Carlos Arniches y Barrera

Justo Fernández López


 

Carlos Arniches y Barrera (1866-1943) nació en Alicante y falleció en Madrid. Su primera época como escritor está marcada por su trabajo como redactor de La Vanguardia en Barcelona. En Madrid fue donde se dio a conocer como autor de piezas dramáticas, caracterizadas por un gracejo un tanto chusco pero altamente eficaz para el público madrileño y español, que aplaudió sus obras, sainetes, zarzuelas y muestras del género chico.

Continúa el género chico del siglo XIX y es el más genuino representante del sainete madrileño. Fue el heredero de un tipo de teatro conocido como teatro castizo y popular, con sus formas básicas en el sainete y en el denominado género chico. Los temas que trató están relacionados con las costumbres de la vida de las clases populares madrileñas.

Comenzó escribiendo libretos para zarzuelas. Cultivó también la “comedia grotesca”, donde se mezcla lo dramático con lo caricaturesco. El ambiente de sus obras suele ser el de Madrid del siglo XX. Para unos su obra está llena de moralismos vulgares, para otros tiene la inspiración de un Goya.

OBRAS

Sus 300 obras abarcan sainetes, comedias y libretos de zarzuela.

El santo de la Isidra (1898): fue su primer gran triunfo.

Sandías y Melones (1900)

El puñao de rosas (1902)

Alma de Dios (1907)

La casa de Quirós (1914)

El amigo Melquíades (1914)

Del Madrid castizo. Sainetes rápidos (1917)

Don Quitín el amargao (1924)

Los milagros del jornal (1924): problemas sociales de la clase trabajadora en aquella época

La señorita Trevélez (1916)

Obra maestra de Arniches. Abandona el ambiente madrileño para abordar la tragedia grotesca.

La obra fue llevada al cine bajo la dirección de  Juan A. Bardem con el título Calle Mayor, en 1956.

Los caciques (1919): se enfrenta a personajes contrapuestos para denunciar los males de la realidad española, desde el servilismo y la hipocresía a la ignorancia y el caciquismo

Es mi hombre (1921)

La obra fue llevada al cine, dirigida por Rafael Gil, en 1965.

Otras obras de Carlos Arniches

La heroica villa (1921)

La hora mala (1922)

La noche de Reyes (1924)

La risa de Juana (1925)

El último mono (1926)

¡Mecachis, qué guapo que soy! (1927)

Me casó mi madre (1927)

El padre pitillo (1931)

Las doce en punto (1933)

El casto José (1934)

El tío miserias (1938)

El hombrecillo (1942)

Ramón Pérez de Ayala elogiaba el teatro de Arniches contra el convencionalismo estético de Jacinto Benavente. La riqueza de la lengua popular madrileña, unida al humor, la ironía y el juego de palabras, es uno de los grandes méritos del dramaturgo. Muchos de sus neologismos se incorporaron al habla de Madrid, pasando del escenario a la calle.

Carlos Arniches destaca en su teatro una moralidad popular que, en ocasiones, utilizó en clave crítica o reivindicativa.