Las lenguas aborígenes de América

© Justo Fernández López


Si la variedad racial es grande, la pluralidad lingüística alcanza en América extremos increíbles.  Se han estudiado alrededor de 2000 idiomas y dialectos divididos en 17 grandes familias y 38 pequeñas. Los principales troncos serían:

 

 Esquimal

 Atapasco

 Algonquino

 Iroqués

 

 América del Norte

 Utoazteca

 Otomangue

 Maya

 

 México y América Central

 Arahuaco  (arawac)

 Caribe

 Chibcha

 Quechua

 Tupí-guaraní

 Ge

 

 

 América del Sur

 

Las lenguas de Hispanoamérica han tenido un carácter eminentemente oral, ya que —con excepción del maya y del náuhatl (o nahua) o azteca— carecieron de sistemas de escritura.

„La mayoría de las lenguas de América son tipológicamente (según su estructura morfológica) polisintéticas y aglutinantes, cuyas palabras equivalen a oraciones en lenguas indoeuropeas (ya sean romances, germánicas o eslavas, etc.). Las hay eufónicas, con fonemas agradables al oído; las hay más ásperas, con predominio de fonemas aspirados y/o glotalizados. Algunas poseen una estructura del todo regular y simétrica, como si un Zamenhof indígena las hubiera diseñado en un gabinete de estudio; otras agotan la paciencia y energía, por sus incontables excepciones a las reglas. Incluso existente, como en el Asia sudoriental, lenguas tonales. Todas estas lenguas son, desde luego, cabales, no „primitivas“ y completamente aptas para una expedita comunicación entre sus usuarios.“

[Gilberto Sánchez C., miembro de la Academia Chilena de la Lengua]

 

Familias lingüísticas más importantes

 

Algunas de las familias lingüísticas más importantes son:

a) La yuto-azteca. Comprende 16 lenguas, habladas en el sur de Estados Unidos, México y América Central. La principal es el náhuatl, utilizada, en el presente, por alrededor de un millón de persona, en México y en El Salvador (náhuatl pipil).

b) La maya. Comprende unas 30 lenguas. De ellas, 21 se hablan en Guatemala y, las demás, en México, por alrededor de 2 millones de personas. La más conocida es el maya quiché, la lengua del Popol Vuh (más de medio millón de hablantes). Otras son el kekchi, el cakchiquel, el tzotzil, el yucateco, el tabasco y muchas más.

c) La quechua. Comprende 20 lenguas, habladas desde el sur de Colombia (Intendencia de Caquetá, Comisaría de Putumayo), Ecuador, Perú, Bolivia, hasta el norte de Argentina (Santiago del Estero). Cuenta con más de 7 millones de hablantes, de los cuales muchos son todavía monolingües.

d) La tupi-guaraní. Comprende alrededor de 60 lenguas y dialectos que han sido hablados en Brasil, Uruguay, Paraguay, noreste de Argentina y oriente de Bolivia. La variedad más importante es el guaraní paraguayo, hablado actualmente por la mayoría de la población de Paraguay.

e) La arahuac (o arawak). Comprende alrededor de 80 lenguas y dialectos, que han sido hablados, en el pasado, en Florida y las Antillas, y, actualmente, en las Guayanas, Venezuela, Colombia, Brasil, hasta las estribaciones de los Andes peruanos.

f) La caribe (o karib). Comprende más de 60 lenguas y dialectos, que han sido hablados, en el pasado, en las Antillas Menores, y, actualmente, en las Guayanas, en las cuencas del Orinoco y del Amazonas, desde las costas colombianas del Pacífico hasta el Pará, en Brasil.


Las lenguas aborígenes de Hispanoamérica

 

Gilberto Sánchez C. : „Estado actual de las lenguas aborígenes de Chile“. En:

http://rehue.csociales.uchile.cl/rehuehome/facultad/publicaciones/Sitios/Lenguas/estadolg.htm

La influencia que tuvieron los indígenas en el español

http://www.tulane.edu/~spanling/AmLang/Indig-Espan.html