotros, de vosotros o de ustedes, de ellos, respectivamente, con sus femeninos (menos frecuentes). Esta construcción, de uso común en Hispanoamérica, puede aparecer también, en ocasiones, como catalanismo de frecuencia.»

[Martínez de Sousa, José: Diccionario de usos y dudas del español actual. Barcelona: Vox, 1998]

·

«Cada vez es más frecuente en las variantes coloquiales habladas en España, la presencia de un posesivo con un advebio locativo, en lugar del pronombre personal complemento:

Pasaran enfrente mío. [en vez de: enfrente de mí]

Estuvieron cerca suyo. [en vez de: cerca de él / cerca de ella]

Viven encima nuestro. [en vez de: encima de nosotros / encima de nosotras

[Camacho, J.: “La concordancia”, en: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe, 1999, p. 2728]

 

 Ejemplos

 

Muerto su amante masculino oficial, el héroe de la patria Vladímir Serguéievic, Irina ve cómo el cerco del partido se estrecha en torno suyo.

·

Consciente de que „no hay más que canallas por todas partes“, no tarda en asumir que „los tiempos felices en que tenía ganas de comer, de beber y  de joder“ jamás regresarán.       

·

-Oiga, he oído que usted está recogiendo firmas en contra mía.

-En contra suya no, en contra de su programa político. Contra usted personalmente yo no tengo nada, es más, me cae usted bien, lo encuentro muy majo.

·

El teniente explica a los reclutas la orientación nocturna. Para asegurarse que todos lo han entendido, se dirige al que tiene delante suyo y le pregunta:

-Dime, soldado, si tú tienes delante tuyo a la estrella polar, ¿qué tendrás a tus espaldas?  

-¡La mochila, teniente!