EL ESPAÑOL DE AMÉRICA 

(Recop.) Justo Fernández López

 

La uniformidad del español americano

El español llevado a América por los conquistadores evolucionó de distinto modo según las regiones y las zonas de influencia de las lenguas aborígenes. Todo dependió también del nivel de cultura de la región: así no se puede comparar la región de Río de la Plata, de escasa cultura, con las altas culturas de los mayas y aztecas de México o de los incas en el Perú. Es importante para estudiar la evolución del español en América tener en cuenta que los conquistadores eran de diferentes provincias españolas. Las diferencias entre el español americano y el castellano peninsular son, sin embargo, no tan grandes como a veces se piensa. Las características típicas del castellano de América se encuentran ya en la Península: Canarias, Andalucía, Galicia.

Ya Cristóbal Colón llevó en sus viajes intérpretes. Él sbía las lenguas mediterráneas y sus intérpretes dominaban lenguas asiáticas. Al llegar a la isla de El Salvador comprobaron que los indios no entendían ninguna de las lenguas de los intérpretes. Colón tomó en su barco a cinco indígenas, que asustados se tiraron al mar y cuando llegaron a Santo Domingo no quedaba más que uno de ellos. Al llegar a Cuba con unos indígenas de Haití, después de dos semanas de viaje, los indígenes ya conocían algunas palabras españolas. Se entendieron algo con los cubanos, notaron el parentesco entre la lengua de los indígenas de El Salvador, de Cuba y Haití. Era la lengua llamada el taíno, que tiene una importancia principal en la historia de la lengua española.

El taíno pertenecía al gran grupo lingüístico arahuaco, una gran familia lingüística que se extendía desde las Grandes Antillas, por muchos territorios de América del Sur. No quedan restos del taíno ni de la población que lo hable, de modo que no se sabe cómo era esta lengua. Pero el taíno fue la lengua que más influyó en el español americano, más que el náhuatl y el quechua. El taíno fue la primera lengua que conocieron los españoles en América y recogieron las palabras indígenas para nombrar las cosas que no tenían. Así pasaron al español las primeras palabras indígenas: canoa, bohío, maíz, tabaco. Era el taíno una de las más pequeñas lenguas indígenas.

Si se suman los americanismos, la lengua española tiene más americanismos que vocablos de origen e influencia árabes. No existe una uniformidad lingüística completa en la América Hispana, pero sus variedades son menos discordantes entre sí que los dialectismos peninsulares. Sin embargo, es hoy más uniforme el español en Hispanoamérica que lo era, cuando este pertenecía a España. Esto se debe a que en el siglo XIX se multiplicó la instrucción pública, con lo que se redujo el analfabetismo. La escuela ha sido el instrumento de uniformidad, de modo que el español escrito es como el de la península, prescindiendo de determinadas formas léxicas.

El español no ha producido ninguna lengua criolla. La lengua criolla consiste en una simplificación de la lengua corriente para reducirla a sus elementos primarios. Se reducen las formas verbales, el singular y el plural, los géneros se suprimen, queda una sola forma. Es la omisión de las partes orgánicas de una lengua que pueden ser difíciles para el aprendizaje. Es la reducción de la lengua al pasar de una cultura superior a otra inferior. El francés ha producido muchos dialectos criollos. Al salir de Francia, el francés empieza a perder fuerza, por ejemplo en Haití. El portugués ha producido también mucho criollismo. El inglés tiene varias formas criollas: como en Guayana. El único ejemplo de presunta lengua criolla del español es el papiamento, que en el fondo tiene influencia portuguesa, holandesa y española sefardita. No es una lengua crilla española, pero sí portuguesa. Los judíos expulsados de España se fueron a Holanda y de allí pasaron a la colonia holandesa de Curazao (Caribe), de ahí viene la influencia del español en el papiamento.

¿Por qué el español no tiene criollismos? Santo Domingo habla español, mientras que Haití habla criollo y no francés. Quizás se deba a la tradición española del buen hablar que ha contribuido a la unidad del español en América. En España el sentiiento de hablar bien pasa a incorporarse a la personalidad. El hablar bien es señal de señorío, aunque falten riquezas, la lengua iguala en grandeza y señorío a todos. Una palabra mal dicha, que pueda despertar la sonrisa de los demás, es una vergüenza que hace sentirse inferior. La sobrevaloración de la persona, típica de la mentalidad del español “moderno” potenció esta rasgo de carácter. Es extraño que siendo España un país de gran diversificación, tan quebrado y lleno de contrastes, con tantos reinos, sea el país de Europa de menos dialectos, el más uniforme. Más dialectos hay en Francia, Portugal o Italia. Este sentimiento de España de incorporarse a la lengua correcta pasó íntegro a todos los países a los que llegó la cultura española. Es una preocupación que ha ido con la cultura española misma. En Hispanoamérica se ha exaltado la preocupación y el sentimiento de la lengua correcta. La sensibilidad frente al lenguaje incorrecto es casi patológica. Se está siempre en guardia por el idioma. Desde que se nace, el hablar mal es ser víctima de la burla de todos. Hay gran preocupación por los defectos en el hablar.

zonas de influencia indígena en la lengua hispanoamericana

Las diferencias entre las diversas zonas no son grandes y están determinadas por los diversos sustratos indígenas, la época de colonización, la geografía, la inmigración, etc.

Primera zona

 

Comprende México y la América Central. El náhuatl es la lengua indígena más importante hablada por los aztecas y los indígenas de las mesetas centrales de México. El náhuatl-azteca es la lengua que más ha influido en el español, sobre todo en el léxico. Aunque decae rápidamente, todavía es hablada por medio millón de habitantes, de indígenas que ignoran el español, y por medio millón de bilingües.

La otra lengua indígena de esta zona es el maya-quiché, hablado en la península de Yucatán, Guatemala y Honduras. El hombre de maya-quiché reúne varias familias étnicas; la principal es el mayo. Sin embargo, el maya tiene un interés casi únicamente arqueológico. Vocablos tomados del náhuatl-azteca son: cacao, chicle, chocolate, tomate, tiza, tocayo (persona del mismo nombre), hule, jícara (tacita o vasija pequeña), petate.

Segunda zona

 

Comprende las Antillas españolas de Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico, así como gran parte de Venezuela y la costa atlántica de Colombia. Las lenguas indígenas principales son el arawac (arahuac) y el caribe, que suelen unirse con el nombre común de “lenguas de las islas”. Tanto la población como las lenguas indígenas de las Antillas se han extinguido. El español de estas zonas tiene rasgos arcaicos y, especialmente en Santo Domingo, se asemeja mucho al de Castilla. El ser la primera zona colonizada y debido a la influencia de centros como la Universidad de Santo Domingo, la Audiencia y el Arzobispado han contribuido, sin duda, a la conservación del habla peninsular.

El arahuaco (arawac) era un grupo lingüístico que se extendía de la actual Florida del Sur a Venezuela y las Guayanas, y hacia el sur hasta Bolivia y el Brasil. Eran tribus más pacíficas que guerreras. De los arahuacos y caribes recibió el español las priemeras palabras, por ser los primeros con los que tuvo Colón contacto. Vocablos conocidos son: patata, tabaco, maíz, cacique, canoa, hamaca, tiburón, sabana (llanura sin vegetación). La familia de los caribe se extendió desde el Amazonas a Florida. Los caribe eran una tribu guerrera, grandes navegantes y enemigos de todo lo extranjero. De ahí deriva el nombre de Caribe (caríbal > caníbal o salvaje antropófago).

Tercera zona

 

Comprende la región andina de Colombia, Ecuador, Perún, Bolivia y Norte de Chile. El quechua o quichua es la lengua indígena más importante de la zona. Se mantiene viva en la actualidad debido a la gran proporción de población que la sigue hablando.

El quechua aparece muy mezclado con el aimara (de la región del lago Titicaca, entre el Perú y Bolivia). Es muy importante la diferencia entre las dos partes montañosas en las que el español es más puro y arcaico, y las de la costa o tierras bajas (fenómeno generalizado en la América hispana, excepto en Chile).

Los quechuas eran una tribu emparentada con los aimara. Estas dos familias representaban a la raza andina, base del imperio inca, que comprendía lo que hoy es Bolivia y Perú. De los quechuas, por el camino de Pizarro, recibió el español vocablos como caucho, coca, chicha (bebida sacada del maíz), llama (doméstica del guanaco), cóndor, vicuña, pampa (llanura), papa (patata). La familia de los aimara se extiende principalmente alrededor del lago de Titicaca entre Bolicia y el sur del Perú.

Cuarta zona

 

Comprende Chile. El mapuche (región central y centro sur de Chile) era la lengua de los araucanos. La lengua se ha perdido y la población quedó completamente absorbida. El aparente andalucismo de esta zona coincide con el de las tierras bajas. La geografía y el especial aislamiento de Chile han dado un carácter especial a esta región, tanto en el periodo hispano como en la actualidad. Del mapuche, lengua de los araucanos, tomó el español palabras como poncho (capote de monte), guata, ruca (choza de los indios).

Quinta zona

 

Comprende Argentina y Uruguay. En esta zona del Río de la Plata, la población y las lenguas indígenas han sido eliminadas y solo compiten con el español los extranjerismos (principalmente italisnismos) de la población inmigrante. La avasalladora magnitud de las capitales hace que sean grandes las diferencias entre el habla rural (gaucho) y la de Buenos Aires y Montevideo (porteños) muy caracterizada por el voseo y por los abundantes barbarismos (lunfardo).

Sexta zona

 

Comprende Paraguay y algo del norte de Argentina. El Paraguay es el país americano que con mayor vigor conserva la lengua indígena, el guaraní, hasta el punto de que la mayor parte de la población puede considerarse bilingüe. La abundancia de hispanismos en el guaraní contrasta con la escasa influencia de esta lengua en el español.

El tupí pertenece a la raza brasílida entre los ríos Paraná y Paraguay. En el momento del descubrimiento de América, estas tribus ocupaban el Brasil, las Guayanas y el Amazonas. El guaraní se mezcla en los confines con el Brasil con el tupí formando el tupí-guaraní. Fue la familia más extendida por la América del Sur. En aquel entonces cubrían los territorios siguientes: centro y sur del Brasil, Paraguay, Bolivia, Argentina y Uruguay. La lengua tupí-guaraní está saturada de más de cinco mil hispanismos léxicos, además de la fuerte influencia gramatical por parte del español en la lengua indígena. Palabras tomadas del tupí-guaraní son: jaguar (animal parecido a la pantera), ananas (los españoles también las llaman piña), yacaré (caimán), tapioca (fécula de la yuca).

Zonas con dialectismo criollo

Negro-español (Cuba, Puerto Rico)

 

La gran proporción de antiguos esclavos negros en estas islas ha impuesto varias características al habla de las clases populares, principalmente en la capital de Cuba: la pronunciación de la “s” en lugar de la “r” ante consonante (casne, vendeslo), el uso de la tercera persona del singular de los verbos como única forma general (llama, hace) y la confusión del género de los sustantivos (la buey) son las variantes más importantes.

Papiamento (Curaçao, Ariba y Bonaire)

 

La población negro procedente de colonias portuguesas, el dominio holandés, que impuso la lengua oficial, y la influencia del español a través de los judíos emigrados a Holanda, que pasaron a las Antillas y Venezuela, son los factores que han intervenido en la formación del papiamento (negro-portugués-judeo/español-holandés), que habla casi toda la pobración de las tres islas. Papier significa ‘hablar’- Las características más acusadas son la extrema simplicidad de su gramática: sustantivos invariables, sin declinación, género ni número; reducción del verbo a una especie de infinitivo invariable, y mezcla de palabras españolas, portuguesas y holandesas.

Las primeras influencias de las lenguas indígenas en el español se deben a nombres de plantas o animales o cosas para los descubridores desconocidas. Hoy en día hay un sinnúmero de vocablos de uso corriente en la América hispana y desconocidos en España, todos de origen indígena: guajira, chacra, choclo, etc. Pero de mayor interés son los cambios fonéticos y semánticos que experimentan las propias palabras españolas usadas en Hispanoamérica. Muchas veces los empleos o covablos creados en Hispanoamérica son más conformes con el espíritu del idioma que los que se hallan en España en uso, por ejemplo: grabadora se llama en Hispanoamérica al magnetofón, estacionamiento a lo que en España se llama aparcamiento. Factor de unidad y de conocimiento mutuo de las variantes entre España e Hispanoamérica es la difusión desde los años sesenta del siglo pasado de la literatura nueva hispanoamericana, muy leída en España, además de la labor conjunta de la Real Academia Española y las Academias nacionales de América, que trabajan para hallar soluciones léxicas comunes y dirigir la evolución coherente del idioma.

Pecularidades del español americano

Se ha dicho alguna vez que España y América son dos pueblos a quienes unen sus diferencias y a quienes separan sus semejanzas. Comenzando por el idioma, el español americano tiene ciertas peculiaridades.

El español llevado a América por los conquistadores era un español preclásico, por lo que no es de extrañar oír en América un español lleno de arcaísmos. Fue el castellano de fines del siglo XV, el usado por Juan de Mena, Jorge Manrique, La Celestina y codificado por Nebrija en su famosa gramática. Es decir, la lengua anterior al grandioso esfuerzo creador de las grandes personalidades de la literatura española del Siglo de Oro (XVI-XVII). Muchas de las tendencias evolutivas del español de entonces, que no habían llegado aún a su pleno desarrollo, evolucionaron en América de forma diferente que en España. Los arcaísmos y la tendencia a acentuar rasgos populares son dos elementos típicos del español americano. El castellano trasplantado a América ofrecía aún muchos rasgos dialectales y provinciales, aún no se había producido la unifiación del periodo clásico.

La lengua española llega a América en un momento crucial de su desarrollo: es el momento en que está sufriendo sus transformaciones más profundas con el cambio o simplificación del sistema fonológico y, en general, el tránsito hacia el español moderno. Cuando se descubrió América en el 1492, el español de la Península aún mostraba ciertas ambigüedades y variaciones fonéticas medievales. La primera gramática española, de Antonio de Nebrija, fue escrita precisamente para enseñar el idioma castellano en todo el imperio español. Nebrija simplificó muchas de las complicaciones fonéticas medievales, hizo una gramática unitaria adaptada a todos. El castellano conservó así un sistema vocálico de los más sencillos y constantes dentro de las lenguas románicas.

Los primeros pobladores y colonizadores de aquellas tierras son andaluces y canarios en su mayoría e imprimen el carácter de su modo de hablar en aquellas zonas. El español americano quedó influenciado por las peculiaridades fonéticas del español hablado en el sur de España y en las Islas Canarias. De ahí las semejanzas que se encuentran entre Hispanoamérica (principalmente las Antillas) y Andalucía o Canarias. En algunos países se nota también la influencia de otros idiomas, como el italiano en Argentina.

Añadamos la intervención de las lenguas indígenas en la formación del léxico, la intervención de la predicación de los misioneros y el desarrollo posterior debido a la inmigración de diferentes provincias españolas y de países europeos (por ejemplo, la gran emigración gallega a las Antillas, a México y Argentina en el siglo XIX y XX, a la de los italianos a Venezuela y Argentina).

Unas 123 familias de lenguas indígenas han dejado huellas en el habla del español hispanoamericano. Las diferencias se produjeron también por proceder los colonizadores y conquistadores de diferentes regiones españolas que en el siglo XVI y XVII aún no habían nivelado sus diferencias idiomáticas regionales.

El español americano presenta, sin embargo, una sólida homogeneidad sobre todo dentro de los niveles cultos; las diferencias son más marcadas en las capas semicultas y las populares. A pesar de todo, las diferencias son mínimas, considerando lo enorme del territorio americano. Hay menos diferencias entre dos regiones americanas que entre dos valles vecinos asturianos, por poner un ejemplo. Los fenómenos fonéticos ser repiten desde Nuevo México a la Tierra de Fuego: algunas regiones denotan preferencia por este o por el otro fenómeno, pero todos existen en todas partes y, por añadidura, todos son conocidos en el español peninsular.

Peculiaridades fonológicas

Seseo o pronunciación de la /z/ y de la /c/ ante e, i como /s/

 

Este fenómeno se encuentra también en Andalucía. Así fonéticamente no se diferencia: coser – cocer, casa – caza, pazo – paso.

Yeísmo o pronunciación de la /ll/ como /y/

 

Hay zonas en las que aún se conserva la distinción: en los Andes colombianos, en algunas provincias del Ecuador, en casi todo el Perú, Bolivia, Paraguay, norte y sur de Chile, y en partes de la Argentina. En las zonas del Río de la Plata el yeísmo ha pasado incluso a un zeísmo (pronunciación de la y como la j francesa en journal) ensordecido: calle = catze.

Aspiración o pérdida de la /–s/ en posición silábica postnuclear (s final)

 

Aspiración o pérdida de la /–s/ en posición silábica postnuclear (s final): este = ehte, mosca = mohca. Esta aspiración está muy generalizada en toda la América hispana, lo mismo que en la parte meridional de España. Tanto aquí como allí, esta /-s/ puede desaparecer originando a veces un cambio de timbre en la vocal. Esta pérdida se produce en el centro de Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, Costas de Colombia, Venezuela y Panamá. Ejemplos: las cosas = lah’cosa; las flores = la flore.

Pronunciación de la /j/ como /h/ aspirada

 

Mujer = muher.

Aspiración de la /h-/ inicial procedente de la /f-/ inicial latina

 

Hilo = hoilo.

Reducción de los grupos consonantes

 

Doctor = dotor; digno = dino; perfecto = perfeto; como ocurre también en partes de la Península.

Confusión mutua de /r/ y /l/

 

Pierna = pielna; soldado = sordao.

Frecuente traslación del acento:

 

País = pais; maíz = mais.

Todos estos rasgos son comunes al dialecto andaluz, que ejerció una decisiva influencia en los tiempos posteriores al descubrimiento de América, por ascender el número de los andaluces emigrantes al 60 % del total de los españoles y portugueses que fueron a América hasta 1519, y el número de las andaluzas, al 67 % de todas las mujeres emigradas a América. Todos los fenómenos fonéticos antes mencionados se encontraban ya en pleno desarrollo a finales del siglo XV en Andalucía y en las islas Canarias.

Peculiaridades morfológicas

Voseo o uso de “vos” en lugar de “tú” y de “ti”

 

El fenómeno del voseo se da en Argentina, Uruguay, Paraguay, América Central y estado de Chiapas en México. Es un rasgo arcaizante del español que tiene su origen en un estado de cambio que sufrió el castellano de España hacia 1500. El “tú” era usado para el trato famiiar y con inferiores. Para el tratamiento de respeto se usaba el “vos”, sustituido poco después por “vuestra merced”, del que viene el actual “usted”. Así “vos” cayó en desuso en España, donde se fijó el sistema “tú – vosotros”, “usted – ustedes”. Al propagarse “usted” por América, fue “tú” la forma que quedó relegada en algunas zonas y “vos” pasó a ocupar su lugar para el trato familiar. El sistema americano del voseo quedó así:

 

singular

plural

 

familiaridad: vos, te, tu, tuyo

cortesía: usted

ustedes

(para ambos casos)

 

El uso de “vos” es compatible con “te”: vos te debés lavar más a menudo. Las formas pronominales “vos, te, etc.” se combinan normalmente con la forma del plural del verbo: vos querés, vos eres y vos sos. “Vos” afecta a la acentuación de la forma verbal que acompaña y con ella a la antigua vocal tónica, que ya no diptonga: vos tenés (= tienes); vos rogás (= ruegas).

En Chile, Ecudor, Colombia, interior de Venezuela y Costa Rica, el voseo concurre con el “tú”. En el resto de la América hispana se generalizó el “tú”.

Loísmo

 

Conservación de “lo” como objeto directo en acusativo para persona singular masculina, frente a “le” como dativo: “lo veo” (en España se admite “le veo”). América: “lo veo y le doy el libro”. España: “le veo y le doy el libro”. Es incorrecto el laísmo, tan extendido en Castilla: “la veo y *la doy el libro”, en vez de “la veo y le doy el libro”.

Acentuación analógica de algunas formas verbales del subjuntivo

 

Váyamos por vayamos; puédamos por podamos; puédais por podáis. Estas acentuaciones también aparecen en la Península.

Conservación de formas verbales arcaicas

 

Semos por somos; dea por dé; estea por esté; traya por traiga; haiga por haya. Estas formas arcaicas están muy extendidas por todo el mundo hispano.

Abundante uso de aumentativos y diminutivos

 

Platita = dinero; cansazo, ronchita, suavecito, ahorita, prontito, corriendito. Peculiaridad americana son los diminutivos de adverbios y gerundios.

Variaciones de género desconocidas en España

 

Comedianto, bachillera, el llamao, la insultada, la conversada.

Peculiaridades SINTÁCTICAS

Mayor empleo del pretérito perfecto simple en lugar del compuesto

 

Amé en lugar de he amado. Este uso está extendido también en el norte de España.

Tendencia a utilizar verbos de moviento en forma reflexiva

 

Venirse, entrarse, huirse. También verbos de reposo.

Empleo de formas como

 

“atrás mío” en lugar de “por detrás de mí”; “delante suyo” por “delante de él”; “cerca nuestro por “cerca de nosotros”, “lejos nuestro” por “lejos de nosotros”.

Conservación del empleo puramente temporal de las formas verbales en /-ra/

 

En latín “cantaveram”, en español “cantara”. Es el emplo de una forma que hoy pertenece al subjuntivo en español, con un valor de indicativo: “según escribiera entonces Ortega” = “según escribió entonces Ortega”. Este empleo se encuentra en textos escritos.

Anteposición del sujeto en oraciones interrogativas en las Antillas

 

“¿Qué tú quieres?” en vez de “¿qué quieres tú?”

Sustitución en algunos países de Centroamérica del futuro por la expresión “va + presente de indicativo”.

 

“No se alegra porque va y no viene”.

Peculiaridades Semánticas

Acepciones distintas en voces ya conocidas

 

prometer = asegurar; cueriar = azotar; guapo = valiente; escobilla = cepillo; “coger” tiene significado sexual; pararse = levantarse, ponerse de pie; demorarse = tardar; mercar = coprar; cobija = manta; catar = mirar; bregar = trabajar; ponerse bravo = enfadarse; curioso = cuidadoso.

En España “andar” incluye caminar; “caminar” conlleva la idea de andar a pie. En América, “caminar” llega a ser forma general en lugar de “andar” (este último es un término más rebuscado).

Muchos vocablos tienen sentido diferente en español peninsular y en español americano por conservar en América su valor arcaico: pollera = falda.

Uso frecuente de frases especiales

 

recién = nada más...; ¿cómo no?; ¿cómo le va yendo?; nomás (nada más).

Abundancia de colectivos

 

Muchachada, criollada, mujerero, caballada, balacero.

Incorporación de extranjerismos

 

“Rentar” en México significa ‘alquilar’; “carro” significa ‘coche’.

“Recién” en América significa ‘apenas’, ‘escasamente’, ‘solo’

 

En centroamérica y México “recién” significa ‘hasta’: “hasta hoy” = “recién hoy”. “Vienta tiene recién una semana en casa”, “lo vi recién llegó”.

Idea negativa en diferentes expresiones

 

¡Qué va!; ¿de dónde?; ¡ni modo!.

El “¡cómo no!”, tan generalizado, es una forma interjectiva de “naturalmente, sin dud, ya lo creo”.

Galicismos

 

“Es por eso que”; “ es entonces que vino”.

Ejemplos:

Si una mujer quiere comprarse un vestido en Buenos Aires y pregunta en la calle dónde lo podría comprar, le darán la siguiente información:

 

Siga esta vereda (acera), y a las cinco cuadras (manzanas) ha de ver (verá) un negocio que vende polleras (faldas) y sacos (chaquetas) en la vidriera (escaparate).

En México para el desayuno nos ofrecen bolillos, una espece de panecillos.

En la cale puede tomar el camión (ómnibus), que en Puerto Rico se llama guagua.

También puede tomar un ruletero (taxista).

Acercar a alguien a un punto de destino se dice en México dar un aventoncito.

Para limpiarse los zapatos en México tiene que recurrir a un bolero (limpiabotas).

Al llamar por teléfono oirá una voz que le dice ¡bueno!

En la ciudad se ven letreros con se renta coches, locales, pisos, etc.

Hay ventas al mayoreo y al menudeo.

Misceláneas son pequeñas tiendas o quincallerías.

Para prohibir a los camioneros que acarrean materiales de construcción aparcar: Prohibido a los materialistas estacionar en lo absoluto.

El estudiante argentino toma exámenes y cuando termina sus estudios alcanza la categoría de egresado.

En Colombia le ofrecen un café y le preguntan si le provoca un tinto o un perico (si le apetece un café solo o cortado).

Al despedirse en Puerto Rico le dirán que goce (que lo pase bien).

El alumno que en Argentina no ha entregado a tiempo su trabajo le dice al profesor: no me rete, doctor (no me riña).

El problema del sustrato y de la influencia de las lenguas indígenas

El sustrato o substrato es la lengua extinguida por la implantación de otra en la misma área geográfica, sobre la que ejerce, sin embargo, alguna influencia.

Las investigaciones del sustrato en la lengua americana están cargadas de ideología nacionalista proindigenista o prohispana. Unas exageran el sustrato, mientras que otras lo minimizan. En general se puede decir que se ha exagerado la existencia de un sustrato indígena.

La polémica no se debe tanto a la defensa o no de la existencia de sustratos, sino más bien a la valoración y medida del sustrato en la lengua americana. Se puede exagerar y querer ver todo problema lingüístico como problema de sustrato indígena, y se puede minimizar negando la influencia del elemento indígena en la lengua.

A veces la confusión se debe a la falta de diferenciación clara de los términos:

sustrato

 

Interferencias del español americano con las lenguas indígenas. En este sentido hay casos de verdadero sustrato en Hispanoamérica. Por ejemplo en los Andes la palabra vidala, el sufijo quechua la es un posesivo (‘vida mía’). O la terminación yucateca en –eco que viene del nahua –ecatl, un formador de gentilicios.

adstrato

 

Cuando en situación de convivencia con una lengua viva, el hablante transplanta sus hábitos lingüísticos al español. Pero en este caso no se trata de influencia del sustrato. No hay que confundir el adstrato con una situación de bilingüismo.

El problema está en determinar si una peculiaridad se debe al sustrato o al adstrato o a la evolución interna del sistema lingüístico-

Grado de influencia de las lenguas americanas en el español

A nivel fonológico o fonético no ha habido modificaciones.

A nivel morfosintáctico o gramatical tampoco.

A nivel léxico sí ha habido influencia:

 

Palabras de origen americano son en su mayoría de origen antillano: taíno y arahuaco por la primacía del contacto histórico, pues las Antillas fueron las primeras regiones de contacto con los conquistadores.

 

Le sigue en importancia la influencia nahua (México). Luego la quechua (Andes).

 

Menor importancia tiene la influencia guaraní (Paraguay).

 

Del araucano (Chile) hubo poca influencia. Y del maya muy poca.

La importancia del préstamo léxico indígena no depende de la importancia del idioma indígena, sino de la primacía del contacto histórico, como se ve en las Antillas.

La interferencia lingüística en Hispanoamérica se ha presentado siempre como un tema más bien polémico que ha despertado pasiones, pero no se ha estudiado con criterio puramente lingüístico, sino con criterio histórico-político. Los hispanistas puros niegan la fuerza del sustrato indígena, mientras que los indigenistas exageran la fuerza del sustrato indígena.

Observemos que el árabe, tras ochocientos años de convivencia con el español, dejó solamente léxico y no huellas que calen en lo profundo del sistema lingüístico español. Además hay que tener en cuenta que no existe una lengua criolla, un criollo español. Siempre hay que distinguir lo que es efecto del sustrato de lo que es solo préstamo léxico.

“La posición ideal es siempre la intermedia. Los términos poco, mucho, bastante en la interferencia son términos relativos” (Lope Blanch).