Elena Quiroga y Abarca

Justo Fernández López


BIOGRAFÍA

Elena Quiroga y Abarca (1921-1995), novelista, nacida en Santander (Cantabria) en el  seno de una familia acomodada. Era hija de los condes de San Martín de Quiroga y tuvo una infancia feliz en la localidad gallega de Villoria, lugar de nacimiento de su padre.

Sus padres le brindaron una esmerada formación académica e intelectual, cosa poco frecuente en una mujer de su tiempo, lo que le permitió desarrollar desde muy temprana edad su talento literario.

En 1983 fue elegida miembro de número de la Real Academia Española, donde ocupó el sillón "a", vacante tras la muerte del novelista Juan Antonio de Zunzunegui. Fue la segunda mujer en incorporarse a la Docta Casa, después del ingreso en 1978 de la poetisa murciana Carmen Conde.

En 1990 la Xunta de Galicia le concede, como reconocimiento a su obra literaria y su dedicación a Galicia, la medalla Castelao.

OBRA NOVELÍSTICA

Autora de una extensa y brillante obra en prosa, está considerada como una de las voces femeninas más relevantes de la generación de mediados de siglo, cuyas características fueron su preocupación por las injusticias de la vida y la explotación temática de la experiencia vivida, con especial atención a los años de infancia y primera adolescencia.

Su prosa es elegante y depurada en la que destaca la riqueza del lenguaje y una cuidada elaboración cerebral de la trama y los perfiles de los personajes.

La soledad sonora (1949)

Narración en la que reconstruye la peripecia vital de una mujer desde su adolescencia hasta su edad madura.

Viento del Norte (1950)

Una historia centrada en las relaciones entre una joven sirvienta y su anciano señor. La obra fue galardonada con el prestigioso Premio Eugenio Nadal. La acción transcurre en un pazo gallego.

La sangre (1952)

Relata la historia de cuatro generaciones a través de un árbol [...] que nos cuenta cuanto ve y oye. Él es el verdadero protagonista del libro, el que irradia una influencia más fuerte.

Algo pasa en la calle (1954)

Es un claro intento de explorar nuevos ámbitos novelescos de mayor actualidad: el fracaso amoroso y la ruptura matrimonial constituyen el eje argumental básico de esta obra. Por su crudeza, esta obra puede ser incluida dentro de la corriente del tremendismo inaugurada por Cela con La familia de Pascual Duarte (1942).

La careta (1955)

La enferma (1955)

Aborda los problemas psíquicos de una mujer que ha sido abandonada por su amante.

Plácida la joven y otras narraciones (1956)

La última corrida (1958)

Recrea las vivencias de tres matadores de toros.

Tristura (1960)

Obra galardonada con el Premio de la Crítica Catalana.

Escribo tu nombre (1965)

Presente profundo (1973)

Su mejor novela de madurez, centrada en la figura de un médico, que rememora la historia de dos mujeres suicidas.

Grandes soledades (1983)