Subjuntivo o indicativo

con adverbios de duda y posibilidad

© Justo Fernández López

 

 

Los adverbios de duda y de posibilidad son compatibles con el subjuntivo o el indicativo dentro de su propia oración. El subjuntivo puede aparecer en estas construcciones solo si el adverbio de duda o posibilidad precede al verbo, aunque no sea inmediatamente, pues es posible que media alguna palabra entre el adverbio y el verbo:

A estas horas, posiblemente los bancos ya habrán cerrado.

Posiblemente el conductor se haya dormido al volante.

Posiblemente el ser humano no haya sido creado como dice la Biblia.

Adverbios de duda y posibilidad

 

acaso; quizá; quizás; tal vez; igual; a lo mejor; probablemente; posiblemente; seguramente.

Cuando se posponen al verbo, el empleo del indicativo es obligatorio.

 

La historia es probablemente cierta.

Esto es, posiblemente, lo mejor para todos.

«Los adverbios de duda y de posibilidad, como quizá(s), tal vez, acaso, a lo mejor, a la mejor, posiblemente, probablemente, seguramente se caracterizan por inducir indicativo o subjuntivo dentro de su propia oración. El subjuntivo puede aparecer en estas construcciones si el adverbio precede al verbo y no está separado de él por una pausa. Así, junto a

Quizá {oyó ~ oyera} la conversación,

se obtiene

{Oyó ~ *oyera} quizás la conversación;

del mismo modo,

Posiblemente {es ~ sea} lo mejor

contrasta con

{Es ~ *sea}, posiblemente, lo mejor;

y

Probablemente {vendrá ~ venga}

se opone a

Probablemente, {vendrá ~ *venga}.» [RAE: NGLE-Manual, § 25.5.2c]

Cuando se anteponen al verbo, el empleo de indicativo o subjuntivo conlleva ciertos matices de acentuación o no de la duda, del grado de incertidumbre, y produce un ligero cambio de matiz en el significado.

 

El subjuntivo marca un mayor grado de incertidumbre que el indicativo: la duda o la incertidumbre es más acentuada, o se refiere a hechos que no han tenido lugar en el pasado.

Para salir de la crisis, posiblemente no haya otro camino que el endeudamiento.

Probablemente sea este el anuncio de televisión más machista.

Probablemente usted no lo crea, pero es así.

No ha venido, quizá se haya olvidado de la cita.

Aquí no está, quizá nos esté esperando en otra parte.

Se compró de repente una casa, tal vez le haya tocada la Primitiva.

Posiblemente me presente como candidato, lo estoy pensando.

Tal vez ya sepas que la semana que viene me caso.

Tal vez te lo hayas imaginado tú, porque yo no lo he visto.

No ha venido a trabajar, posiblemente esté enfermo.

 

El indicativo marca un grado de duda menor, más cercano a la certidumbre.

Cuando termine mi beca, probablemente volveré a España.

El pianista probablemente padecía epilepsia.

No me saludó, probablemente no me ha reconocido.

Probablemente está durmiendo la siesta como siempre.

Probablemente te estás aburriendo como una ostra.

Probablemente ya conoces a mi mujer.

No está en casa. Posiblemente ha salido a cenar con su mujer.

Posiblemente no hay sustancia más sutil que el aire de primavera.

Anda muy callado, probablemente está tramando algo.

«No se trata aquí de una oposición indicativo vs subjuntivo, porque la idea de duda, hipótesis o “no experiencia” está expresada por el adverbio de duda o posibilidad y el uso del subjuntivo es, más bien, redundante. Por eso el hablante tiene una gran libertad para elegir entre los dos modos, aunque no deje de existir una manifiesta preferencia en el habla cuidad por el subjuntivo.» [Fernández Álvarez, Jesús: El subjuntivo. Madrid: edi-6, 1987, p. 99]

«La elección del modo (indicativo o subjuntivo) depende en gran medida de cómo se interprete la estructura informativa de la oración y, en particular, de que se enfatice o no la verosimilitud de lo que se presenta como probable o la certeza –presente o futura– de lo que aparece como inseguro. Así, el autor elige el indicativo en los textos siguientes para presentar de forma cautelosa su conclusión:

 

Quizá no debí hacerlo: quizá debí ser más discreta.

Se había desnucado en la bañera, quizás había bebido demasiado.

Tal vez eran impostores, tal vez hubo entre ellos un ajuste de cuentas.

Quizás no lo pudo evitar, quizás dejó que todo ocurriera así.

El subjuntivo es posible en estos textos si el que habla desea relativizar aún más su aserto, como sucede en

 

Tal vez fuese una de sus reacciones infantiles, frescas, que tanto enamoraban a Aldo.

El subjuntivo es algo más frecuente con los adverbios de duda cuando la información que introducen no es focal, lo que permite que la atención del hablante o del oyente se centre en algún otro segmento del discurso. Así, el que dice

Estoy buscando a alguien que quizás trabaje aquí

presenta la búsqueda de cierta persona como información central o nuclear, mientras que con la oración de relativo agrega determinado dato que desea presentar como circunstancial. En muchos de estos casos, el elemento focalizado es posterior al que introduce el adverbio de duda, como sucede en estos ejemplos:

 

Acaso anduvieran por ahí disimulados.

Tal vez sea cierto que la naturaleza pone en marcha sus propios mecanismos de supervivencia para evitar que arrastremos hasta la muerta más carga de la que somos capaces de soportar.

Un pan dividido por la mitad quizá alimente, pero dividido en doce se convierte en migajas.

La ciencia avanza tan rápido que tal vez tengamos la primera playa en Sinus Iridum antes de que yo cumpla 20 años.

También en estas construcciones alterna el presente de subjuntivo con el futuro, particularmente en las oraciones de sentido prospectivo en las que se hace referencia a contenidos no experimentados. […] Cabe hacer notar que en el último siglo se atestigua un notable decrecimiento del futuro en favor del subjuntivo en estos casos, por lo que el énfasis del hablante no constituye el único factor diferenciador.» [RAE: NGLE, § 25.14k-m]

«Cuando ambos modos son posibles, la elección depende en gran medida de la manera en que se interprete la estructura informativa de la oración.

Se suele preferir el subjuntivo si la información introducida no es focal o no se presenta como nueva. Así, la información que aporta el sujeto de la subordinada en

Tal vez sea cierto que la naturaleza pone en marcha sus propios mecanismos de supervivencia

se presenta como si fuera compartida por el oyente, a diferencia de lo que sucedería con el indicativo (Tal vez es cierto…).» [RAE: NGLE-Manual, § 25.5.2c]

a lo mejor es, junto con puede que, la forma más empleada en la lengua hablada, y el uso de una u otra forma es indiferente. «Se construye con ambos modos, si bien alcanza mayor extensión el indicativo que el subjuntivo. La proporción de los usos con subjuntivo es ligeramente mayor en el español americano que en el europeo. […] La variante a la mejor se usa en el español oral de México y, con algunas diferencias de extensión y vitalidad, también en los países centroamericanos y antillanos. Se construye casi siempre con indicativo.» [l. c., § 25.14n]

 

A lo mejor tienes razón.

A lo mejor yo estoy equivocado.

No han llegado. A lo mejor han perdido el avión.

A lo mejor no es tan malo envejecer y morir.

A la mejor deciden cerrarle el changarro y lo echan a la calle.

acaso, por ser una partícula más literaria, el uso del indicativo puede sonar un poco más extraño.

capaz (que), forma registrada –con mayor o menor extensión– en casi todos los países americanos. Es más frecuente su empleo con indicativo que con subjuntivo, pero en el español de algunos países, como Chile, se invierte esta proporción. Menos frecuente es la variante sin que.

 

Y capaz que se quiere quedar a dormir en mi casa.

Capaz que lo sabe y se calla.

Capaz que lo sepa.

Capaz que harían una gran labor desde la presidencia.

Lo que pasa es que capaz que los padres no lo comprenden.

Y yo dije, capaz que me la quiten.

Como era un poco tirano, capaz que los hubiera enviado a todos al destierro porque era muy temperamental y odiaba las aglomeraciones.

Capaz tienen un problema.

Capaz no se acuerdan de lo que sucedió.

igual, propio de la lengua coloquial de muchos países hispanohablantes, se usa solo con indicativo.

 

No me saludó. Igual no me ha visto.

Ese igual no vuelve por aquí en su vida, vete a saber.

puede que se construye siempre con subjuntivo. Junto con a lo mejor es la forma más empleada en la lengua hablada, y el uso de una u otra forma es indiferente. No se usa puede que con negación (*No puede que sea verdad).

Se registran variantes como pueda que y podía que en algunos países americanos, aunque esas variantes no han pasado a la lengua culta. La variante pueda que, infrecuente en la lengua escrita, introduce igualmente el subjuntivo. Esta variante se documenta también en el habla coloquial del noroeste de España, donde no ha pasado a la lengua escrita.

Pudiera que es una forma verbal (si se pudiera que cambiaran el día, ‘si se pudiera conseguir que…’).

 

Puede que tengas razón.

Puede que yo esté equivocado.

No han llegado. Puede que hayan perdido el avión.

Esta planta está mustia, pero regándola un poco, puede que reviva.

Donde comenzó la vida natural pueda que se mantenga.

Pueda que detrás de esa condición exista una situación depresiva que deba tratarse a tiempo.

quizá(s) suele rechazar el indicativo cuando se combina con el tiempo presente con valor de futuro, por el sentido de ‘decisión firme’ que se asigna generalmente al presente prospectivo.

 

Quizá voy este fin de semana a esquiar. >

Quizá vaya este fin de semana a esquiar.

seguramente, por razones obvias, va seguido de indicativo.

 

Hace tiempo que no veo a los vecinos. Seguramente están de vacaciones.

Lleva siempre el mismo vestido. Seguramente no tiene dinero.

tal vez, con el significado de ‘quizá, acaso, posiblemente’, es de uso mayoritario, pero también predomina en algunas zonas de Hispanoamérica la forma talvez.

Tal vez también equivale a tal cual vez con el significado de ‘en rara ocasión o tiempo’.

 

Tal vez sea verdad lo que dice.

Si sale es sol, tal vez vayamos a la playa.

Talvez llueva esta tarde porque el cielo está bastante nublado.