Ramón Pérez de Ayala

Justo Fernández López


BIOGRAFÍA

Ramón Pérez de Ayala y Fernández del Portal (1880-1962), periodista, escritor de poesía, novela, ensayo y crítica literaria, nació en Oviedo en el seno de una familia acomodada.

Comenzó en la Universidad de Oviedo a estudiar Ciencias, pero abandonó los estudios técnicos y científicos para pasarse a las disciplinas humanísticas.

Ingresó en la Facultad de Derecho de dicho centro superior, donde tuvo la fortuna de contar con algunos maestros de la talla de Leopoldo Alas (1852-1901), más conocido por su pseudónimo literario de "Clarín". En  1901, marchó a Madrid para realizar el doctorado en Leyes en la Universidad Central, así como nuevos estudios de Filosofía y Letras.

En 1907, ya firmemente decidido a orientar su creatividad por el sendero de la literatura, Pérez de Ayala marchó a Inglaterra para ampliar sus estudios, actividad que compaginó con su trabajo como corresponsal en Londres del rotativo madrileño El Imparcial, caracterizado por su radicalismo ideológico. Durante la I Guerra Mundial fue corresponsal de La Prensa de Buenos Aires.

En 1923 se distinguió por ser uno de los pocos intelectuales –junto con Miguel de Unamuno (1864-1936) y Manuel Azaña (1880-1940)– que protestaron airadamente contra el golpe de estado del general Miguel Primo de Rivera (1870-1930). Con lo que volvió a dejar patente su ideología progresista y su firme rechazo de las fuerzas reaccionarias: el conservadurismo político, la Iglesia católica, los partidarios de la monarquía títere de Alfonso XIII (1886-1941), etc.

Por la hondura y calidad de esta sobresaliente producción literaria, fue elegido miembro de número de la Real Academia Española de la Lengua en 1928.

Su implicación directa en la política española alcanzó su máxima expresión con el advenimiento de la II República en 1931.  Pérez de Ayala firmó, junto al filósofo José Ortega y Gasset (1883-1955) y al médico y humanista Gregorio Marañón (1887-1960), el manifiesto "Al servicio de la República", en el que los tres intelectuales hacían constar su deseo de trabajar firmemente en pro de la consolidación del nuevo régimen político.

En 1932, fue designado por el Gobierno republicano embajador español en Londres (1931-1936).

Descontento con la política adoptada por el Frente Popular, amplia coalición de partidos de izquierda que concurrieron con este nombre a las elecciones de la II República española celebradas en febrero de 1936, dimitió de su cargo diplomático y regresó a España cuando acababa de estallar la Guerra Civil. Rompió con las autoridades republicanas y tomó la decisión de enviar a sus dos hijos varones a luchar como voluntarios al lado de las tropas sublevadas. Decisión que tuvo que explicar años más tarde en una "Carta abierta" publicada en el londinense The Times.

Al estallar la Guerra Civil española emigró a Buenos Aires, donde permaneció hasta 1954. El viraje ideológico que había hecho público a comienzos de la contienda fratricida propició que nunca fuera perseguido por el régimen de Franco. Finalmente, retornó a España en 1954 y reanudó su actividad literaria.

Murió en 1962 en Madrid a los ochenta y dos años de edad.

OBRA POÉTICA

Su poesía es bella, aunque trabajada en exceso.

La paz del sendero (1903)

Libro de poemas que pone de manifiesto la influencia del movimiento modernista, al que se había adscrito el autor ovetense en sus recientes colaboraciones literarias publicadas en la revista Helios.

El sendero innumerable (1916)

Obra en la que el furor modernista cede paso a una poesía mucho más sobria e intelectual, dotada a veces de una profunda carga ideológica.

El sendero andante (1921)

Continúa la evolución iniciada en la obra anterior.

OBRA ENSAYÍSTICA

Hermann encadenado. Libro del espíritu y del arte italiano (1917)

Colección de ensayos.

Política y toros (1918)

Las máscaras (1919)

Una recopilación de sus críticas teatrales.

Divagaciones literarias (1958)

El país del futuro (1959)

Amistades y recuerdos (1961)

Fábulas y ciudades (1961)

Apuntes y recuerdos (1961)

OBRA NARRATIVA

Ayala es autor de numerosas novelas de gran penetración psicológica, escritas en un estilo selecto y personal.

Artemisa (1907)

Novela breve.

Tinieblas en las cumbres (1907)

Su primera narración extensa. Las principales características del estilo narrativo de Pérez de Ayala estaban ya presentes en esta opera prima, marcada por su tendencia al realismo, su enfoque satírico y su descarnado pesimismo.

Sonreía (1909)

A.M.D.G. (1910)

Esta novela extensa significó su primer gran éxito literario. Las siglas corresponden al lema jesuítico  Ad Maiorem Dei Gloriam (‘a la mayor gloria de Dios’). Pérez de Ayala se había educado con los jesuitas.

La novela trata el tema de la educación, desde su óptica satírica y corrosiva, siempre encaminada a poner de manifiesto la escasa formación pedagógica de los maestros de la Compañía de Jesús y, en general, de todas las instituciones religiosas. Esta novela levantó una viva polémica entre los partidarios y detractores de sus tesis, y originó un escándalo en el seno de la Iglesia que le granjeó al autor una enorme notoriedad.

El éxito de esta narración extensa propició que Pérez de Ayala continuase la historia en las dos novelas siguientes, en las que reaparece el protagonista de A.M.D.G.

La pata de la raposa (1912)

Troteras y danzaderas (1913)

Tres novelas poemáticas de la vida española (1916)

Obra que, ya desde el privilegiado frontispicio de su epígrafe, deja patente la inclinación del escritor asturiano hacia el género poético.

El volumen recoge las narraciones breves Prometeo, Luz de domingo y La caída de los limones. A partir de estas tres obras, la narrativa de Pérez de Ayala emprendió un nuevo rumbo de proyección simbólica de los personajes, concebidos ahora como paradigmas de diferentes posturas humanas ante la realidad circundante.

Belarmino y Apolonio (1921)

Una narración extensa, considerada como su obra maestra y de complejo entramado argumental en el que sobresale el esfuerzo de Pérez de Ayala por renovar formalmente la narrativa tradicional española.

Luna de miel, luna de hiel (1923) y

Los trabajos de Urbano y Simona (1923)

Una misma novela presentada en dos volúmenes independientes.

Bajo el signo de Artemisa (1924)

Novela breve

El ombligo del mundo (1925)

Tigre Juan (1926)

El curandero de su honra (1926)

En estas dos últimas narraciones extensas abordan con el acostumbrado humor pesimista del autor, el espinoso asunto del honor conyugal.

En su obra de ficción se reconocen una primera etapa modernista y una segunda intelectualista o filosófica.

Pérez de Ayala utiliza la ironía y lo bufo para probar a sus lectores, que no saben a menudo si el narrador está tratando algo serio de una manera humorística o si lo que sucede es que nada es serio en sí. Desde el sarcasmo, la burla y el humor, pone de manifiesto un talante nihilista y pesimista heredero del legado intelectual y literario de algunos maestros de la Generación del 98.

Por la originalidad de los planteamientos y argumentos de sus novelas está considerado como uno de los novelistas más destacados de la literatura española de la primera mitad del siglo XX.


El ideal

Una casa, y no más; blanca y sencilla,

lejos del mundo y de los hombres vanos.

Un huerto en que frutezca la semilla

por la virtud humilde de mis manos

y del sudor labriego de mi frente.

Una vida sin odios cortesanos;

no incertidumbre del placer presente,

no angustia mensajera del mañana,

ni envidias, donde el mal abre su fuente.

Una vivienda pobre y aldeana,

cerca del bosque, y que del mar, amigo

de mi risa infantil, no esté lejana.

En su quietud, a solas, sin testigo,

he de labrar el alma como el huerto,

del vendaval poniéndome al abrigo.

Mi brazo en la labranza se hará experto.

Aguzaré del alma las pupilas,

cuando en negrura el orbe esté cubierto

y las obras de Dios yazgan tranquilas.

Morderé, de la amada biblioteca,

la fruta idónea, entre apretadas filas,

cuyo zumo no se agria ni se seca.

El alma vestiré del recio lino

que la historia hubo hilado con su rueca.