Manuel Altolaguirre

Justo Fernández López


BIOGRAFÍA

Manuel Altolaguirre (1905-1959), poeta, impresor y productor cinematográfico, nació en Málaga. Por su edad y sus afinidades estéticas, está considerado como el poeta más joven entre los de la Generación del 27.

Fue importante como poeta, pero también por su actividad en el campo de la creación y edición de revistas: Ambos (1922, con José María Hinojosa), Litoral (1927-1929, con Emilio Prados), y Hora de España (1937-1938).

Durante la Guerra Civil tomó partido por el bando republicano, lo que le obligó a exiliarse a Cuba al terminar la contienda fratricida.

De Cuba pasó a México, donde trabajó como editor de clásicos castellanos y como productor y guionista de cine de la película Subida al cielo (1951), de Luis Buñuel (1900-1983).

Intentó hacer cine experimental con su largometraje El cantar de los cantares (1959). Es autor de un ensayo sobre Garcilaso de la Vega.

Falleció en Burgos en 1959, a consecuencia de un accidente automovilístico.

OBRA POÉTICA

En su primer libro, titulado, se nota mucho la influencia de Juan Ramón Jiménez: parte de presupuestos neorrománticos, pero pronto se hace permeable a los influjos de compañeros de generación como Salinas, Aleixandre, Prados, Lorca, etc.

Su poesía destaca por su tono visionario y profundamente espiritual.

La sencillez de las formas de su poesía recuerda la lírica tradicional española.

Las islas invitadas y otros poemas (1926)

Influenciado por Juan Ramón Jiménez.

Ejemplo (1927)

Soledades juntas (1931)

La lenta libertad (1936)

Las islas invitadas (1936)

Nube temporal (1939)

Poemas de las islas invitadas (1944)

Nuevos poemas de las islas invitadas (1946)

Fin de un amor (1949)

Poemas en América (1955)

Poesías completas (1960)

Vida poética (1962)

Poema del agua (1973)

Tradujo al poeta romántico inglés Percy Bysshe Shelley (1792-1822) y al poeta ruso Alexandr Serguéievich Pushkin (1799-1837). 

Editó una Antología de la poesía romántica española (1933). Escribió una Biografía de Garcilaso de la Vega (1933) y un ensayo sobre el Presente de la lírica mejicana (1946).

Textos

Era mi dolor tan alto

que la puerta de mi casa

de donde salí llorando

me llegaba a la cintura.

¡Qué pequeños resultaban

los hombres que iban conmigo!

Crecí como una alta llama

de tela blanca y cabellos.

Si derribaran mi frente

los toros bravos saldrían,

luto en desorden, dementes,

contra los cuerpos humanos.

Era mi dolor tan alto

que miraba al otro mundo

por encima del ocaso.

 

PLAYA

Las barcas de dos en dos,

como sandalias del viento

puestas a secar al sol.

Yo y mi sombra, ángulo recto.

Yo y mi sombra, libro abierto.

Sobre la arena tendido

como despojo del mar

se encuentra un niño dormido.

Y la estela de su marcha

abierta al igual que un libro.

Y yo leyendo en los muros

del ángulo de su huida

los imposibles estímulos.